Entretenimiento

La nota curiosa

Nota curiosa: La pereza podría tener origen genético

Actualizado el 16 de marzo de 2014 a las 12:00 am

Entretenimiento

Nota curiosa: La pereza podría tener origen genético

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Es probable que la ciencia haya dado con una explicación fisiológica para entender esa pereza recurrente que sentimos cuando nos toca levantarnos del sillón donde reposábamos cómodamente.

No hacer   ningún tipo de ejercicio eleva los daños celulares causados por  la falta de estos dos genes.  | FOTO: ARCHIVO
ampliar
No hacer ningún tipo de ejercicio eleva los daños celulares causados por la falta de estos dos genes. | FOTO: ARCHIVO

Al parecer, esta mutación genética influye en el metabolismo e interrumpe la liberación de dopamina que se produce en nuestro cuerpo cada vez que nos ejercitamos

Se dice que a quienes les cuesta realizar actividad física podrían haber perdido dos genes trascedentales para que los seres humanos seamos más activos.

Así se desprende de un estudio realizado en la Universidad McMaster, en Canadá,. Los investigadores trabajaron con ratones, algunos de los cuales carecían de estos dos genes que controlan específicamente la actividad de la proteína AMPK.

Según la investigación, este tipo de proteína regula la cantidad de mitocondrias que hay en las células de los animales. A menor cantidad de mitocondrias, más les cuesta a los músculos absorber la glucosa y esto se traduce en niveles más bajos de energía.

Gregory Steinberg, coautor de dicho trabajo, explicó a la agencia de noticias canadiense PostMedia News que, en el experimento, mientras los ratones normales corrían varios kilómetros, los que habían perdido estos dos genes solo lograban hacer carreras sumamente cortas, “pese a que en apariencia están sanos y son idénticos al resto”, comentó.

Además, al parecer esta mutación genética influye en el metabolismo e interrumpe la liberación de dopamina (sustancia asociada con la recompensa y el placer físico) que se produce en nuestro cuerpo cada vez que nos ejercitamos.

La dopamina logra crear una relación mental positiva con respecto al ejercicio, mientras que la falta de esta sustancia en los ratones los convertía en animales inactivos y obesos.

Actualmente, estudios de la misma universidad así como investigaciones elaboradas en otras facultades médicas, trabajan por encontrar compuestos químicos que logren revertir los efectos de esta condición y extrapolar los resultados a los seres humanos.

A pesar de tales avances, los haraganes no pueden recostarse todavía en la ciencia, ya que la cura para los perezosos aún sigue sin ser descubierta.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Nota curiosa: La pereza podría tener origen genético

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota