Entretenimiento

Cuerpo del actor fue hallado en un hotel en Vancouver, Canadá

Cory Monteith: el carisma rendido ante las drogas

Actualizado el 15 de julio de 2013 a las 12:00 am

Su rol de Finn Hudson en Glee lo llevó al éxito. Reconoció su adicción a las drogas y, tras su muerte, queda una historia de fama y lucha contra la adicción

Entretenimiento

Cory Monteith: el carisma rendido ante las drogas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Además de participar en la cuarta temporada de Glee, ya no como integrante del coro New Directions, sino como director, Cory Monteith promocionaba la película All The Wrong Reasons. (Fox para La Nación)

Se definía como un hombre que no necesitaba de la fama para ser feliz, por lo que sentía que la notoriedad y gran atención que alcanzó tras interpretar a Finn Hudson, en la serie musical Glee , de alguna forma derrumbaría ese castillo de naipes sobre el cual estaba construida su vida.

Cory Monteith, de 31 años, fue hallado muerto el sábado en una habitación del hotel Fairmont Pacific Rim, en Vancouver, Canadá. Aunque se desconocen las causas de su muerte, pues la autopsia se realizará hasta este lunes 15, los representantes artísticos de Monteith no descartan que haya sido por una sobredosis.

Para quienes lo rodeaban, el actor hizo todo lo que estuvo a su alcance para alejarse de las drogas. Su más reciente ingreso a un centro de rehabilitación, en abril, significó para muchos una nueva oportunidad para que él pudiera lograrlo.

En esos intentos fallidos por retomar las riendas de su vida no estuvo solo. Su novia, Lea Michele, con quien también compartía el rol protagónico en la serie, lo dijo públicamente cuando expresó sentirse orgullosa por el hecho de que decidiera internarse voluntariamente este año.

Muere protagonista de Glee (AFP)

Es esa misma mujer la que hoy pide respeto a su privacidad para lidiar con el momento tan difícil por el cual está atravesando, pues no solo perdió a ese hombre que consideraba el amor de su vida, sino a su mejor amigo.

“Ni siquiera recuerdo la época en que no era mi novio. Nadie me conoce mejor que Cory. Por primera vez en mi vida, me siento muy, muy estable y feliz. Me siento como la chica más afortunada del mundo”, declaró Lea a inicios de este año a la revista Marie Claire .

Orígenes. El actor, que nació el 11 de mayo de 1982 en Canadá, fue hijo menor de Ann McGregor, una decoradora de interiores, y Joe Monteith, un militar. Cuando tenía siete años, sus padres decidieron divorciarse, por lo cual él y su hermano mayor, Shaun, fueron a vivir con su madre.

Pasó por 16 colegios, asistió a programas especiales de educación para jóvenes con problemas. Sin embargo, nada pareció suficiente para controlar su adicción por las drogas que comenzó en la adolescencia.

PUBLICIDAD

Si existió algo por lo que Monteith recibió reconocimiento es por compartir su historia con el mundo, luego de que en el 2011 confesara a la revista Parade que era adicto a las drogas y que luchaba, día con día, para no recaer.

Su realidad fue el resultados de sus “malas decisiones”, como las definió, esas mismas que lo llevaron a dejar el colegio cuando tenía 16 años, robar a su familia y amigos para poder comprar drogas y vivir prácticamente en la calle.

“Viví una montaña rusa cuando abandoné la preparatoria a los 16 años y mi vida se salió de control. Soy afortunado de estar vivo. Me metía todo lo que encontraba y en la cantidad que fuera, tuve un problema serio”, declaró a la revista.

Luego de que su familia y amigos le hicieran una especie de intervención, Cory ingresó, por primera vez, a una centro de rehabilitación a los 19 años.

"Viví una montaña rusa cuando abandoné la preparatoria a los 16 años y mi vida se salió de control"

A partir de entonces supo que mantenerse alejado de las drogas no sería nada fácil, pero no parecía dispuesto a rendirse.

Trabajó como taxista, chofer de un bus escolar y dependiente en Wal-Mart, por lo cual siempre bromeaba con el hecho de que sabía lo que era vivir con un pago de poco menos de $5 la hora.

No consumía drogas, pero la tentación era grande. Por eso, cuando comenzaba a sentirse perdido de nuevo, él halló en la música y en la actuación el camino para reencontrarse con el hombre que deseaba ser.

En el 2004, da el paso al frente y obtiene pequeños papeles, por lo que no resultaba extraño verlo como un particular vaquero en Smalville , un surfista en la serie Killer Instinct o como el joven Mitchell en Stargate SG-1 .

Participó en películas como Destino final 3 y Sisters & Brothers. Si algo destacaban de él los productores y directores con los que se relacionaba, era su disposición de interpretar cualquier personaje, por más pequeño que fuera.

Para sus miles de seguidores, Monteith será recordado por su personaje de Finn, un galán deportista que decidió combinar su faceta de atleta con el canto y el baile, y con el que debutó en las pantallas de Fox en el año 2009.

PUBLICIDAD

"No quiero que los niños piensen que está bien el dejar la escuela y drogarse, para luego ser actores famosos"

Disfrutaba asistir a los encuentros de fanáticos de la serie Glee , ya que no veía la fama como esa razón para sentirse pleno y realizado. Era capaz de brindar ayuda, aunque, realmente, fuera él quien más la necesitaba.

“No quiero que los niños piensen que está bien el dejar la escuela y drogarse, para luego ser actores famosos. Lo importante es que todas las personas den el máximo de su capacidad y vayan tras su sueños, como lo hice yo. Lo importante es poder levantarse de las caídas”, afirmó en una de sus últimas entrevistas a la revista People .

Esa honestidad fue la que creó un vínculo especial entre Cory Monteith y sus seguidores. Esos mismos que hoy, entre la tristeza y el asombro, lo recuerdan como ese hombre que nunca temió mostrarse vulnerable ante la vida.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Cory Monteith: el carisma rendido ante las drogas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Lysalex Hernández A.

lysalex.hernandez@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Coordinadora editorial en la Revista Teleguía de La Nación. Licenciada en Periodismo Social por la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre documentales, series de TV y streaming y todo lo relacionado al mundo del entretenimiento.

Ver comentarios
Regresar a la nota