El agujero entre la media cancha y la defensa fue el principal lunar del equipo patrio en la primera etapa del juego

Por: Kenneth Hernández Cerdas, Esteban Valverde 27 mayo, 2016

Sin tener el balón más tiempo que su rival, pero con la fortuna de dar en el blanco las veces que lanzó, la selección Mayor venció 2-1 a Venezuela, este viernes en el único ensayo previo a la Copa América Centenario.

En general la Tricolor no alcanzó un rendimiento expedito, su rival le quitó la pelota, le presionó la salida y lo indujo a cometer desatenciones que la hicieron ver insegura en el campo.

Aunque es un equipo que juega casi de memoria, la Mayor titubeó en el campo y anduvo a medio gas, quizás por tratarse de un juego que solo servía para depurar ideas de cara al certamen continental.

El agujero entre la media cancha y la defensa fue el principal lunar del equipo patrio en la primera etapa del juego.

Se notó la ausencia de un contención natural que le diera el equilibrio.La parte baja nacional se resquebrajó antes de llegar a la media hora de partido.Un pase filtrado desde la media cancha tomó mal ubicados a Óscar Duarte y a Kendall Waston que vieron como Salomón Rondón resolvió sin apuro frente a Patrick Pemberton.

La responsabilidad del gol no solo recayó en la zaga sino en la cintura donde no hubo quien presionara a Juan Pablo Añor, gestor del tanto.

Con el equipo descompuesto los siguientes minutos, la Vinotinto colonizó el esférico, siguió pujando por otra diana y estuvo a poco de lograrlo en el 36’ tras un remate que pasó rozando el palo derecho de Pemberton.

La Sele maquilló su gris desempeño gracias a un disparo lejano de Gamboa, quien se animó a lanzar y sorprendió al arquero José Contreras.

Antes de que bajara la cortina de este tiempo, el árbitro no avaló un gol legítimo de Waston.

Recién comenzado el segundo tiempo, Ariel Rodríguez quemó la red venezolana con un disparo cruzado que superó la estirada del cuidapalos sudamericano.

El delantero solo tenía cuatro minutos en cancha y exhibió su don goleador con el remate que acomodó el marcador del lado de la escuadra patria.

Aún y con la ventaja en la pizarra, a los dirigidos por Óscar Ramírez les costó tener la posesión de la pelota, el mismo padecimiento que arrastraban desde la fracción inicial.

Después con la seis variantes que aplicó el Macho el cotejo entró a una etapa profunda de prueba, que por razones obvias le bajó los quilates al encuentro.

El duelo sirvió también para que hombres que han sido poco habituales tuvieran minutos, entre ellos, Leonel Moreira, seguro cuando lo exigieron y Rodríguez que pagó su boleto a la Copa con la diana una victoria.

También marcó el regreso a la Sele de dos mundialistas como Yeltsin Tejeda y Michael Umaña que no desentonaron.