Entretenimiento

La nota curiosa

Nota curiosa: Lluvia dorada en el cosmos

Actualizado el 10 de mayo de 2015 a las 12:00 am

Entretenimiento

Nota curiosa: Lluvia dorada en el cosmos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Todos recuerdan el nombre de Yuri Gagarin, son pocos quienes ubican a John Glenn.

"Tenía literalmente miles de pequeñas, luminosas partículas arremolinándose alrededor de la cápsula y alejándose de mí a unos cinco u ocho kilómetros por hora. Ahora que estoy bajo un brillante sol, parecen haber desaparecido", John Glenn

Los rusos ya había orbitado la Tierra en un par de ocasiones para cuando el primer estadounidense hizo maletas para aquel viaje redondo. Los estadounidenses se estrenaron en aquel periplo extraterrestre en 1962, y su primer astronauta en recorrerlo, Glenn, percibió un misterioso fenómeno dorado en aquel viaje desde su módulo Friendship Seven.

“Trataré de describir en medio de lo que estoy aquí”, transmitió a la Tierra. “Estoy en medio de una gran aglomeración de partículas pequeñas, están brillantemente iluminadas, como si fueran luminiscentes. Nunca he visto nada igual. Ellas me rodean un poco, se aproximan a la cápsula y parecen pequeñas estrellas. Toda una lluvia de ellas se me viene encima”.

Tras el reporte, se especuló que aquello era un efecto lumínico, se temió que pudiera deberse a un desperfecto del módulo o incluso que pudiera ser producto de la imaginación de Glenn. También hubo quienes trataron de encontrar un significado espiritual a aquellas “luciérnagas”. ¿Acaso era la prueba de la existencia de ángeles?

Respuesta

La incógnita jugó con la imaginación hasta que viajes posteriores fueron develando el misterio.

John Glenn   orbitó la Tierra en 1962. El astronauta  regresó al espacio 36 años después, en un programa experimental  de la Nasa sobre los efectos de la vida extraterrestre en adultos mayores. Tenía 77 años. | FOTO: NASA
ampliar
John Glenn orbitó la Tierra en 1962. El astronauta regresó al espacio 36 años después, en un programa experimental de la Nasa sobre los efectos de la vida extraterrestre en adultos mayores. Tenía 77 años. | FOTO: NASA

Las luciérnagas eran orines y sudor de astronauta. Eran pequeñas piezas blancas de hielo que se condensaban a un lado de la nave, se calentaban cuando el sol las irradiaba y después se volvían a congelar en flotación.

“Su fuente era el agua liberada en el proceso de intercambio de calor que enfriaba nuestros trajes espaciales. Otra fuente era la orina. Soy aficionado a decir que meamos a todo el mundo, a pesar de los lamentos que vengan de la audiencia”, dijo el astronauta Walter Wally Schirra en entrevista con el podcast del sitio Space Collect.

Uno podría decir que, bajo la luz adecuada, incluso unas humildes aguas menores lucen como una constelación hermosa. También se puede decir que pecamos de pedigüeños cuando no nos basta el asombro de un tipo que regresa a la Tierra después de ser lanzado al vacío, sino que pedimos mayores maravillas celestiales.

Por lo pronto, las lluvias doradas ya no existen para los astronautas: sus emisiones se reciclan para su consumo. Otro prodigio.

PUBLICIDAD

Aclaración:Esta nota fue editada de su versión original para hacer notar que John Glenn no fue el primer astronauta estadounidense en abandonar la atmósfera de la Tierra, sino el primero en orbitar el planeta.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Nota curiosa: Lluvia dorada en el cosmos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota