Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 07 de agosto de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Me sentí estafada

Antibiótico ¢25.000 más caro

Hace pocos días, necesitaba comprar con urgencia dos dosis del antibiótico Elequine, de 750 mg., para administrárselo a mi mamá por vía endovenosa. En la farmacia de la Unibe, en Tibás, un señor muy atento me dijo que solo les quedaba una; que su precio era ¢71.004. Grande fue mi indignación al día siguiente, cuando, en la farmacia de la Clínica Católica, en Guadalupe, me cobraron ¢46.635 exactamente por el mismo producto: una dosis de “Elequine 750” para vía endovenosa. Me sentí estafada por el primer comercio y lanzo aquí la pregunta: ¿quién controla a las farmacias para que cobren lo justo por cada medicamento que venden? Además, ¿puede cada farmacia ponerle el precio que se le ocurra a sus productos?

Larissa Minsky Acosta

Tibás

Fila enBancrédito

El pasado 17 de julio, en la agencia de Bancrédito, en Terramall, había una fila en espera y con un solo cajero, por lo que solicité hablar con el encargado para que nos resolviera la situación. Su respuesta fue: “Hay un cajero en su hora de almuerzo y otro está contando menudo. Somos una agencia muy pequeña y no podemos hacer nada”. ¡Cómo falta organización, creatividad y amabilidad en un banco que recibe menudo, de lunes a sábado, de 1 a 5 de la tarde!

María Eugenia Rojas Rodriguez

Cartago

El mérito de Malala Yousafzai

Ciertamente es una obligación social darle crédito a Malala y reconocer su esfuerzo por darle voz a las mujeres-niñas que en su país no pueden alcanzar sus sueños ni trazar su destino. Personalmente, cuando la oigo o la leo, y veo cómo expresa su admiración por Martin Luther King, por Nelson Mandela, por Gandhi, por la Madre Teresa, por Mahoma, por Jesucristo, por Buda, solo puedo concluir que, definitivamente, sustrajo todo lo mejor de nuestros pensadores globales, pues todos ellos son globales. Ahora bien, siento gran malestar con el editorial de La Nación , del 17 de julio, cuando en su párrafo segundo dice: “ ...pero ojalá no lleguemos a averiguar si existen otras del mismo talante”. Discrepo, pues debemos averiguar y denunciar hechos tan inhumanos como los que le tocó vivir a Malala. Ella es la niña más valiente del mundo porque denunció las vejaciones, no para tener sus cinco minutos de gloria, sino para que otras como ella no sufran lo mismo.

PUBLICIDAD

Alejandra Linner de Silva

San José

Credomatic no cumple

Desde hace muchos años soy cliente fiel de Credomatic. Desde el día 20 de abril realicé un reclamo por millas no acreditadas en mi cuenta. Me respondieron de una manera errónea, pero, a pesar de mis llamadas y correos enviados, ignoraron por completo mi caso, sin importarles mi récord como cliente. Toda una decepción.

José Rojas Gamboa

San José

¿‘FCL en 24 horas’?

Mi esposo se presentó, el pasado martes 23 de julio, a la sucursal del Banco Popular que queda por Correos de Costa Rica, a solicitar el Fondo de Capitalización Laboral (FCL), y ellos, según dicen, ofrecen el servicio en 24 horas. Transcurrido ese tiempo, revisamos la cuenta y no había ningún depósito. Debido a eso, llamamos y nos indicaron que sí se había realizado el depósito, pero mediante transferencia SINPE, y que había que esperar hasta el viernes para que se acreditara la plata. ¿Dónde quedó lo de “Su FCL en 24 horas”?

Andrea Ramírez

San José

Iglesias católicas ruidosas

Durante los meses de junio y julio, los vecinos de Paso Ancho de Oreamuno debimos soportar el estallido de bombetas, casi todos los domingos, por parte de las parroquias circundantes. Tal es el caso de las fiestas de San Antonio en Cot, en que se lanzaron 33 bombetas seguidas desde las 3:30 a. m. hasta las 7:30 a. m.Solicito vehementemente a las autoridades de la Iglesia católica, o a las instituciones competentes, que regulen esta práctica en sus celebraciones o, mejor todavía, que la eliminen copletamente, debido a que irrespeta la paz y la tranquilidad que merecemos los vecinos. Prediquemos con el ejemplo.

Carlos Masís Acosta

Cartago

Sin respuestade Sutel

Según el Reglamento de Prestación y Calidad de los Servicios, en el artículo 98, el operador debe garantizar como mínimo el 80% de la velocidad de Internet contratada. En mi caso, al igual que muchos otros usuarios de Kölbi, no recibimos ni un 20%, por lo que presenté la queja respectiva ante la Sutel con las pruebas correspondientes. Sin embargo, hasta ahora no he obtenido respuesta. Lo que me pregunto es qué está haciendo esta entidad por fiscalizar este tipo de servicio, y cómo puede una empresa ofrecer y cobrar servicios que no puede garantizar.

PUBLICIDAD

Nelson Aguilar Aguilar

San José

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota