Opinión

Mentalidad de escasez

Actualizado el 18 de octubre de 2016 a las 12:00 am

La mentalidad de abundancia es mucho más marcada en la utilización de Internet

Opinión

Mentalidad de escasez

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hace 27 años, cuando uno llamaba a alguien desde el celular y le pedían esperar un minuto, uno colgaba de inmediato. Utilizábamos el teléfono celular con mentalidad de escasez, cada minuto costaba $0,75.

Hoy, la tecnología celular la utilizamos con mentalidad de abundancia, es mucho más barata y los “planes” crean la sensación de que ya está pagado, es “casi” gratis.

La mentalidad de abundancia es mucho más marcada en la utilización de Internet. Desde un inicio, Internet vino a romper la tradición de las empresas de telecomunicaciones, que siempre habían cobrado por minuto y por distancia (a pesar de no haber costo variable).

Internet empezó a cobrarse como un costo fijo mensual (aunque al principio cuando utilizábamos módems, cobraban una llamada local por minuto). Si no existe costo variable por utilizar Internet, la gente lo usa más, investiga más, aprende más, se entretiene más.

Por ello, se ha demostrado, una y otra vez, la correlación positiva, tan marcada, entre la adopción de la banda ancha y el crecimiento del PIB.

Cambio. La aparición del iPhone hace nueve años trajo la utilización masiva de la Internet sobre la red celular, la cual, en la mayoría del planeta se ha cobrado mucho más cara que la fija, porque hay que utilizar espectro radioeléctrico (caro y escaso) y las torres (caras y horribles) que solo pueden desplegar las grandes operadoras telefónicas.

Dada la poca competencia que típicamente hay entre las operadoras telefónicas (son muy pocas y muy grandes), no solo cobran más caro el uso de Internet, sino que, además, se dan el lujo de cobrarlo por tráfico.

El resultado, en la mayor parte del planeta, es que Internet se usa con mentalidad de escasez cuando se está conectado a la red celular, y con mentalidad de abundancia cuando se está conectado directamente a Internet (llamada Internet fija).

En Costa Rica, lo que ha pasado es que cuando se ofreció Internet a través de la red celular, la regulación tarifaria no estaba lista, y se optó por utilizar el mismo sistema de Internet fija, es decir un cobro fijo mensual.

Por lo anterior, tenemos desde siempre de estar utilizando Internet con mentalidad de abundancia, incluso si la accedemos vía la red celular.

PUBLICIDAD

Es bastante obvio que la apertura del mercado no afectó a Internet como afectó a la telefonía celular. Tenemos años de salir cada vez peor en los ránquines de velocidad de Internet. Básicamente, en Costa Rica, Internet fija es cara, lenta y asimétrica.

Y, por supuesto, las discusiones bizantinas, tan utilizadas en otros campos para detener el progreso, aquí también se han hecho presentes.

Por años se ha discutido acerca de cuál es la mejor tecnología para llevar Internet a los hogares y oficinas, por años defendieron el cobre, y ahora la tecnología celular.

La superioridad indiscutible de la fibra óptica, demostrada en el resto del planeta, no parece incidir en la discusión. Incluso han llegado a argumentar neutralidad tecnológica para justificar el despliegue de tecnología obsoleta (hace 20 años hicieron lo mismo los que defendían a los mainframes ).

Cobro por descarga. Ahora nos anuncian que muy pronto van a cobrar Internet celular por kilobit; es decir, si alguien me manda un correo con un video adjunto y se me ocurre abrirlo conectado a la red celular, me va a salir caro.

Recientemente, en La Nación, Juan Fernando Lara dio consejos muy útiles acerca de cómo configurar los teléfonos para evitar precisamente eso.

Tendría, entonces, que andar buscando una red Wifi para bajar ese video, pero los Wifis suelen ser muy malos. Típicamente, en una cafetería con 20 clientes conectados, la conexión es de mala, a pésima. Me voy a quedar sin ver el video.

Lo mismo sucederá en una escuela o colegio, donde tienen 2 o 3 conexiones de 4 Mbps cada una, y cien muchachos que quieren navegar. Actualmente, dada la imposibilidad de compartir 8 o 12 Mbps entre cien muchachos, la mayoría se conecta con sus teléfonos a la red celular. Cuando suban la tarifa un montón, no van a poder conectarse.

Matar la innovación. La eliminación de tarifas reguladas, sin duda traerá el cobro por descarga, lo cual reducirá el tráfico de datos en las redes celulares, mejorando así el servicio de Internet celular, para los que puedan pagar la tarifa.

Los que no puedan pagar la tarifa buscarán mover la mayor parte del tráfico a Internet fija, pero ¿qué va hacer que Internet fija deje de ser lenta, cara y asimétrica? El aumento en la demanda, por si solo, no creo.

PUBLICIDAD

Todos, probablemente continuaremos utilizando Internet celular, pero lo haremos con mentalidad de escasez (en lugar de abundancia) matando así la curiosidad que lleva a la innovación. Matar la innovación no es un lujo que podamos darnos.

El autor es ingeniero, presidente del Club de Investigación Tecnológica y organizador del TEDxPuraVida.

  • Comparta este artículo
Opinión

Mentalidad de escasez

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota