Entretenimiento

Este miércoles, en el Teatro Nacional, a las 7 p. m.

Gracias por el teatro, Ana Poltronieri

Actualizado el 22 de abril de 2015 a las 12:00 am

Homenaje. El sector cultural reconocerá la labor de la actriz y docente Ana Poltronieri, personaje histórico de la escena teatral costarricense

Entretenimiento

Gracias por el teatro, Ana Poltronieri

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El nombre de Ana Poltronieri invoca en Costa Rica recuerdos de teatro, todos ellos buenos. A la josefina (pero de padres italianos) de 86 años, se le reconocerá este miércoles como “baluarte” de la escena teatral, tanto en las tablas del país como en sus aulas.

Versátil. Sara Poltronieri ha interpretado en su vida una paleta amplia de emociones. A sus 86 años, ha dejado  de trabajar, pero nunca de enseñar. Archivo de La Nación.
ampliar
Versátil. Sara Poltronieri ha interpretado en su vida una paleta amplia de emociones. A sus 86 años, ha dejado de trabajar, pero nunca de enseñar. Archivo de La Nación.

La Poltro, como se le conoce, tuvo el privilegio de ver graduarse a sus estudiantes para, después, compartir con ellos como colega.

Recibió y formó a otros grandes personajes del teatro tico como profesora de Dicción de la Escuela de Artes Dramáticas de la Universidad de Costa Rica.

Por la universidad, de hecho, conoció el teatro cuando vio en 1952 un ensayo al aire libre y de improviso terminó leyendo uno de los papeles.

Para seguir trabajando, a Poltronieri le tocó encubrir y mentir a su familia, asegura Rolando Trejos, vestuarista de la Compañía Nacional de Teatro, quien la entrevistó hace unos días para un video pequeño del Centro Costarricense de Producción Cinematográfica. La producción se proyectará esta noche durante su homenaje en el Teatro Nacional.

Trejos se reservaba para Poltronieri el nombre de “la mamá del teatro”, como la llamó en los montajes que trabajaron juntos,

La imagen de matrona es quizás lo que más identifica a Poltronieri. El actor y director Mariano González, tiene presente cómo lo reconfortó antes de su primer papel protagónico, por ejemplo.

González la recuerda como una actriz versátil y con capacidad para la improvisación. Ambas cualidades le permitieron ser miembro de importantes montajes. Entre ellos obras de Samuel Rovinski ( Las fisgonas de Paso Ancho ), Alberto Cañas (La segua y El héroe ) y otras universales, como La visita de la vieja dama , de Friedrich Dürrenmatt, en la que encarnó al personaje principal, Clara, y por el que obtuvo uno de sus Premios Nacionales de Cultura a la mejor actriz (1988).

Su último premio se lo entregó el Instituto Internacional del Teatro Mi vida en el Teatro, en el año 2001.

Leyenda. La admiración la comparten quienes han conocido de ella de oído y de quienes fue amiga.

Gladys Catania, por ejemplo, rememora haberla conocido cuando llegó de Argentina, en 1967, pero se hicieron amigas hasta un año después.

PUBLICIDAD

Se presentaron juntas en un montaje de la Compañía Nacional de Teatro que recuerda con mucho cariño, La loca de Chaillot (1980), con otra de las mujeres de la época dorada del teatro: Sara Astica.

“Cada vez que me ha tocado compartir escenario con ella, mi admiración con su trabajo es enorme”, afirma Catania, de Poltronieri. “Mantiene tanto mi afecto como de todo el medio teatral en un lugar privilegiado”.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Gracias por el teatro, Ana Poltronieri

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Natalia Díaz Zeledón

ndiaz@nacion.com

Periodista de entretenimiento y cultura

Periodista del suplemento Viva de La Nación. Productora audiovisual y periodista de la Universidad de Costa Rica. Se especializa en temas de artes escénicas, música, cine y televisión. 

Ver comentarios
Regresar a la nota