Sucesos

Sola y en otro país, quedó expuesta a su agresor

Actualizado el 28 de septiembre de 2015 a las 12:00 am

Sucesos

Sola y en otro país, quedó expuesta a su agresor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Quiñones fue asesinada el 19 de setiembre. | REBECA ÁLVAREZ
ampliar
Quiñones fue asesinada el 19 de setiembre. | REBECA ÁLVAREZ

Hazel Quiñones Acuña, nicaragüense de 38 años, no tenía familia en el país, no hablaba mucho y vivía a 50 metros del vecino más cercano, en Filadelfia de Carrillo, en Guanacaste.

Es por eso que la tarea de dar con su asesino es complicada para las autoridades, al no contar con testigos del crimen ni allegados que den luz sobre lo que pasaba en su vida.

Pese a eso, el principal sospechoso para la Policía es la pareja de la mujer.

El primero en darse cuenta de la muerte fue un hombre de apellido Cheng, dueño del restaurante donde ella laboraba, quien fue a buscarla a su casa la mañana del domingo 20 de setiembre.

El día anterior, el compañero de Quiñones llegó al restaurante a pedirle ¢300.000 a Cheng, pues le aseguró que Quiñones estaba enferma y no tenía dinero para llevarla a un hospital.

Al día siguiente, el comerciante fue a la casa de la mujer y la encontró fallecida.

La Policía Judicial dijo que, al parecer, el agresor se comunicó con un familiar a quien le dijo que se dirigía a San José, para trabajar en construcción. Aunque las autoridades creen que pudo huir a Nicaragua.

Cheng contó que su empleada les enviaba dinero a sus hijos, de 15 y 17 años, quienes viven en Nicaragua. “Ella era muy trabajadora; su familia es muy pobrecita y siempre les enviaba plata a sus hijos. Me ayudaba mucho y, por eso, a mí me tocó el corazón”, expresó el hombre.

Según Alejandra Mora, presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu), hay muchas mujeres en condiciones similares a las de Quiñones, quienes son particularmente vulnerables a sufrir violencia por encontrarse en pobreza, ser foráneas y vivir en zonas rurales.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Sola y en otro país, quedó expuesta a su agresor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota