Entretenimiento

Colección salió al mercado en setiembre

María Callas, la diva absoluta, vuelve impecable

Actualizado el 07 de octubre de 2014 a las 12:00 am

Aunque tuvo una vida llena de tragedia, el legado de la celebérrima soprano trascendió su muerte. La remasterización completa de su catálogo musical es una joya en las colecciones de los amantes de la ópera

Entretenimiento

María Callas, la diva absoluta, vuelve impecable

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Arrasadora. Las mujeres sufridas y las malvadas de las óperas eran interpretadas con maestría por María Callas. Aquí la vemos como Violetta en La traviata en 1958. Houston Rogers.

Dicen que genio y figura hasta la sepultura; sin embargo, en el caso de la soprano María Callas (1923-1977), su legado triunfó sobre la muerte.

En setiembre, Warner Classics anunció con bombos y platillos el lanzamiento de la remasterización de todas las grabaciones originales que la artista realizó entre 1949 y 1969, época dorada en que la griega-estadounidense se convirtió en la voz que coronó con total maestría las mejores obras jamás escritas para voces femeninas, al punto de que se le considera la mejor cantante del siglo XX.

Es una caja en la que contiene 69 discos con todas las interpretaciones que realizó la Divina, como la llamaban.

La compilación viene con un lujoso libro con correspondencia de la artista , fotos inéditas y una amplia biografía.

Esta enorme producción es el fruto de 18 meses de investigación y trabajo sobre los documentos y las cintas madre de su época.

El trabajo fue realizado en los famosos estudios Abbey Road, donde Los Beatles grabaron la mayor parte de su discografía.

Cada obra de la artista se trató como si se fuera la restauración de una antigua pieza de museo.

Allan Ramsay, jefe del equipo de cuatro personas que trabajó en este proyecto, explicó que a diferencia de las remasterizaciones que se hicieron en 1980 y 1997, la del 2014 está libre de los problemas técnicos que aquellos trabajos poseían.

Por ejemplo, se eliminó el ruido de las de motocicletas que transitan alrededor del Teatro La Scala de Milán, donde se realizaron muchas de las presentaciones reproducidas.

También se lograron quitar otras imperfecciones que hasta el día de hoy eran casi imposibles de eliminar, como el ruido de un amplificador que falló cuando ella comenzó alguna de las interpretaciones.

Esto fue posible gracias a la tecnología actual, que permitió permitió aislar esos ruidos sin tocar a la música.

“Hasta hace pocos años, intentar arreglar este tipo de fallos implicaba un enfoque muy primitivo y arriesgado. El software de edición digital se ha vuelto tan sofisticado que hoy podemos corregirlos sin tocar la voz de la cantante ni el sonido de la orquesta y coros de La Scala de Milán”, explicó Ramsay al diario El País de España.

PUBLICIDAD

Lo obtenido es impecable. “El resultado es una grabación que califica de ‘más limpia’ y que rescata la claridad de la voz de la intérprete, su perfecta dicción y un mayor cuerpo en la escala”, detalla el diario.

María Callas como nunca.
ampliar
María Callas como nunca.

Poderosa. Protagonista de una vida llena de drama y una carrera artística fugaz y brutalmente impactante, Callas ha logrado brillar hasta hoy con su talento.

“Tenía una voz que se adaptaba a cualquier género. Pasaba de cantar roles de mezzosoprano a soprano; de cantar un potente Wagner a un sublime rol de bel canto en tan solo una semana”, aseguró la soprano costarricense Mercedes Sánchez. Ella destacó la habilidad de la diva para interpretar desde inocentes hasta malvados personajes.

El crítico de ópera Roberto Herrscher asegura que Callas fue la más conmovedora e impresionante cantante desde que existe la música grabada.

“Era muy perfeccionista, pero su voz no era perfecta. En su época, tenía detractores que preferían a su rival, Renata Tebaldi, que tenía una técnica más perfecta y una voz más bonita. Pero Tebaldi todo lo cantaba igual, como en el mundo de los tenores hacía Luciano Pavarotti. No eran actores, no interpretaban un papel: cantaban gloriosamente las notas. Callas era otra cosa y lo sigue siendo en sus discos: el espíritu de cada personaje se apoderaba de su cuerpo y de su voz”.

Para el especialista, una de las mayores virtudes de esta estrella fue su capacidad para hacer de la ópera un “arte que pasó del mero lucimiento a una expresión seria y profunda”.

“Escuchar un disco de arias o una ópera entera de la Callas es un acontecimiento. Con un poco de conocimiento, se sabe que se está ante una voz única, que se está quemando en el escenario, porque lo da todo. Y eso la llevó a terminar su carrera fulgurante muy pronto, apenas en una década. Sin embargo, sus discos son inmortales, porque nunca suenan anticuados”, agrega el especialista.

En Costa Rica ya hay fanáticos que esperan ansiosos la llegada de la compilación.

El periodista Dino Starcevic es uno de ellos. No solo la adquirió, sino que ha estado escuchando la remasterización en el servicio de música en línea Spotify.

PUBLICIDAD

“Es el trabajo más importante del rescate musical en el mundo discográfico que se ha hecho hasta el momento. Es un catálogo inmenso. La remasterización que hicieron es un trabajo maestro, pulieron la parte orquestal y de la voz. El problema que se tenía hasta ahora con otras grabaciones era que no tenían la suficiente calidad; se tenía un sonido con mucha basura; ahora, dejaron los discos limpios. Ella era la artista indicada para hacer esta labor”, comentó.

En una consulta hecha por Viva se supo que las tiendas Vértigo traerán algunos ejemplares a sus principales sedes en las próximas dos semanas.

Breve reseña

En el seno de una familia griega, nació en Nueva York, en 1923, Ana María Cecilia Sofía Kalogeropoúlou, conocida mundialmente y hasta ahora como María Callas. A lo largo de su carrera, marcó algunos papeles, como el protagonista de Norma de Vincenzo Bellini, que cantó al menos 89 veces entre 1948 y 1969. Su paso fue fugaz, pero firme. Conquistó los principales escenarios de la lírica como el Metropolitan Opera House, el Teatro La Scala y el Covent Garden. Su última aparición en una ópera tuvo lugar con la legendaria puesta en escena de Franco Zeffirelli en París, en 1965. En esa época, su voz alcanzó un refinamiento incomparable, pero el papel se había vuelto demasiado exigente para ella. Sin embargo, desde años antes, su vida artística había pasado a segundo plano, ya que comenzó una relación con el aristócrata Aristóteles Onassis. El millonario la dejó para contraer matrimonio con Jackie Kennedy. Descorazonada, trató de reanudar su carrera, pero su calidad era decepcionante. Murió 1977, a los 53 años de una crisis cardíaca, cuando vivía encerrada en su apartamento en París. Fuente: AFP.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

María Callas, la diva absoluta, vuelve impecable

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota