Opinión

'Selfis' o la búsqueda de un trofeo

Actualizado el 08 de abril de 2015 a las 12:00 am

Opinión

'Selfis' o la búsqueda de un trofeo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Una de las bases que sustentan la interacción del ser humano con la sociedad es la aprobación. A través de su comportamiento, la persona busca el reconocimiento y aceptación de los demás, en procura de justificar su existencia.

En las redes sociales –medio de interacción por excelencia–, se conjugan elementos básicos de las relaciones interpersonales, como la exposición de la imagen y la expresión por medio de las palabras. Los usuarios buscan establecer perfiles que se adecúen a sus preferencias, pero especialmente a aquellas exigidas por los demás, buscando su aprobación.

Como elemento esencial de todo perfil, se encuentra la fotografía que la persona coloca con el fin de mostrarse. Lo lógico sería que esa imagen hubiese sido tomada por un tercero, pues podría captar el mejor ángulo. Pero no. En la actualidad, la tendencia es que las personas se tomen sus propios retratos con la ayuda de su teléfono celular, lo que popularmente se conoce como “selfi”.

Esa forma de autorretratarse se ha convertido en todo un arte, pues dependiendo del ángulo y técnica con que se tome la foto, así se garantiza un mejor resultado. Igualmente, existen aplicaciones que permiten corregir algunas imperfecciones del autorretrato, con tal de buscar la mejor imagen posible.

Casos extremos. ¿Qué lleva a las personas a autorretratarse? En primer plano, la lógica demanda que es la necesidad de expresar nuestra imagen hacia los demás, pero también existen casos, y muchos, en que esa necesidad se convierte en un impulso, casi obsesivo, por estar mostrando sin parar selfis en el perfil con tal de recibir la mayor cantidad de likes .

Esos casos extremos responden a una necesidad exacerbada de la persona de obtener continuo reconocimiento de los demás. Es decir, centramos nuestra atención en recibir esos likes , cuando se ha demostrado que son una forma de crear, sin esfuerzo, un sentimiento falso de bienestar social.

Este fenómeno podrían atribuirse a muchas causas, pero me atrevo a concluir que, en el fondo, esas personas tienen significativos problemas de autoestima que las hacen acudir a la constante aprobación del resto de la gente.

Esa conducta enfermiza, extrema, se traduce en que el selfi es un medio para obtener un premio, una especie de trofeo que en la vida real muy probablemente no se tiene.

Recuérdese que uno de los problemas más serios que presentan las redes sociales es, precisamente, la ficción que nos hace creer que la relación interpersonal a través de una pantalla refleja lo mismo que pasaría en el plano físico.

En efecto, las relaciones interpersonales a través de fotos o textos publicados en una fría pantalla de computadora o celular carecen de esos elementos necesarios para experimentar lo que en realidad deben ser las interacciones entre las personas.

La ausencia del tono de la voz, de los gestos, de las articulaciones y de la calidez de una sonrisa son parte de esos elementos esenciales que nos permiten apreciar, con mayor plenitud, a nuestro interlocutor.

Bienvenido sea el día que existan regulaciones básicas para el uso de estos medios tecnológicos, que todos y cada uno de nosotros podamos comprender que las redes sociales son medios secundarios para intercomunicarnos, y no una medicina para curar nuestros vacíos internos a través de su uso excesivo e irracional, al punto de estar publicando selfi con tal de buscar un trofeo que no existe en la vida real.

Es mucho mejor que disfrutemos experimentando más los momentos de la vida en vez de concentramos en capturarlos en una fotografía.

El autor es abogado y profesor universitario.

  • Comparta este artículo
Opinión

'Selfis' o la búsqueda de un trofeo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota