Opinión

Enlace de dos culturas

Actualizado el 19 de febrero de 2013 a las 12:00 am

Las culturas no desaparecen sino que se enriquecen mutuamente

Opinión

Enlace de dos culturas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Un grupo de música folclórica china inunda de sonido la explanada del nuevo barrio Chino frente a la iglesia de la Soledad. Se presenta una imagen contrastante: la tradición católica de un pueblo de apenas 200 años y la tradición de otro de más de 3 milenios expresada en música. Solo eso es suficiente para asombrar y deleitar a todos los presentes. Los transeúntes dedican aunque sea unos pocos segundos de su atención. Se pueden ver rostros curiosos, asombrados y otros tantos disgustados.

La imagen también invita a la reflexión. ¿Qué significa el hecho de que en San José, CR, el 12 de febrero de 2013 después de Cristo, se interprete música tradicional china, con sus propios instrumentos tradicionales, por intérpretes chinos, nacidos aquí o no? ¿Que significa que todos estos componentes hayan viajado miles de kilómetros y miles de años para cristalizarse en lo que se presencia este día?

El tiempo inclemente desgasta montañas, convirtiéndolas en colinas, transforma a la vida, que se adapta ante él y si no deja de existir. El mismo tiempo transforma hombres y mujeres jóvenes, llenos de vitalidad en ancianos que mueren y dejan tan solo carcasas que vagamente rememoran lo que una vez fueron. Y, a pesar del paso inclemente del tiempo, la música, los instrumentos, la cultura se presentan ante nosotros, no intactos pero conservando su esencia. Eso es a lo que nos enfrentamos, ya sea en economía, comercio, sociedad, cultura, ciencia y cualquier otro ámbito del desempeño humano.

La actividad del 12 de febrero del 2013 en la explanada del nuevo barrio Chino presenta una adecuada metáfora. ¿Qué puede hacer un país pequeño joven e ingenuo ante la inmensidad y atemporalidad de China? ¿Simplemente sucumbir y desaparecer? La realidad es otra.

La vida siempre se resiste a desaparecer; la cultura como transformación del fenómeno que denominamos vida se comporta igual. Lo seguro es que seremos absorbidos, pero seremos asimilados, no desapareceremos sino que nos transformaremos. Al igual que somos influenciados, influenciamos a quienes se relacionen con nosotros. Así son las personas, así son las naciones. Es un proceso sutil e imparable. Solo se puede especular sobre el futuro. Por ahora es suficiente maravillarse por la resistencia a desaparecer de la cultura y del espíritu humano.

  • Comparta este artículo
Opinión

Enlace de dos culturas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota