Entretenimiento

Edición del 17 de abril

Esta semana en 'Revista Dominical': El limbo de los indígenas ngöbes

Actualizado el 15 de abril de 2016 a las 02:25 pm

Miles de humanos cruzan la frontera entre Panamá y Costa Rica para cosechar café, creando un embrollo legal y social difícil de modular.

Entretenimiento

Esta semana en 'Revista Dominical': El limbo de los indígenas ngöbes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
(Lucas Iturriza.)

San José (Redacción)

Este domingo 17 de abril la Revista Dominical viene cargada de reportajes de numerosos temas, además de nuestras clásicas secciones fijas, como la Tinta fresca, las Telefotos y La nota curiosa.

Este año, un costarricense se alzó con un nuevo Récord Guinness: hablamos de Andrés Borrasé, quien ha sido reconocido por tener la más larga trayectoria como director de un medio impreso de circulación nacional.

Le contamos la historia del señor Borrasé, ancla ideológica de La Prensa Libre, el periódico más antiguo de Costa Rica, al que él le dedicó casi 59 años de su vida desde la silla de director.

En Inglaterra, un modesto equipo de fútbol formado por jugadores rechazados y un entrenador tildado de fracaso está a punto de coronarse campeón ante los favoritos multimillonarios de siempre. Es la épica aventura del Leicester City, y se la narramos con todos los detalles.

* * *

Nuestro texto de portada documenta el limbo legal y social provocado alrededor de los miles de indígenes ngöbes que ingresan periódicamente al país para recolectar café.

Para esta portada contamos con la pluma invitada del periodista Randall Zúñiga, quien también nos cuenta sobre un proyecto que pretende mejorar esta situación en la zona sur del país.

Estas son las palabras de Zúñiga sobre su experiencia elaborando este reportaje.

Las fronteras son cicatrices. Los seres humanos, cruzados por ellas, quedamos marcados por la fuerza de los bordes o por la gente. Para este artículo, ambos son mi caso.

Viajé a San Vito un domingo de marzo en la noche. Recorrí el cerro, Pérez Zeledón, las piñeras, los primeros cafetales bajo la oscura profundidad de un sur transfronterizo. Me perdí de ver la cordillera talamanqueña y la profundidad del Parque La Amistad, con la que me reencontré de regreso, una mañana luminosa, tres días después.

Mi llegada a cada casa de las familias ngöbes beneficiadas por el programa Chiriticos, del TSE y el ACNUR, lo hice acompañado de un sol soberbio y el trabajo carismático y constante del joven estudiante de Trabajo Social Cristian Morera, la ficha de ambas instituciones para conectar con la gente.

A bocanadas, cada familia nos convidaba de la sombra de los aleros y de los árboles frutales. Y de sus historias, que nos volvían a encandilar.

PUBLICIDAD

Aquellas historias fueron retratadas por el fotógrafo Lucas Iturriza, como quien traduce del ngöbe al español.

Ya habíamos trabajado juntos cuando preparamos, para la Revista Dominical, el artículo Telire: tierra adentro. En ese trabajo mostramos un viaje a la comunidad cabécar de Alto Telire, en Talamanca, siguiendo a un grupo de médicos y asistentes de la CCSS y técnicos del ICE.

Aquel texto y aquellas imágenes fueron publicados el 8 de febrero del 2015. Pocos meses después, parte de aquel material fotográfico y otro recogido por Iturriza en todo el país fue expuesto en el Museo Nacional de Costa Rica bajo el lema 'Somos Todos Costa Rica'.

Nuevamente un trabajo etnográfico de Lucas es expuesto, ahora en el Museo de Arte Costarricense: Chiriticos. La visibilización que alcanza su trabajo, más allá de la apertura de los museos para mostrar fotografía documental, revela otro logro: la visibilización de la diversidad total de un país multiétnico y pluricultural.

En el caso de Chiriticos el foco está puesto sobre la población ngöbe en riesgo de apatridia: eso de no pertenecer a ningún país y, por tanto, no gozar de Derechos Humanos fundamentales.

Las historias dentro del artículo y la obra visual de Iturriza procuran ayudar a entender la situación de riesgo, la problemática estructural y la buena voluntad de instituciones y distintos actores, como el ACNUR y el TSE.

En días en que recibimos noticias constantes de violación a distintos derechos de poblaciones indígenas y se atisba una nueva crisis migratoria, es necesario que esa marca de las fronteras que marca la vida de las personas resulte tangible y trascienda la historia del "otro" hasta llegar a la propia.

La crudeza del contexto -en fotografías y texto- es acompañada siempre por gestos y miradas que humanizan la historia, que tienden puentes desde el sur –a tiro de piedra con Panamá- hasta quien así lo quiera.

–Randall Zúñiga

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Esta semana en 'Revista Dominical': El limbo de los indígenas ngöbes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota