Opinión

Columnista

Talentos ocultos

Actualizado el 12 de febrero de 2017 a las 12:00 am

Opinión

Talentos ocultos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Estratégica es la decisión de la 20th Century Fox de reservar globalmente el preestreno de la película Talentos Ocultos para mujeres emprendedoras, y agradezco a Discine escoger a ALAS para el lanzamiento de esta extraordinaria historia que visibiliza el talento femenino en las ciencias y matemáticas en una época muy compleja: en plena Guerra Fría, en el apogeo de la Segregación y de la lucha por los derechos civiles.

Es una historia de la vida real que muestra como tres matemáticas negras, Katherine Johnson, Dorothy Vaughan y Mary Jackson tuvieron un papel protagónico en Mercury, el programa de la NASA que hizo posible que Alan Shepard y Gus Grissom volaran al espacio y que John Glenn orbitara 3 veces sobre la Tierra en 1962.

Avance científico per se, semejante hazaña recobraba un valor estratégico para los Estados Unidos en plena competencia, cuando la Unión Soviética había tomado la delantera con el lanzamiento del primer satélite artificial Sputnik 1 (1957) y Yuri Gagarin fuera el primero en orbitar la Tierra (1961).

Mercury se convertiría en una piedra angular en el liderato de los Estados Unidos por la conquista del espacio en los años siguientes y en el arribo del Apolo 11 a la Luna en 1969.

Estas mujeres brillaron en un entorno de doble discriminación, como mujeres trabajadoras y como afroamericanas, en el marco de la lucha contra el odioso “separados pero iguales,” donde los espacios (transporte, barrios, trabajos, baños, hospitales) estaban delimitados para blancos y negros, reservándose a estos últimos los de menor categoría.

Esta película inspira en momentos en que las mujeres no superan el 25% en las áreas de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM) y que un artículo en la revista Science (enero del 2017) muestra cómo los estereotipos de género relativos a la habilidad intelectual y brillantez en favor de los hombres emergen en edades tan tempranas como los 6 años y cómo inciden en las áreas de estudio.

Convencida de que una de las razones de estos estereotipos es la poca visibilidad del talento y brillantez de las mujeres en la historia y en el presente, rescato el valor de esta película y les insto para que lleven a sus hijos e hijas, para derribar barreras y que sirva de inspiración para las niñas. Igualmente, los invito a mirar el anuncio de Audi en el pasado Súper Bowl, es, simplemente, genial.

Nuria Marín Raventós es licenciada en Derecho por la Universidad de Costa Rica y máster en Artes Liberales por Harvard University. Es cofundadora y vicepresidenta del grupo empresarial Álvarez y Marín Corporación.

  • Comparta este artículo
Opinión

Talentos ocultos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota