Entretenimiento

Recuerdos

Tesoros que cuentan historias: la nueva exposición del Museo Juan Santamaría

Actualizado el 04 de agosto de 2013 a las 12:00 am

La nueva exhibición permanente del Museo Histórico Cultural Juan Santamaría saca a la luz objetos con relatos sorprendentes sobre nuestra historia patria.

Entretenimiento

Tesoros que cuentan historias: la nueva exposición del Museo Juan Santamaría

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Se cuenta | QUE ESTE ÓLEO DE JOSÉ MARÍA CASTRO MADRIZ ESTABA HECHIZADO.

Dados y lentes usados por estadounidenses de mediados del siglo XIX; vajilla y armas que pertenecieron a soldados costarricenses que pelearon en la guerra de 1856 contra William Walker y los filibusteros; uniformes y espadas de expresidentes de Costa Rica durante el siglo XIX; clavos, cepillos de madera y hasta una vinajera de Granada, Nicaragua, con más de 100 años de existencia. Los objetos históricos, como estos que se encuentran en el Museo Histórico Cultural Juan Santamaría, tienen un encanto que hasta dispararía la imaginación de Hollywood, con una versión centroamericana de películas taquilleras como Indiana Jones . Pero también representan un material de oro para la investigación arqueológica e histórica.

En una urna de madera hay un pequeño relicario dorado que acompañó a un costarricense cuando fue a pelear contra los filibusteros de William Walker. No se sabe su nombre ni qué esperanzas depositó en el pedacito de tela que resguarda el vidrio, como una reliquia. Pero hoy podemos imaginar su historia gracias a su donante, el médico Bernal Monge, y a este Museo que ha decidido compartir gran parte de la colección institucional con el público.

Al igual que Monge, familias de los héroes de la guerra contra los filibusteros y algunos coleccionistas privados, han decidido desprenderse de estos tesoros de la historia nacional para que los resguarde el Museo Histórico Cultural Juan Santamaría, y sea posible preservarlos para las siguientes generaciones. Por primera vez, muchos de estos tesoros se muestran públicamente. Se trata de la nueva exhibición permanente “Caminos de Libertad”, inaugurada el miércoles pasado. (Ver recuadro “Si ellos hablaran”).

De acuerdo con Juan Madrigal, director del Museo, la institución, desde sus primeros pasos en la década del 1970, realizó una vital tarea editorial que ha divulgado investigaciones relevantes sobre la Campaña Nacional.

Sello de Braulio Carrillo: Se trata de un pequeño objeto con mango de madera y sello de bronce.  Perteneció al jefe de Estado Braulio Carrillo.
ampliar
Sello de Braulio Carrillo: Se trata de un pequeño objeto con mango de madera y sello de bronce. Perteneció al jefe de Estado Braulio Carrillo.

También ha recuperado, gracias a su labor de hormiga, parte del patrimonio del período existente en el país.

Con la nueva exhibición, cuenta Madrigal, se busca acercar a nuevos públicos, interesarlos en la historia de la Campaña Nacional, pero con un enfoque más centroamericano, y recapitular este capítulo de la vida regional con amplitud, desde sus orígenes hasta sus últimas etapas, y mencionando las distintas versiones existentes. De ahí el interés de promover una exhibición amplia en enfoques y objetos. Quien lideró el proceso creativo y la realización de la nueva exhibición fue el artista plástico Carlos Aguilar, con base en un guion museográfico original del historiador Antonio Vargas.

PUBLICIDAD

A lo largo de tres décadas, el Museo Juan Santamaría ha ido recuperando parte de los objetos que, en la primera mitad del siglo XX, asombraban a los abuelos, algunos de los cuales hoy están en manos privadas. Las donaciones libres, la compra a anticuarios, así como traspasos y préstamos de objetos por parte del Museo Nacional al Museo Juan Santamaría, han permitido a esta última institución reconstruir parte del acervo patrimonial original. Sin embargo, las puertas están abiertas para nuevos donantes.

La Revista Dominical recorrió las salas de la nueva exhibición del Museo y encontró una colección de asombros que cuentan noticias de cuando la patria era joven. Según Carlos Aguilar, productor y director creativo de la exhibición, los visitantes viajarán por medio de distintos estímulos auditivos, visuales y hasta táctiles, con una propuesta que pretende complacer las exigencias deniños, jóvenes, adultos y adultos mayores, desde personas con pocos conocimientos sobre historia hasta expertos en el campo.

La quema del Mesón: Óleo sobre tela pintado por Enrique Echandi. Presenta al héroe nacional Juan Santamaría, soldado alajuelense, en el momento de quemar el Mesón de Guerra, en la batalla de Rivas, el 11 de abril de 1856. Esta pintura afectó la carrera de Enrique Echandi. Fue muy criticado por la prensa por presentar una escena de guerra realista, con un héroe herido y débil, rodeado de cadáveres, y no uno que se lanza al acto heroico “sonriente a morir”. La visión de Echandi chocó con la versión oficial, que durante la misma década inauguraba bronces gloriosos sobre la gesta, los cuales alentaban el patriotismo y disponían el ánimo en favor del sacrificio en caso necesario. Las críticas impidieron que el cuadro representara a Costa Rica en una exhibición centroamericana de arte. Data de 1896.
ampliar
La quema del Mesón: Óleo sobre tela pintado por Enrique Echandi. Presenta al héroe nacional Juan Santamaría, soldado alajuelense, en el momento de quemar el Mesón de Guerra, en la batalla de Rivas, el 11 de abril de 1856. Esta pintura afectó la carrera de Enrique Echandi. Fue muy criticado por la prensa por presentar una escena de guerra realista, con un héroe herido y débil, rodeado de cadáveres, y no uno que se lanza al acto heroico “sonriente a morir”. La visión de Echandi chocó con la versión oficial, que durante la misma década inauguraba bronces gloriosos sobre la gesta, los cuales alentaban el patriotismo y disponían el ánimo en favor del sacrificio en caso necesario. Las críticas impidieron que el cuadro representara a Costa Rica en una exhibición centroamericana de arte. Data de 1896.

El retrato hechizado

En una pared, en la sala donde se reconstruye cómo era Costa Rica poco antes de enfrentar la amenaza filibustera, existe un óleo del expresidente José María Castro Madriz, antecesor de Juanito Mora. En 1848, Castro Madriz proclamó República a Costa Rica y culminó las gestiones que ya había iniciado una década atrás don Braulio Carrillo para separar al país de la Federación Centroamericana. Más allá de la historia, el óleo de Castro Madriz encierra una leyenda.

Se trata del “retrato hechizado” original, bautizado de esa manera por Gonzalo Chacón Trejos, en su libro Tradiciones Costarricenses. El óleo fue pintado por el artista francés Aquiles Bigot en 1867, y de acuerdo con Chacón Trejos, el presidente “del lado del corazón tiene una perforación que atraviesa el metal... El embrujo del retrato del doctor Castro ¿fue hecho por un enemigo mortal? ¿Lo hizo una mujer enamorada? Eso no se sabrá nunca”, sostiene Trejos.

Por su parte, Carlos Aguilar asegura que el historiador Rafael Obregón Loría le mostró –cuando aún el cuadro era de su propiedad, hace varios años– unas letras que estaban alrededor de la cabeza de Castro Madriz. Sin embargo, el cuadro ya no las tiene. ¿Por qué, cuándo y cómo desaparecieron? Eso es parte del misterio.

PUBLICIDAD

Lo que sí podemos saber es que Costa Rica, en tiempos de esa pintura, mezclaba entre sus gentes las creencias heredadas de la colonia con nuevas propuestas racionales impulsadas por la Ilustración y distintas formas de entender el más allá. Y las figuras políticas no escapaban de estas creencias.

Sello de don Braulio

A pocos metros del óleo legendario, hay un pequeño objeto con mango de madera y sello de bronce. El registro documental del Museo señala que perteneció a Braulio Carrillo Colina, Jefe de Estado entre 1835 y 1837; y luego, entre 1838 y 1842. Pocos vestigios de ese período se exhiben en los museos de Costa Rica. Quizás con ese sello, Carrillo oficializó el Decreto de Bases y Garantías, una de nuestras primeras constituciones, o entintó la disposición para eliminar la Ley de la Ambulancia y establecer definitivamente la capital en San José. Todo esto desembocó en la Guerra de la Liga de 1835, que enfrentó a Heredia, Cartago y Alajuela contra San José.

Espada: Original del siglo XIX. Procede de la Guerra de Secesión de Estados Unidos (1861-1865), en la que participaron algunos de los filibusteros que, años antes, habían peleado junto a William Walker en Nicaragua. Esta espada tiene la siguiente leyenda:   “Lieut. Alexander Atkinson through twenty engagement in the rebelion front. April 17th 1861-July 4th 1865” . De la colección de Raúl Cerdas.
ampliar
Espada: Original del siglo XIX. Procede de la Guerra de Secesión de Estados Unidos (1861-1865), en la que participaron algunos de los filibusteros que, años antes, habían peleado junto a William Walker en Nicaragua. Esta espada tiene la siguiente leyenda: “Lieut. Alexander Atkinson through twenty engagement in the rebelion front. April 17th 1861-July 4th 1865” . De la colección de Raúl Cerdas.

Muy cerca está la silla de Jesús Apolinar Soto, militar que fuera padre del presidente Bernardo Soto, de quien también se exhibe una espada. Se podrá encontrar en esa sala un sombrero del expresidente Tomás Guardia y un encendedor con una historia particular.

La llama de Cañas

Se trata de una pieza fabricada en oro, plata, algodón y pedernal. Tiene una lámina que reza: “Al señor General José María Cañas”. Fue entregado por este militar salvadoreño, héroe de la Campaña Nacional contra los filibusteros, poco antes de morir. Según una tradición, lo hizo al capitán Rafael Gómez, oficial encargado de fusilarlo el 2 de octubre de 1860, en Puntarenas.

Cañas ayudaba a Mora a recuperar el poder que le habían arrebatado, en golpe de Estado, los generales Máximo Blanco, Lorenzo Salazar, el doctor José María Montealegre y el empresario Vicente Aguilar.

Cuenta la tradición que el capitán Gómez se llevó el encendedor a Panamá, donde lo apostó y lo perdió. Lo recuperó el empresario Guillermo Nanne, quien se lo devolvió a la viuda de Cañas, Guadalupe Mora, hermana del expresidente Mora. Hoy está en exhibición para todos los costarricenses, como también lo estará la última carta que Cañas envió a su esposa, escrita dos horas antes de morir, y que fue donada al Museo Juan Santamaría por los descendientes de la familia del general, el día de la inauguración de Caminos de Libertad.

De su puño y letra

Para reconstruir la historia, se requiere hacer presentes sus distintas versiones. En Caminos de Libertad, hay una sala que cuenta los acontecimientos de 1856-1857 desde cuatro puntos de vista, y los visitantes deben elegir cuál de ellos desean recorrer: la versión costarricense, la de Nicaragua, la de Inglaterra o la de EE.UU.

En “el camino estadounidense”, por ejemplo, un bono con la firma original de William Walker como presidente de Nicaragua, se constituye en testigo y prueba de cómo premiaba económicamente el jefe filibustero a sus seguidores. Muchos se integraron después a la guerra civil norteamericana (1861-1865) que enfrentó a los estados sureños contra los del Norte. Esto justifica que se exhiba, en una de las salas, una espada que perteneció al militar Alexander Atkinson, y que tiene sobre ella un texto grabado que conmemora las 20 batallas en las que estuvo.

hora final

Del presidente Juan Rafael Mora solo existen cuatro huellas materiales: una jofaina con aguamanil, un escritorio personal donde posiblemente firmó sus legendarias proclamas, y dos trágicos vestigios: un tronco del árbol bajo cuya sombra fue fusilado y un plomo de una de las balas que le segó la vida.

Sin embargo, los soldados rasos que acompañaron al presidente a pelear contra Walker comparten también el protagonismo del mandatario.

En Caminos de Libertad se exhibe la medalla otorgada a Nicolás Aguilar, de Barva de Heredia, quien se destacó en la toma del puerto de La Trinidad, en el río San Juan, en enero de 1857.

También está una bala de cañón hallada en ese río y la cajita de pólvora que portó en las batallas de la Campaña Nacional el soldado y zapatero costarricense José Agustín Chaves.

Esta exposición busca interesar al público en la historia centroamericana, pero también motivar a los poseedores de patrimonio material a compartir, desde el Museo, sus tesoros con los visitantes de hoy y del futuro, nacionales y extranjeros.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Tesoros que cuentan historias: la nueva exposición del Museo Juan Santamaría

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota