Entretenimiento

PORTADA

Lizzy Caplan habla de escenas de sexo y complejo drama en Masters of Sex

Actualizado el 03 de agosto de 2014 a las 12:00 am

Masters of Sex estrena su segunda temporada con la promesa de grandes cambios para sus personajes, múltiples escenas eróticas y una mirada más profunda a las redes del amor, el sexo y la sociedad, según lo reveló a Teleguía la protagonista, Lizzy Caplan.

Entretenimiento

Lizzy Caplan habla de escenas de sexo y complejo drama en Masters of Sex

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Tráiler de segunda temporada de 'Masters of Sex' (YouTube)

Nadie puede desentenderse del sexo por más que se esfuerce, lo cual no quiere decir, de ningún modo, que lo comprenda. En los años 60, sabíamos mucho menos del tema, pero Bill Masters y Virginia Johnson se propusieron cambiar eso a fuerza de investigación y, casi sin querer, con el propio y apasionado ejemplo. El sexo era una fiesta que vivían los que quería aprender.

Masters of Sex , la serie basada en la vida de los célebres pioneros de la investigación de la sexología, estrena su segunda temporada en HBO tras aclamación unánime en su etapa inicial.

La serie regresará a las pantallas el 8 de agosto a las 9:05 p. m., poco antes de la entrega de los Premios Emmy (25 de agosto) que podrían coronar a tres de sus actores.

Lizzy Caplan compite por el premio a la mejor actriz protagónica en un drama, mientras que Beau Bridges y Allison Janney están nominados como actor y actriz invitada, respectivamente.

La serie volvió a la televisión con una audiencia de 825.000 televidentes en su estreno, tras retener a casi un millón durante su primer periodo. Para esta vez, Masters of Sex promete grandes cambios en la relación entre sus personajes, giros inesperados en la trama y, naturalmente, más sexo.

Al cierre de la primera temporada, el doctor Masters fue despedido de la Universidad de Washington tras la publicación de su estudio sobre los efectos fisiológicos del sexo. El escándalo deja a Virginia desempleada. Los otros personajes que conocimos también atraviesan trances difíciles, como Barton Scully (Beau Bridges), cuya homosexualidad es un frágil secreto, y a su esposa resignada, Margaret (Allison Janney).

Poder sexual. Lizzy Caplan, quien interpreta a la avezada científica Virginia Johnson, conversó con Teleguía y otros medios internacionales en conferencia telefónica. Caplan se confiesa “emocionada” y “apasionada” por este proyecto, que la ha colocado en el spotlight de los dramas televisivos.

“Fue un show por el que quise pelear muy, muy duro para obtenerlo”, confesó. El esfuerzo le ha valido laudos de la crítica y una indagación en nuevas frecuencias dramáticas para ella, quien se ha formado en la comedia – después de todo, fue Mean Girls (2004) la que la puso en camino a la fama –.

PUBLICIDAD

“Había algo en el guion que encontré tan profundamente fascinante, con tantas capas y matices, que no podía dejarlo ir”, dice la actriz.

La historia de la relación entre Masters y Johnson se inspira en la biografía Masters of Sex: La vida y los tiempos de William Masters y Virginia Johnson, la pareja que le enseñó a América a amar (Thomas Maier, 2009).

Caitlin Fitzgerald (izq.) es Libby Masters, esposa del personaje de Michael Sheen. Lizzy Caplan interpreta a Virginia Johnson, su nuevo amor. Fotografías: Cortesía de HBO para LN

En los años 60, ambos indagaron en la respuesta del cuerpo al sexo y la forma en la cual las parejas interactuaban en la cama. Con abundantes experimentos, rompieron añejos prejuicios y abrieron el camino para entender mejor ese placer tan común y tan elusivo.

Según Caplan, la serie sigue de cerca la historia documentada en el libro, relatada por Johnson. “Su historia de vida real es tan fascinante que realmente no hay necesidad de manipularla. Definitivamente, sí agregamos nuevos personajes que no estaban en el libro, pequeñas cosas que ayudan a la narración del programa”, explica.

La pasión y los riesgos de la infidelidad se agitan en esta segunda temporada. Masters y Johnson se enamoraron en la vida real, pero el suyo fue un romance enigmático, prolongado a través de los años y del que sabemos poco más de lo que contó Virginia (quien falleció en el 2013 y no se involucró en la serie).

La tensión entre los investigadores es el combustible para una temporada en la que anuncian atrevidas escenas eróticas y sorpresas en el relato.

“Ya no están en una sala de reconocimiento y eso es muy peligroso para su relación. En el pasado, sus pruebas se llevaban a cabo en un contexto profesional. Ahora seguirán en una habitación de hotel, donde nada les detiene para entrar en un territorio nuevo”, explicó Sheen a la agencia Efe .

Caplan dice que uno de sus mayores retos es transmitir la compleja personalidad de la Virginia real con su interpretación. “No puedo imaginarme haciendo todos los trabajos que tenía Virginia (como investigadora, mujer, madre…), aunque no necesariamente lo maneja todo bien a la vez”, declara.

“Una de las características que la gente menciona cuando habla de Virginia, especialmente quienes la conocieron, es que poseía este carisma, sex appeal y magnetismo al que todos respondían”, cuenta la actriz.

PUBLICIDAD

“Para mí, eso es lo más impresionante: que fuera tan capaz de conectarse con la gente y que tantos se sintieran atraídos por ella”, añade.

Caplan asume el reto de retratar a Johnson y lo que representa para ella: una mujer extraordinariamente sexy en situaciones en las que esa no era una ventaja.

“Otras mujeres desconfiaban de ella y los hombres tendían a aprovecharse, pero encontró al único hombre, el único empleo y el único propósito que celebraban esa fortaleza suya”, explica.

El campo de batalla de Johnson, dentro y fuera del laboratorio, era la cama. Para Caplan, un desafío ha sido proyectar “ese nivel de comodidad que ella sentía con el sexo y con su cuerpo”.

Fotografías: Cortesía de HBO para LN
ampliar
Fotografías: Cortesía de HBO para LN

“Había algo en el guion que encontré tan profundamente fascinante, con tantos matices, que no podía dejarlo ir”. Lizzie Capplan

Íntimo. No por nada las escenas de sexo, llenas de energía y muy honestas, representan uno de los principales retos actorales para ambos protagonistas.

Según Caplan, cada escena de alto voltaje erótico que protagoniza está justificada por la historia que desean contar. “Requiere un tipo diferente de preparación mental. Me siento muy segura cuando llego a esas escenas, y lo más importante es que aún no he sentido ni una escena de sexo en la serie que sea gratuita ni innecesaria”.

Solo en la superficie es un programa sobre sexo: “Es sobre la intimidad, las relaciones humanas y las complicaciones que surgen de la experiencia sexual”.

En tal aventura la acompaña Sheen, a quien Caplan agradece por la química generada entre ambos. Múltiples medios especializados lamentaron la ausencia de Michael Sheen en la lista de los premios, y es un vacío notable: Sheen fue aclamado unánimemente durante la primera temporada de Masters of Sex .

“Michael Sheen merece 100% la nominación. Él es, de lejos, el hombre más comprometido, trabajador y talentoso con el que he tenido el placer de trabajar”, celebra Caplan.

“(Masters) fue, claramente, un hombre al que era difícil conocer: no tenía muchos amigos, si es que tenía del todo. La gente sentía que era, en especial temprano en su vida, un hombre muy frío, muy intimidante y aterrador”, contó Sheen a Wales Online .

Entre la inescrutabilidad del carácter de Masters y la fogosa curiosidad de Johnson, las chispas surgen naturalmente y, según la crítica, son el imán de la serie, el punto alto de su guion.

Para Caplan, Masters of Sex no puede ser visto únicamente como un cuento romántico. “Sí, es una historia de amor, pero es muy compleja. Queremos mantener esa ambigüedad y confusión siempre presentes”, opina la actriz.

Ambos profesionales prosiguen sus estudios, una investigación que se explora a través de arcaicos tabúes en torno al sexo, abundantes experimentos y el ojo clínico que hicieron famosos a los dos. Para el personaje de Caplan, resulta doblemente complicado por ser mujer.

¿Aún existe esa barrera invisible para la mujer? “En la superficie puede parecer menos obvio que en el Medio Oeste de los años 50, pero no toma mucha indagación descubrir que aún nos hace falta recorrer mucho antes de llegar a una equidad real entre los sexos en todas las áreas”, considera Caplan. Para ella, esta inclusión de una mujer fuerte es uno de los puntos altos del show .

La actriz tampoco oculta que su profesión es una de las que deja más de lado a las mujeres, en especial a directoras y guionistas. ¿Le interesaría a ella trabajar en esos campos? “Sí, me encantaría. La idea de dirigir esta serie es sobrecogedora, pero creo que empezar aquí en el programa me daría una red de seguridad que no tendría en otra parte”, confiesa.

Más allá de sus escenas, Caplan siente un fuerte compromiso con el programa que, aunque se ambiente en otra era, habla de hoy. “Aún somos algo puritanos en Estados Unidos”, concluye Caplan.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Lizzy Caplan habla de escenas de sexo y complejo drama en Masters of Sex

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Fernando Chaves Espinach

fernando.chaves@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Coeditor del suplemento Viva de La Nación. Productor audiovisual y periodista graduado por la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre literatura, artes visuales, cine y música.

Ver comentarios
Regresar a la nota