Opinión

Autopistas nacionales

Actualizado el 26 de agosto de 2009 a las 12:00 am

Opinión

Autopistas nacionales

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Como todo “tico” o extranjero que habite en este país, me puse a soñar con la idea de que algún día tengamos autopistas de calidad. La experiencia reciente con la Próspero Fernández revela que la concesión a empresas extranjeras es un arma de doble filo, pues habituados como estamos a pagar nada o casi nada, la gente se pone “chúcara” a la hora de desembolsar el peaje. Pero, como bien dice el refrán, no hay chocolate sin cacao, y creo que, de una u otra forma, la inmensa mayoría de nosotros aceptamos que autopistas y carreteras de calidad exigen un desembolso mayor por parte del usuario.

Sospecho que parte de nuestra resistencia se debe al hecho de que la autopista se haya entregado en concesión a una compañía extranjera y por un plazo que parece excesivo.

Como todos tenemos derecho a soñar –a proponer ideas aunque parezcan descabelladas– aquí va la mía: ¿Por qué no crear una empresa del Estado –al estilo de Correos de Costa Rica; es decir, propiedad del Estado, pero que pueda operar sin las ataduras de la Administración Pública– a cargo de gestionar las autopistas del país? De esta forma, sería el Estado costarricense el que contraería los empréstitos –creo que la banca internacional estará más a gusto prestándole al Estado que a un consorcio multinacional, como lo demuestra el fracaso de los concesionarios de la General Cañas para obtener los recursos para este proyecto–, pero sería esta empresa (“Autopistas Nacionales”) la responsable de administrar cada uno de los proyectos y de generar los recursos para reembolsar los préstamos, dar mantenimiento y sostenibilidad a las autopistas.

Supongo que otros ya lo habían considerado y quizás la idea fue desechada, pero ahí hay una propuesta para resolver el asunto.

  • Comparta este artículo
Opinión

Autopistas nacionales

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota