Opinión

Teletrabajo liderará la nueva era

Actualizado el 06 de septiembre de 2015 a las 12:00 am

Las empresas están llamadas a acelerar el cambio, a reinventar la producción

Opinión

Teletrabajo liderará la nueva era

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Es oportuno reconocer la promoción hecha por el Estado al teletrabajo en los últimos años, en aras de mejorar la competitividad del país.

El apoyo al teletrabajo representa un salto importante en una época de cambio, cuando las herramientas y los paradigmas laborales están en plena transición.

Hoy esa maquinaria llamada computador y su vapor, Internet, están cambiando la manera en como interactuamos y trabajamos. Gracias a un computador y a una conexión a Internet es posible trabajar desde cualquier parte, en cualquier momento, con una o muchas personas y en tiempo real.

Además, hay que considerar que quienes se están graduando en las universidades, los llamados millennials, serán la mayor fuerza laboral en el 2020. Estos jóvenes han crecido en un mundo totalmente conectado, por lo que su forma de colaborar es muy diferente a la del pasado.

Por ello, las empresas están llamadas a acelerar el cambio, reinventar la producción por medio de nuevas herramientas tecnológicas, sociales y de comunicación. Cada vez son más los trabajos que se pueden desempeñar fuera de las oficinas o de las fábricas.

Este cambio ha operado porque las distancias son más largas, la congestión vehicular impide rápidos desplazamientos, los espacios en las oficinas son cada vez más reducidos, el fenómeno de la madre cabeza de familia es más frecuente, las personas que presentan alguna discapacidad se están preparando para conseguir mejores escenarios donde producir y porque la economía ya no es local, sino global. Es decir, que quienes llevan a cabo su trabajo desde el domicilio o desde un café Internet están entrando en la nueva era laboral, con los beneficios y ventajas de ley.

Ganar-ganar. Definitivamente, esta nueva relación también representa un “ganar-ganar” para las partes involucradas. El empleado no depende de un lugar específico o de una herramienta en particular para llevar a cabo sus tareas, amplía el rango de cobertura geográfica al no depender de la presencia física para atender clientes o colegas, hay una mejora sustancial en materia de salud laboral al reducir la tensión generada por la posibilidad de no llegar a tiempo a reuniones y se produce un ahorro significativo en costos asociados a transporte y alimentación.

El empleador, por su parte, podría percibir una reducción en la inversión relacionada con espacio físico, gastos de viáticos, subsidios, horas extra y en acciones orientadas a neutralizar la huella de carbono.

Adicionalmente, asegura la continuidad del negocio en caso de imprevistos, mantiene a su personal motivado y retiene talento, en especial, a las nuevas generaciones, que aprecian el uso de la tecnología en sus labores cotidianas.

El mundo se está transformando y tenemos que estar a la altura de los cambios. Es decir, el empleador debe asumir un papel distinto para exigirles desempeño a sus trabajadores o teletrabajadores. Y estos deben comenzar a ser productivos, no por el número de horas que trabajen en una oficina, sino por el cumplimiento de objetivos.

Cambio acelerado. Un estudio del Grupo Radicati indica que el volumen de correos electrónicos pasará de 100 billones de enviados y recibidos al día, en el 2013 a 132 billones en el 2017. Esto nos demuestra la aceleración de la incursión de nuevas formas de hacer negocios.

La demanda por empleos flexibles es cada día mayor en la medida que las empresas de servicios aumentan y las fábricas adoptan tecnologías más sofisticadas en sus procesos de producción.

Son tecnologías que permiten compartir documentos, tener reuniones con grupos grandes o teleconferencias, hacer entrevistas con cámaras, unificar las comunicaciones para economizar en llamadas, reducir costos de operación, ahorrar en gastos de viajes y tener toda la seguridad y la privacidad de la información, del negocio y de los clientes.

De esta forma, estamos siendo testigos de un cambio importante en la manera en cómo realizamos las cosas y nos parece muy alentador encontrar iniciativas que propicien un ambiente más colaborativo y flexible para acomodar los diferentes estilos de trabajo, de la mano de las herramientas adecuadas que hacen posible la productividad de forma eficiente y remota.

¡Bienvenidos al trabajo de la nueva era!

Carlos Flores es director de Microsoft en Costa Rica.

  • Comparta este artículo
Opinión

Teletrabajo liderará la nueva era

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota