Entretenimiento

El orgullo de los morados

Actualizado el 27 de noviembre de 2016 a las 12:00 am

Saprissa dejó su huella en la historia al obtener el tercer lugar en el mundial de clubes de 2005.

Entretenimiento

El orgullo de los morados

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Saprissa puede darse el lujo de decir que es el único equipo de Centroamérica que ha sentido qué es estar en un Mundial de Clubes.

(Documental) Saprissa en el Mundial de Clubes - 10 años después de la gloria (Adrián Soto H., René Valenzuela)

Los morados sacan pecho de su máximo logro a nivel internacional, con justa razón, pues a nivel de clubes es lo más grande que se ha vivido en Costa Rica.

“Debe ser el primer lugar en la vitrina de la historia en el Saprissa”, considera José Francisco Porras, portero morado en el 2005.

Bolaños abrió la cuenta. El volante de Saprissa Cristian Bolaños anotó el gol con el que Saprissa venció al Sydney en el arranque del Mundial de Clubes.

Saprissa realizó la proeza de eliminar a Monterrey y Pumas de México en los estadios mexicanos, para así sellar su pase a algo inédito e irrepetible hasta el momento: un mundial de Clubes.

La Nación estuvo muy de cerca con los morados, pese a la distancia y diferencia horaria con Japón.

Eliseo Quesada, hoy editor de deportes, viajó a Japón para estar en el logro más importante hasta el momento de los clubes del país.

“Era todo un reto enviar noticias que mantuvieran vigencia, porque nuestro cierre se producía cuando en Japón la tarde apenas comenzaba”, dijo Quesada.

El 12 de diciembre de 2005, los tibaseños saltaron a la cancha del estadio Toyota para medirse a un desconocido Sydney de Australia, a quien vencerían con gol de Christian Bolaños.

Golazo de Rónald Gómez. Rónald Gómez culminó un gran Mundial de Clubes para Saprissa con un gol al minuto 89, en juego ante el Al-Ittihad de Arabia Saudita por el tercer lugar.

“Cuando hice el gol estaba muy contento, pero cuando volví a ver al cielo dedicándoselo a mi papá me desconecté, tenía que desahogarme”, dijo Bolaños, quien meses antes sufrió la muerte de su padre.

Los morados avanzaron a semifinales, donde enfrentaron al Liverpool de Inglaterra, pero tenían la convicción de ganar.

“Hernán Medford nos hizo ver que podíamos hacerles daño”, comentó el volante Randall Azofeifa.

Los ingleses se dejaron el pase a la final con dos goles de Petr Crouch y uno del volante Steven Gerrard.

Después de esa derrota, el mensaje de Hernán Medford fue muy claro: “Vamos por el tercer lugar”.

Medford sacó pecho. Hernán Medford dirigía en ese momento al Saprissa y consideró histórico el logro de los morados.

El 18 de diciembre, Saprissa gestaría quizá su momento más glorioso, al vencer al Al-Ittihad de Arabia Saudita por 3-2. Los tantos morados fueron un doblete de Álvaro Saborío y un gran balazo de Rónald Gómez.

Liverpool se impuso. Las diferencias se notaron en el juego ante los ingleses, Saprissa no pudo acceder a la final, pero estuvo a la altura.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

El orgullo de los morados

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Steven Oviedo

steven.oviedo@nacion.com

Periodista de Deportes

Periodista digital en la sección de Deportes. Licenciando en Producción de Medios y Máster en Comunicación Organizacional en la Universidad Latina. Cubre fútbol nacional e internacional, NBA y NFL.

Ver comentarios
Regresar a la nota