Opinión

Preguntas sobre ‘la bebé del basurero’

Actualizado el 03 de octubre de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Preguntas sobre ‘la bebé del basurero’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La noticia “Bebé recién nacida fue rescatada de un basurero” ( La Nación 4/9/13, p. 18A) me llenó de múltiples interrogantes relacionadas con la progenitora, con nuestro entorno social y el futuro de esa niñita, su posible adopción y la ley que cobija estos procesos. Concentrada en la progenitora, pensé en los meses de angustia y miedo que debió haber sufrido una adolescente de 16 años al darse cuenta de que estaba embarazada, lo sola que debió sentirse, sin poder compartir su problema, desesperada ante lo desconocido, ante lo que diría su familia, ante una situación que no podía afrontar: un parto, la llegada de un hijo y, ahora, ante la justicia (“Fiscalía acusa a adolescente de botar bebé al basurero”, La Nación , 7/9/13, p. 18A).

Un embarazo previsto, deseado y por amor, es motivo de alegría, de apoyo y de solidaridad; pero, por sus circunstancias, esta madre nunca tuvo ese apoyo y terminó actuando erráticamente. ¿Dónde estaban sus padres?, ¿y el progenitor de la bebé?, ¿sus amigas, sus profesores, sus familiares… la sociedad misma?

Muchas preguntas. El caso nos insta a recapacitar sobre los ejemplos que hemos dado: ¿realmente valoramos la vida?, ¿solucionamos con responsabilidad nuestras situaciones conflictivas?, ¿respetamos a los demás?, ¿afrontamos nuestros problemas sin engaños?, ¿apoyamos a los más débiles?, ¿hemos puesto los límites adecuados para formar a nuestros hijos?, ¿nos interesamos por las situaciones que viven otros?

No se trata de enseñar valores, más bien de vivirlos. Después, lo más apropiado es ver cuál ha sido nuestra reacción ante la noticia. ¿Estaremos juzgando a la progenitora antes de tiempo? ¿Caerá el peso de la ley solamente sobre una adolescente llena de miedo? ¿Aparecerán los demás implicados? ¿Tenemos respuestas de adopción ágiles y sin preguntas para mujeres embarazadas que no quieren o no pueden criar hijos? ¿Estamos respondiendo adecuada y prontamente a las familias que desean adoptar a un bebé?

Ley que debe revisarse. El artículo 101 de la ley de adopciones se refiere al derecho que poseen los menores de edad para permanecer con sus familias consanguíneas. Ese derecho está claro cuando las familias funcionan en la crianza para bien. Sin embargo, los niños disponibles para adopción en el Patronato Nacional de la Infancia provienen de familias, generalmente, disfuncionales. ¿No será este el momento de revisar la ley y sus interpretaciones para disminuir, en lo posible, los círculos familiares disfuncionales? ¿Podría ser, también, una pérdida de tiempo el tratar de encontrar y estudiar el perfil de familiares de los niños abandonados para que los adopten cuando está claro que estos no tienen interés de cuidarlos? ¿No sería mejor proponer la adopción del niño a familias ya valoradas positivamente por el Estado? Como decía Gabriela Mistral: “El niño es hoy, él no puede esperar”.

PUBLICIDAD

Adopción e idoneidad. “El Patronato enfatizó que la niña no será dada en adopción y que la prioridad es que siga con su familia biológica… Sin embargo, hay más de cien parejas idóneas esperando por una adopción con todos sus trámites aprobados” (La Nación 7/9/13). ¿Es que son mejores los padres adoptivos si son parte de la familia biológica, aunque esta sea disfuncional? ¿La criatura rescatada ahora deberá volver al sitio de dónde salió? ¿Cuánto tiempo durarán los estudios de posibles adoptantes familiares? ¿La progenitora estaría cerca de la bebé, esa que intentó desaparecer con sus propias manos? ¿Se ha considerado, en todos sus aspectos, el mayor bien para la bebé? ¿No será mejor borrón y cuenta nueva? ¿Qué habría escogido yo si se tratara de mi vida y mi futuro?

La bebé abandonada parece haber nacido por segunda vez. Pero, luego de sobrevivir al desprecio de su madre, las autoridades tendrían que dejarla afrontar su futuro con una familia que sí la ame, y que le asegure que nunca volverá a la adversidad de su origen. La ley deberá buscar siempre el mayor bien de la niña y esto incluye, necesariamente, la evaluación previa de posibles adoptantes y su ubicación expedita.

A lo lejos, escucho una canción que dice en su estribillo “Hoy amor, como ayer, el diario no habla de ti… ni de mí”. Sin embargo creo que, en este caso, el diario de la sociedad, efectivamente, habló de todos y cada uno de nosotros. ¿Hasta cuándo responderemos?

  • Comparta este artículo
Opinión

Preguntas sobre ‘la bebé del basurero’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota