Opinión

Lo que el Grupo Nación no dice

Actualizado el 14 de junio de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Lo que el Grupo Nación no dice

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Durante mi gobierno emití una directriz que estableció rigurosos lineamientos para la conciliación en procesos de evasión tributaria. Recientemente me pronuncié en contra de su derogatoria por parte de la actual Administración. Lo hice desde mi página en Facebook. Ante ello, el pasado domingo 8 de junio, el Grupo Nación reaccionó con una publicación en su diario.

En dicha publicación, el Grupo Nación aplaude la derogatoria de la mencionada directriz y a la vez presenta, de manera incompleta, subjetiva y ofensiva, la actuación de mi administración frente al caso penal que dicho Grupo tiene abierto desde hace diez años, precisamente por la presunta comisión de un delito de evasión tributaria.

Rechazo de manera categórica las insinuaciones de que mi gobierno emitió una directriz en un afán de dañar a ese medio de comunicación. El Grupo Nación se hizo daño a sí mismo, y a los medios de comunicación que representa, con los hechos en que presuntamente incurrió y por los que enfrenta una causa penal por evasión tributaria.

Las acciones que adoptamos en materia de combate a la evasión fiscal fueron inspiradas por consideraciones de interés colectivo, y como parte de una estrategia claramente definida para mejorar la recaudación y disminuir la vergonzosa impunidad de que han gozado los evasores en nuestro país.

Todos los hechos sobre este caso se encuentran debidamente documentados, y permiten concluir lo siguiente:

1. La Nación S. A. se enfrenta desde hace diez años a investigaciones por parte de diferentes órganos administrativos y judiciales en relación con un caso de presunta evasión tributaria por un monto cercano a los ¢2.000 millones, cuyos hechos se remontan al año 2001 y sobre los cuales han informado algunos medios de comunicación. En la Dirección General de Tributación Directa, el caso se abrió en el año 2004 y, en la Fiscalía de Delitos Tributarios, la denuncia se recibió en el 2004.

2. Mi gobierno se pronunció sobre el caso de supuesta evasión fiscal que enfrenta La Nación, en octubre del año 2011, fecha en la que el viceministro de Hacienda, Rowland Espinoza, deniega la posibilidad de un arreglo conciliatorio, al igual que lo había hecho la viceministra de Hacienda del Gobierno anterior en el año 2009, y sobre la base de recomendaciones emitidas por una Comisión Conciliatoria conformada por funcionarios de la Dirección General de Tributación Directa.

3. Por consiguiente, es una falsedad hablar de represalia nuestra en contra de La Nación. Al contrario, la sucesión de hechos indica que las investigaciones en contra de todos los miembros de nuestro gabinete, especialmente en contra del ministro de Hacienda, se iniciaron en noviembre del 2011, tan solo un mes después de nuestra primera negativa a conciliar.

4. Los dos Gobiernos anteriores al nuestro adoptaron posiciones igualmente severas. La denuncia al Ministerio Público la planteó en el 2004 la Administración Pacheco de la Espriella, y la Administración Arias Sánchez denegó la posibilidad de la conciliación desde el año 2009.

5. Mi gobierno mantuvo una actitud abierta cuando, en diversas ocasiones, funcionarios de la Administración recibimos a representantes del Grupo Nación, solicitándonos reconsiderar los criterios de conciliación. Siempre estuvimos atentos a escucharles, pero también siempre reiteramos nuestro respeto a las instancias técnicas y judiciales involucradas en el proceso. Es así como, en abril del 2012, el Ministerio de Hacienda vuelve a reiterar su negativa a conciliar en este caso.

6. La Directriz 030­P sobre el caso de conciliaciones en delitos tributarios, emitida por mi gobierno en abril del 2012, es independiente del caso particular de La Nación S. A. La Directriz 030­P es una disposición de carácter general que emitimos para hacer valer nuestro ordenamiento jurídico y la ética que todos estamos obligados a observar en el cumplimiento de las obligaciones tributarias, especialmente aquellos grupos económicamente más aventajados. Esta permitió un mayor protagonismo de la acción penal y el avance de varios casos que por años estuvieron detenidos, en un área que estuvo caracterizada por la impunidad.

7. La Directriz 030­P fue un instrumento pensado, junto con otros más, para mejorar la recaudación tributaria y combatir la impunidad en materia de evasión fiscal. Su elaboración y discusión con representantes del Ministerio de Hacienda se remonta a varios meses antes de su publicación. No fue una directriz elaborada al calor de una coyuntura concreta. Prueba de ello es que su firma y publicación en el Alcance Digital del Diario Oficial La Gaceta No. 49 se da al mismo tiempo que la firma y publicación del Decreto Ejecutivo No. 37065­H, que fortaleció el trabajo de la Dirección General de Tributación Directa.

Nada de lo anterior lo dice el Grupo Nación en su publicación.

Mis convicciones y valores se reflejaron en un gobierno que siempre protegió, a nivel nacional y hemisférico, la libertad de prensa. Lo hicimos con la firme convicción de que ello fortalece la democracia. Pero, a la vez, demandamos un ejercicio periodístico distanciado de los intereses empresariales específicos de los medios de comunicación. La transparencia y la honestidad son obligaciones no solo del sector público, sino del país entero. Seguiré hablando con la verdad y levantando mi voz contra lo que considero inmoral, aun cuando hoy tan solo lo haga desde el honroso sitial de simple ciudadana de nuestra querida Costa Rica.

  • Comparta este artículo
Opinión

Lo que el Grupo Nación no dice

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota