Opinión

Los costos sanitarios del cambio ambiental

Actualizado el 17 de julio de 2017 a las 10:00 pm

La gestión responsable del medioambiente es compatible con el crecimiento económico

Opinión

Los costos sanitarios del cambio ambiental

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

OXFORD – Estos últimos años, en el mundo ha crecido (y con razón) la preocupación por las posibilidades catastróficas derivadas del calentamiento global y otros cambios ambientales antropogénicos (inducidos por el ser humano). Pero uno de los riesgos más graves pasó casi inadvertido: la amenaza sanitaria.

La inquietud por el efecto que pueda tener en el planeta un aumento de la temperatura global sobre los niveles preindustriales está totalmente justificada, así como el malestar de muchos ante el padecimiento desproporcionado de los más pobres del mundo, mientras Estados Unidos, el segundo mayor emisor de dióxido de carbono del planeta, aparentemente ha decidido eludir sus responsabilidades.

Pero pocos piensan en las consecuencias sanitarias del cambio ambiental antropogénico, en momentos en que la calidad de vida de las generaciones futuras se está hipotecando en aras del lucro. Estas consecuencias son especialmente visibles en los mercados emergentes de África, Asia, América Latina y Europa.

El crecimiento veloz y el aumento de ingresos llevaron a mejoras inéditas en nutrición, educación y movilidad social. En los últimos 35 años, países como Brasil, China, la India, Indonesia, México, Rusia, Sudáfrica y Turquía hicieron grandes avances en desarrollo humano.

Pero a menudo este progreso se logró con escasa consideración de la estabilidad de los sistemas naturales. La contaminación de alrededor de la mitad de las reservas mundiales de agua dulce, la desaparición de más de 2,3 millones de kilómetros cuadrados de bosques desde el 2000, la mala gestión de los residuos sólidos, la pérdida de especies a gran escala, la destrucción de hábitats y la sobrepesca están eliminando los recursos mismos que necesitamos para sobrevivir.

Los seres humanos estamos cambiando el ambiente natural en forma tan drástica (y autoperjudicial) que los científicos creen que más o menos en 1950 entramos a una nueva edad geológica (el Antropoceno) caracterizada por niveles de contaminación planetaria nunca antes vistos.

Hace poco, el Simposio sobre Mercados Emergentes del Green Templeton College de la Universidad de Oxford concluyó que estos cambios traerán serias consecuencias para la salud de las personas, especialmente en las economías en desarrollo. Según el simposio, hasta un cuarto de la carga mundial de enfermedades se relaciona con factores ambientales causados por el hombre. Los más expuestos a sufrir enfermedades derivadas de la mala gestión ambiental son los niños de hasta cinco años de edad.

Reparar los sistemas naturales de la Tierra y restaurar la salud de las poblaciones más vulnerables del planeta es posible. Pero para lograrlo se necesitan cambios radicales en las políticas ambientales, económicas y sociales.

Los países que se desarrollaron temprano, antes del surgimiento de la ciencia ambiental moderna, pueden decir con razón que no sabían. Por ejemplo, hubo que esperar a que los científicos señalaran el poder carcinógeno del asbesto o el efecto neurológico de usar plomo en las cañerías de agua para que se aprobaran leyes y regulaciones relacionadas.

Pero hoy, ningún país puede usar la ignorancia científica como excusa. Incluso los países en desarrollo deben compatibilizar las ambiciones económicas con una conciencia plena (o al menos parcial) de las consecuencias ambientales del crecimiento. Los líderes de todo el mundo deben estar dispuestos a promover cambios en actitudes, estilos de vida y estrategias de desarrollo, y hacer más hincapié en la adopción de metas de desarrollo respetuosas del medioambiente y de la salud pública.

Estos ajustes serán difíciles de manejar en lo estructural, e incluso más difíciles de promover en lo político. En algunos casos, suponen poner el bienestar del planeta por encima de los intereses nacionales. Pero las dirigencias en los mercados emergentes (y en todo el mundo) deben comprender que no hay otra opción. Años de crecimiento descontrolado y el supuesto errado de que los sistemas naturales no se agotarían (sin importar el grado de su explotación) nos trajeron al lugar donde estamos.

Pero hay una buena noticia. La gestión responsable del medioambiente es compatible con el crecimiento económico, el progreso social y la estabilidad política. Esto vale incluso para los países más pobres cuando aplican políticas ambientalmente razonables promotoras de modelos de desarrollo saludables y no destructivos.

Las decisiones miopes, como la que tomó el gobierno de Trump al retirar a Estados Unidos del Acuerdo Climático de París, pueden llevar al mundo en la otra dirección. No podemos permitir que eso suceda. Los países que siguen en el acuerdo deben trabajar en forma conjunta para resolver los desafíos ambientales del mundo, con especial atención a los costos sanitarios de la inacción. El único modo de corregir la trayectoria actual es que todos los países acepten que el crecimiento económico y la gestión responsable del medioambiente pueden coexistir.

Foros globales como el G20 y las Naciones Unidas pueden ser canales fundamentales para la promoción del desarrollo sostenible. En particular, se necesita una mejor integración entre las estrategias de promoción de la salud y el bienestar, y las políticas ambientales de nivel local, nacional e internacional.

No nos hagamos ilusiones: habrá oponentes decididos que cuestionarán los resultados científicos y criticarán a los que digan que la negligencia ambiental está poniendo en riesgo la salud de la gente. Pero a esos críticos yo les hago esta pregunta: ¿Están dispuestos a correr el riesgo de estar equivocados?

Shaukat Aziz fue primer ministro de Pakistán entre el 2004 y el 2007. © Project Syndicate 1995–2017

  • Comparta este artículo
Opinión

Los costos sanitarios del cambio ambiental

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota