Opinión

Un pulmón para Paraíso

Actualizado el 29 de agosto de 2006 a las 12:00 am

Se debe reforestar con árboles nativos de la región y construir senderos que permitan contar con un área de esparcimiento de libre acceso

Opinión

Un pulmón para Paraíso

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El vertiginoso crecimiento urbano que ha experimentado Paraíso nos lleva a creer que muy pronto seremos una sola urbe con Cartago, en el eje constituido por la carretera que actualmente une a las dos ciudades.

Por el norte, con el posible desarrollo del proyecto habitacional Mero, se abrirán espacios para desarrollos urbanísticos en ese sector, limitados un poco por los asentamientos del Instituto de Desarrollo Agrario y el área protegida conocida como El Bosque; sin embargo, ante la posibilidad de que se rehabilite adecuadamente el complejo de caminos que existen en ese sector y que pueden facilitar las comunicaciones con Alvarado y Oreamuno, como para ir o venir de Cartago y Turrialba, y eventualmente un megaproyecto de carretera de circunvalación de la Gran Área Metropolitana (de Paraíso a San Ramón) en lo que respecta a la comunicación por todo el norte del Valle Central, interconectado con el otro megaproyecto de carretera de circunvalación que entre a Paraíso por el sur, exigen pensar en la necesidad de destinar áreas importantes de conservación de la flora y la fauna, que actúen además como pulmones para la purificación del medio ambiente.

Con el afán de todos. Así, es necesario realizar un esfuerzo que involucre a toda la comunidad para que los actuales terrenos ubicados entre el Cementerio y la calle Loría, se destinen a un parque ecológico. La limitación de recursos económicos de la Municipalidad para expropiar debe llevarnos a buscar en instancias internacionales contactos con organizaciones que estén dispuestas a aportar recursos para comprar esas tierras a cambio de que se destinen en su totalidad para la conversión de monóxido de carbono en oxígeno.

Un adecuado manejo de esos terrenos debe llevar a que se reforesten con árboles nativos de la región y se hagan senderos que le permitan a la comunidad contar con un área de esparcimiento de libre acceso. Dado que por dichos terrenos pasa el río Pollo, desde ya se le deben poner las limitaciones para construir lo que la Ley de Planificación Urbana contempla en esta materia, mientras se concretan las acciones para su compra.

Instancias no gubernamentales como el Comité Cívico Paraiseño, el Grupo Forja, el Comité Cantonal de Deportes y Recreación, la Asociación Cultural Ujarrás u otras, pueden ser encargadas por la Municipalidad para este proyecto. Quizás, también, en una perspectiva de largo y con auténtica visión de estadista, el Poder Ejecutivo puede acoger esta iniciativa.

  • Comparta este artículo
Opinión

Un pulmón para Paraíso

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota