Opinión

Diálogo produjo 59 acuerdos y más

Actualizado el 01 de julio de 2017 a las 10:00 pm

El Acuerdo Nacional ha sido un ejercicio de creación de confianza entre los participantes

Opinión

Diálogo produjo 59 acuerdos y más

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Los resultados del Acuerdo Nacional entre partidos representados en la Asamblea Legislativa fue presentado al público el 27 de junio. Esta es nuestra visión de su importancia y del proceso de seguimiento por venir.

Importancia. Costa Rica se ha lamentado por décadas por lo entrabado que está el país. Ingobernabilidad, ineficiencia del Estado y excesos legales y de control hacen la gestión engorrosa y cargada de riesgos, aun si se actúa con probidad. Hay grandes brechas entre regiones, entre sectores sociales y en acceso a oportunidades; quejas por la calidad de los servicios públicos, por la incapacidad de resolver problemas de larga data y por falta de políticas públicas que impulsen el desarrollo.

Se duda de la palabra del otro, de las promesas, de los políticos, de las instituciones y de la existencia de un destino común. Se ha ido perdiendo la capacidad de adaptar las instituciones al vertiginoso cambio que vivimos y de generar acuerdos para hacerlo.

En este contexto, encontrar mecanismos para reconstruir la confianza entre los partidos políticos, y entre estos y otros sectores de la sociedad, es indispensable. Para ellos, entender que no todas las posiciones pueden ser ganadas es un ejercicio de sensatez y fundamental para superar la desconfianza.

El Acuerdo Nacional ha sido un ejercicio de diálogo de siete meses, de creación de confianza entre los partidos participantes, de estimular una larga conversación sobre aspectos relevantes del desarrollo en que lo importante fueran el país, su gente y su patrimonio, y no quién tenía la razón, pues esta era propiedad del conjunto de los actores.

El Acuerdo se inicia con el establecimiento de una visión que permitiera a todos reconocer una aspiración común de cara al bicentenario. Esta visión dice: “El Acuerdo Nacional deberá propiciar una nación más próspera en términos económicos; más equitativa y de alto progreso social; solidaria entre sus ciudadanos y sectores; moderna y competitiva ante la economía global; con gobernabilidad democrática y fuerzas políticas que dialogan con fluidez y transparencia en función de los objetivos superiores de la nación”.

Resultados. El primer resultado es el restablecimiento del diálogo constructivo entre las fuerzas políticas del país; y el segundo, la firma del Acuerdo, mediante la que se logra un compromiso formal de los partidos políticos por ejecutar lo acordado.

El Acuerdo tiene un énfasis en avance de temas que mejoran el servicio y bienestar de la población y de las diversas regiones del país, en remover obstáculos al desarrollo eficiente, equitativo y sostenible, y en crear condiciones para una mayor gobernabilidad.

Los acuerdos se dan en un marco de conducta: son obligatorios para los partidos que los apoyaron y los que votaron en contra no pueden obstruirlos, sin que esto signifique una renuncia a los recursos parlamentarios legítimos dentro de los límites de razonabilidad y proporcionalidad.

Algunos ejemplos del tipo de acuerdos que se lograron son: la redistribución de los programas sociales del Estado costarricense a favor de los 13 cantones identificados como de menor progreso social; la construcción de un ferrocarril interurbano en el Valle Central para el traslado de personas; la integración del Instituto Nacional de Estadística y Censos y el Instituto Geográfico Nacional; la contratación de maestros con criterios basados en un perfil de idoneidad; el traslado de la presupuestación nacional a Mideplán para que se ajuste más exactamente al Plan Nacional de Desarrollo; el compromiso de no emitir leyes ni programas sin que se identifique plenamente su fuente de recursos frescos o por sustitución de programas que cerrarán para liberarlos; la evaluación del empleo público por desempeño y resultados; la reintegración a los respectivos ministerios de los órganos de desconcentración máxima; la aceptación de las alianzas público-privadas como medio legítimo y útil en el tanto sean ejecutadas con probidad, y mucho más.

