Sucesos

Un año después, muerte de víctimas está impune

Actualizado el 21 de enero de 2014 a las 12:00 am

Sucesos

Un año después, muerte de víctimas está impune

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Desde ese 21 de enero del 2013, cuando la explosión de un cilindro de gas en una soda en Alajuela cobró la vida de cinco mujeres, el caso judicial sigue impune.

Ana Isabel Castillo Vargas, una cocinera que sobrevivió a la tragedia, recuerda cómo la vida le cambió por completo, tras perder a sus hermanas Marlene y Deyanira, quienes eran las dueñas del negocio. También murieron Grettel Chacón Múñoz, Génesis Murillo Alfaro y María Avellán Madrigal.

La Nación conversó ayer con Ana Isabel en La Guácima y, según cuenta, por los injertos que le realizaron en su cuerpo, todos los días debe “bañarse” con cremas.

“A nadie le interesa saber la situación en la que uno vive. Ya no tengo trabajo y necesito solventar gastos personales, ni siquiera he recibido indemnización. Tampoco se ha resuelto quién es el dueño del cilindro que ocasionó todo esto”, lamenta.

Mientras, la Fiscalía afirma que el caso sigue en investigación. El abogado de las víctimas, Henry Vega, dijo que un informe de ingeniería forense demostró que el cilindro que estaban usando en la soda Don Luis estaba deteriorado, con la vida útil sobrepasada y con sobrecarga de gas.

Las autoridades concluyeron que una fuga fue la causante de la explosión: el tanque cedió a la presión y se rompió a pesar de que no estaba en uso en ese momento.

“De acuerdo con las investigaciones ya tenemos información de quienes serían los responsables penal y civilmente, entre ellos el Estado por falta de controles. El caso está muy lento, pero avanza, lo cual es entendible por las circunstancias”, indicó Vega.

Cuatro días después del hecho, la Policía detuvo a un proveedor de una empresa de gas como sospechoso de lesiones y homicidios culposos. Luego quedó libre.

Audry Masís, hija de Deyanira, recuerda las últimas palabras de su madre cuando la llamó antes de la explosión para felicitarla, ya que hoy, precisamente, es su cumpleaños. “Ha sido un capítulo bastante negro y difícil de superar y aceptar, pero uno sabe que las personas son prestadas. A veces nos sentimos ajenos a una situación de esas, pero es importante tener en cuenta que utilizar gas es riesgoso y delicado, por lo que hay que tomar previsiones”, dijo.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Un año después, muerte de víctimas está impune

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota