Entretenimiento

OPINIÓN

Zapping: Pero qué necesidad...

Actualizado el 03 de septiembre de 2016 a las 11:55 pm

Entretenimiento

Zapping: Pero qué necesidad...

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Zapping: Pero qué necesidad...

“¡Se murió Juan Gabriel!”, dije en voz alta mientras pelaba los ojos ante el mensaje de Whatsapp. “¡Uuuuuuyyyy!”, dijo a mi lado de inmediato un familiar, mientras simulaba que se le caía la mano y daba un par de pasos en pose amanerada.

El gesto fue inocente, sin ninguna mala intención, casi un reflejo. Y estoy seguro de que aquel domingo se repitió en millones de hogares latinoamericanos, de parte de varones heterosexuales acostumbrados a tomarse como una broma la sexualidad de Juan Gabriel. Porque sí: desde nuestra infancia se nos enseñó que era correcto y aceptable burlarnos del divo mexicano. Es más, ¿cómo no hacerlo?

De chiquillo recuerdo que hasta el imitador más mediocre podía montar una parodia de Juan Gabriel y garantizarse el aplauso. La gente siempre se ha desgajado de la risa ante la imagen de un tipo caminando de puntillas que le tira besos a los hombres y recita un par de líneas de Querida.

El 28 de agosto la verdadera noticia fue la muerte de uno de los genios absolutos de la música latinoamericana, influenciador de generaciones de artistas y autor de uno de los catálogos más vastos y versátiles del cancionero en español. Y, aún así, lo que a muchos les nació fue recordar los malos chistes que algún compañero de la escuela les contó 20 años atrás.

El lunes pasado, ya en la oficina, se me acercó un compañero que tratando de hacerse el chistoso me dio las condolencias, pues sabía que el muerto “era mi artista favorito”. La carga venía envuelta en el tono y la pose que adoptó: es el típico chascarrillo de implicaciones gay que se dice entre los varones heterosexuales, precisamente porque “entre los maes es vacilón decirse playadas”.

Me dio cólera, fue inevitable. Nunca fui un ferviente devoto de la obra de Juan Gabriel, pero no por eso puedo negar su tremenda calidad y gigantesca estatura como ícono cultural. Al compañero le dije que no sabía nada de la muerte de mi artista favorito (¡¿se murió Springsteen?!) pero que asumía que se refería a la muerte de Juan Gabriel, uno de los músicos más grandes que ha tenido Latinoamérica y que quien se burlase de él solo confirmaba su ignorancia e intolerancia.

PUBLICIDAD

Mi respuesta no le hizo mucha gracia. Quizá andábamos sensibles.

En 1994, 103 –La Radio Joven– rompió esquemas, atreviéndose a algo que parecía impensable. Un domingo cualquiera, el locutor Mario Barboza anunció que Juan Gabriel entraba en programación con su nuevo sencillo Pero qué necesidad . A muchos escuchas se les paró el pelo: “la loca” de Juan Gabriel en medio de Coolio, 2Unlimited y Ace of Base. Aquello no tenía sentido.

Al final, 103 tuvo la razón: Pero qué necesidad es la canción que Juan Gabriel le legó a nuestra generación. Y hoy, más que nunca, cobra sentido eso de que “no hay como la libertad de ser, de estar, de ir, de amar, de hacer, de hablar, De andar así sin penas...”.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Zapping: Pero qué necesidad...

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Víctor Fernández G.

vfernandez@nacion.com

Jefe de información de Entretenimiento

Es el jefe de la mesa de Entretenimiento, donde tiene a su cargo la coordinación de Viva, Áncora, Teleguía y Revista Dominical. Ingresó como periodista de espectáculos al diario Al Día de Grupo Nación en 1999 y luego pasó a La Nación y al periódico juvenil ...

Ver comentarios
Regresar a la nota