Los 11 temas escogidos por los partidos políticos son: desarrollo regional prioritario, fortalecimiento del régimen municipal, modernización de infraestructura y transporte público, fortalecimiento de la Caja Costarricense de Seguro Social, reforma educativa integral, generación de empleo y fortalecimiento de derechos laborales, creación del Consejo Económico y Social, reforma del régimen de empleo público, reforma del Estado y simplificación de trámites, reforma fiscal progresiva y reforma del reglamento de la Asamblea Legislativa.

Elementos de proceso. Los partidos propusieron y seleccionaron los temas. Está claro que los escogidos no incluyen todos los posibles de importancia y también que todos los seleccionados son relevantes para el país en el futuro. Una vez hecha la selección, fueron identificados los expertos para el desarrollo de cada uno, quienes se encargaron de sistematizar la base técnica del asunto y de elaborar propuestas para la consideración de los partidos.

En cada tema se estableció una visión aspiracional, objetivos estratégicos, las condiciones habilitadoras que se requiere alcanzar y los valores que serían usados como criterios de decisión. Todos estos fundamentos fueron adoptados por unanimidad y son parte del Acuerdo, con lo que se traza el rumbo del país en cada uno de los temas seleccionados.

Los expertos desarrollaron un total de 88 propuestas. Algunas fueron objeto de contrapropuestas de algún partido y otras fueron modificadas en conjunto por todos los partidos durante las sesiones de trabajo. Al final se logró firmar 59 acuerdos.

El método de votación usado permite el respeto de las minorías y la adopción de decisiones por mayorías calificadas. El derecho al veto a un tema existió y solo se podría proponer en la fase de aprobación final del Acuerdo; pero ningún partido lo utilizó.

La toma de acuerdos se hizo mediante una mayoría calificada de al menos el 67% del peso legislativo actual y una mayoría calificada de al menos el 67% de los partidos representados. La idea de este doble sistema era asegurar un apoyo de mayoría real a cada uno de los acuerdos.

Se acordó iniciar el proceso en un marco de discreción, lo que permitió avanzar en los temas y dejar para el final la aprobación sin que los partidos se vieran obligados a adoptar compromisos bajo presión externa. Ya presentado el Acuerdo, se corre dicho velo de discreción para “socializar” su contenido y que los diversos grupos de nuestra sociedad generen demanda por su pleno cumplimiento. Un mapa de posiciones de los partidos en los diversos temas queda a disposición de la ciudadanía.

Seguimiento. El Acuerdo es abundante y positivo, identifica objetivos y señala medios. Es ambicioso, pero realista. No pretende concretarlo todo de inmediato, sino en un plazo razonable para cada proyecto. Se espera verlo en algunos proyectos que se puedan promover pronto, que influya en los programas de gobierno y en los compromisos que se hagan en campaña para el siguiente período constitucional. También que sirva como marco para la exigencia ciudadana y para el seguimiento por parte de sectores y organizaciones, y que los medios de comunicación participen en este con plena independencia y lealtad hacia el contenido. Naciones Unidas y el Programa Estado de la Nación darán seguimiento.

Ya hubo diálogo constructivo y reconciliación entre partidos políticos. Otras reconciliaciones esperan con los partidos aún no representados y con el conjunto de la sociedad.

El Acuerdo, mediante la creación del Consejo Económico y Social, retoma e institucionaliza el diálogo como instrumento de nuestra política y desarrollo y contribuye a reducir la desconfianza entre organizaciones y sectores y los enormes costos que causa en términos de gobernabilidad.

Los autores son facilitadores del Acuerdo Nacional entre partidos políticos con representación legislativa.

  • Comparta este artículo
Opinión

Diálogo produjo 59 acuerdos y más

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota