Sucesos

Barriadas de Jacó sufrieron grandes pérdidas por inundaciones

Actualizado el 19 de octubre de 2015 a las 05:46 pm

Algunos pasaron la noche en un albergue en Herradura

IMN dice que convergencia de vientos generó fuertes aguaceros en la zona

Sucesos

Barriadas de Jacó sufrieron grandes pérdidas por inundaciones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Unas diez viviendas parcialmente dañadas y cuantiosas pérdidas materiales en electrodomésticos, muebles, ropa, comida y vehículos fue el saldo de las fuertes lluvias que cayeron este domingo en el distrito central Jacó, en Garabito de Puntarenas.

Este lunes vecinos del barrio La Amistad, el sector más afectado, realizaban un recuento de los daños generados debido a que las acequias no soportaron la cantidad de lluvia que cayó durante más de dos horas.

El pico de la emergencia, según Gerardo González, socorrista de la Cruz Roja de Jacó, se dio poco antes de las 6 p. m., cuando las aguas subieron casi un metro e ingresaron a las viviendas en varios sectores del INVU, Quebrada Seca y La Amistad.

El río Copey también se desbordó y afectó algunas casas frente al cementerio de la localidad.

Según González no se requirió atender a personas afectadas; pero sí fue necesario habilitar un albergue en Herradura para que algunos niños y adultos mayores, pudieran pasar la noche.

Este lunes muy temprano, los propietarios de las viviendas trataban arduamente de sacar muebles para limpiarlos con mangueras y lavar la gran cantidad de lodo y basura que arrastró el agua.

Dos jóvenes sacaban el barro de un vehículo la mañana de este lunes, mientras otros apovechaban para sacar al sol colchones, sillas y cobijas mojadas por las lluvias de este domingo.
ampliar
Dos jóvenes sacaban el barro de un vehículo la mañana de este lunes, mientras otros apovechaban para sacar al sol colchones, sillas y cobijas mojadas por las lluvias de este domingo. (Jorge Umaña)

Lluvia sostenida. Llovió fuerte durante dos horas, pero nadie imaginaba que la Quebrada Las Lisas -a unos 500 metros del barrio La Amistad- se saldría de su cauce. Hay un pequeño muro se separa al barrio de una acequia que pasa detrás de las viviendas. Los afectados concuerdan en que el agua les llegó repentinamente.

Jennifer Vargas López, abogada y residente de La Amistad, dijo que de milagro pudo sacar a sus dos hijas y el carro. "Fue de repente que llegó el agua y en minutos toda la casa y la oficina se llenaron. Equipo, papelería, máquinas y muebles están destruidos". Lo mismo sucedió con su vecina Patricia Vargas. Una buseta, propiedad de su esposo para transportar turistas, quedó prácticamente inservible. "Los enseres y las cosas personales se perdieron.

Para Luis Guillén Chamorro, vecino, lo sucedido es una verdadera pesadilla. "Todo lo perdí; en cuenta una buseta a la que le entró agua al motor. Nos queda únicamente el que la Municipalidad nos dijo que nos ayudaría a recuperar lo perdido. Estoy haciendo una lista de lo dañado para entregarla".

PUBLICIDAD

Otros habitantes de La Amistad, entre ellos Heiner Manzanares Pizarro, quien es voluntario en la Cruz Roja de Jacó, manifestaron que tienen 20 años tratando de solucionar el problema con el alcantarillado, y no ha habido manera. Algo parecido habían vivido en el 2007.

Otro sector afectado fue Quebrada Seca Abajo- más conocido como El Hueco—El agua subió metro y medio y puso en peligro a humildes viviendas construidas a la orilla de la quebrada.

"Tengo 13 años de vivir aquí y sí nos dio miedillo la llena, pero dichosamente no nos arrasó. Aquí vino la Cruz Roja y los bomberos, pero decidimos no salir", indicó Nicolás Alvarez Ortega

Anamar Porras Elizondo, de 58 años, dice que la estación lluvioso ni siquiera han servido para rehabilitar los ríos que siguen secos en la zona de Carrillo, Guanacaste.
ampliar
Anamar Porras Elizondo, de 58 años, dice que la estación lluvioso ni siquiera han servido para rehabilitar los ríos que siguen secos en la zona de Carrillo, Guanacaste. (Cinthya Bran)

Guanacastecos lamentan falta de lluvias. En Belén de Carrillo, Guanacaste, la situación es grave pero más bien por la falta de aguaceros fuertes, lo cual tiene muy precopupados a los agricultores y ganaderos.

Anamar Porras Elizondo, ganadero de Belén, dijo este lunes que en octubre solo dos aguaceros han caido y los ríos permanecen secos.

Afirmó que en la bajura ya comienzan las pintas de verano y eso les inquieta porque el verano pasado se secaron muchos pozos y en el 2016 la situación podría repetirse, debido a las pocas precipitaciones que han registrado.

Dijo que los personeros del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) les llevaron hace tres meses unas pacas de mala calidad que el ganado no se las comió y hace poco les dieron 15 sacos de alimento ante lo crítico de la situación.

Pidió más asistencia al MAG para evitar la muerte del ganado y espera que las próximas dos semanas llueva más.

Tardes lluviosas. Eladio Solano, del Instituto Meteorológico Nacional, informó este lunes que para mañana martes seguirá la tendencia de lluvias vespertinas fuertes dispersas y con tormenta eléctrica en el Pacífico y el Valle Central, así como en las montañas de la zona norte y del Caribe.

El calentamiento fuerte de las mañanas propicia aguaceros como los que cayeron este lunes en Heredia y otros menos intensos que cayeron Moravia y Tibás, entre otros.

Se estima que las precipitaciones de las tardes en el Pacífico norte y zona norte del país, se puedan extender a primeras horas de la noche.

PUBLICIDAD

Solano confirmó que para finales de este mes comenzará la transición a la época seca en el Pacífico Norte y a mediados de noviembre en el Valle Central.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Barriadas de Jacó sufrieron grandes pérdidas por inundaciones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hugo Solano

hsolano@nacion.com

Periodista de Sucesos

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica.

Ver comentarios
Regresar a la nota