Opinión

Por una cultura que cuente

Actualizado el 27 de julio de 2013 a las 12:00 am

Cultura y economíase deben ver como mundoscomplementarios

Opinión

Por una cultura que cuente

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Es imposible hablar del progreso de las grandes civilizaciones de antaño, de sus invaluables logros en la ciencia, la ingeniería y el conocimiento, sin tener en cuenta el peso de su cultura, cuyos ecos llegan incluso hasta nuestros días. Para las sociedades antiguas, esta relación estaba más que clara: el avance de sus pueblos iba estrechamente de la mano con su desarrollo cultural, el crecimiento integral de su gente y el florecimiento de las letras, las artes, la música, la filosofía y los saberes ancestrales.

Hoy, sin embargo, la cultura es percibida por algunas personas como algo accesorio, alejado de una noción de la productividad y el crecimiento económico que se levanta como una torre de concreto: fría, dura, inaccesible. Se nos hace difícil conciliar ambos términos, cultura y economía, aunque en la práctica convivamos con ellos a diario.

¿Qué nos ha llevado a separar áreas que siempre estuvieron tan vinculadas? Esta es una deuda histórica que las sociedades modernas tenemos con nuestros pueblos: definitivamente, es hora de devolver a la cultura la importancia que merece, en el marco de un modelo de desarrollo que anhelamos sea más humano, más íntegro, mejor para todos, sin distingo alguno.

En el Ministerio de Cultura y Juventud somos conscientes de la responsabilidad que tenemos, como institución promotora de las diversas manifestaciones culturales de nuestro país, en lograr esta tarea. Sabemos también que es una labor de proceso, y no de resultados inmediatos pero efímeros.

Sin embargo, los logros comienzan a ver la luz. Junto a iniciativas como la Ley General y la Política Nacional de Derechos Culturales –importantes esfuerzos surgidos en el seno de consultas a múltiples sectores de la sociedad, y que esperamos pronto sean aprobados–, tenemos una herramienta vital para garantizar el éxito de dichos procesos: la Cuenta Satélite de Cultura de Costa Rica (CSC).

Nos detendremos un momento aquí: quizá el término “cuenta satélite” provoque más extrañeza, incluso, que la relación misma entre cultura y economía.

Se trata de un sistema de medición estadística que permite reflejar, con claridad y precisión, la contribución del sector cultura a la economía nacional. Se llama “satélite” porque gira en torno al Sistema de Cuentas Nacionales, que es el compendio general de la economía de un país en todas sus áreas productivas. En una cuenta satélite se suman, entonces, todas las pequeñas y grandes actividades, personas y recursos que hacen posible un producto o actividad cultural.

PUBLICIDAD

Datos útiles. Contar con esta herramienta permitirá al sector cultura conocer a profundidad su labor, su impacto, sus alcances y oportunidades de mejorar. Arrojará datos útiles no solo para artistas y gestores culturales, sino para instituciones públicas, empresas, industrias emergentes, y para el público en general que se beneficia de las prácticas culturales en diversos ámbitos de su vida.

De la mano con la Política y la Ley, esto marcará una pauta a seguir en la toma de decisiones, de modo que la asignación de presupuesto público, los proyectos a asumir, la planificación y consecución de resultados no sean producto del azar o de intereses del momento, sino que tengan un respaldo sólido y comparable a lo largo del tiempo.

Esta Cuenta Satélite de Cultura es un esfuerzo conjunto del Ministerio de Cultura y Juventud, el Banco Central de Costa Rica, el Instituto Nacional de Estadística y Censos, el Instituto Tecnológico de Costa Rica y el Programa Estado de la Nación. Será la primera Cuenta Satélite del país y la primera de cultura en la región –se está trabajando conjuntamente en un proyecto regional que ofrecerá datos integrales de Centroamérica y República Dominicana–.

Todo está relacionado y llegó el momento de entender la cultura y la economía como universos complementarios, que multiplican y suman al bienestar común. Celebremos juntos esta herramienta de medición estadística que permitirá conocer las características económicas del sector cultura y su aporte a la economía costarricense, porque la cultura cuenta.

  • Comparta este artículo
Opinión

Por una cultura que cuente

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota