Entretenimiento

Reportaje especial de Viva

Música urbana en Costa Rica: la pura buena vibra de Jahricio

Actualizado el 22 de junio de 2013 a las 07:00 pm

Mauricio Alvarado pasó de ser bajista a cantar, construyendo su carrera desde el 2005.

"Uno trata de compartir los puntos de vista a través de las experiencias y de la gente que está alrededor de uno".

Entretenimiento

Música urbana en Costa Rica: la pura buena vibra de Jahricio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Mauricio Alvarado, mejor conocido como Jahricio. (Jahricio para La Nación.)

Hace varios años, Mauricio Alvarado era bajista en vivo para grupos en el Caribe. Siempre apasionado por géneros urbanos, como el reggae, roots, dancehall y hip hop, Alvarado se estrenó como rapero en la compilación Radicales IV, del 2005. Bajo Jahricio, su nombre profesional, el artista recuerda: “Fue ahí cuando realmente empecé a cantar y a hacer eventos y a levantar una carrera y un nombre artístico”. Desde entonces, se ha dedicado a que su música sea un derroche de buena vibra, siempre declarándose a sí mismo rastafari .

En León no se rinde, uno de sus sencillos más populares, Jahricio da fe de eso: “Con esa canción, la gente se identifica con eso de creer en uno mismo y de mantener la fe en uno mismo”. En el tema, canta, con toda la confianza del mundo: “Babylon trata de ponerme miserable, pero yo soy un soldado honorable. Soy un recluta del Jah Army, así que nunca trates de pararme”.

Al sumergirse en la música, Jahricio busca una cosa: “Uno trata de compartir los puntos de vista a través de las experiencias y de la gente que está alrededor de uno”. También se considera revolucionario y quiere lograr mejoras palpables en el mundo con sus letras.

Para él, la música "es un vehículo para llevar un mensaje que siempre va a poder traspasar barreras, fronteras, razas y géneros".

Comparte, también, su punto de vista sobre la música urbana actual: “Creo que lo que la gente ve en la televisión es solo la punta del iceberg de lo que hay debajo, de lo que es la historia y el concepto y el punto de visto de la gente que sabe y vive lo que es el hip hop”.

Tiene un disco, Gotta Make Them Know, y dice ser autosuficiente, colocándose en el mapa, consiguiendo estudios de grabación, logrando cierto estándar de calidad y moviéndose dentro y fuera del país.

Aparte de eso, se las ha ingeniado para meterse en la producción de conciertos y en manejar artistas, para lograr que la música le alcance para comprar los frijoles. Cuando habla sobre la música urbana, recalca más de una vez que es “música del pueblo y para el pueblo”. Sobre la música en general, dice: “Es un vehículo para llevar un mensaje que siempre va a poder traspasar barreras, fronteras, razas y géneros”.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Música urbana en Costa Rica: la pura buena vibra de Jahricio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Alessandro Solís Lerici

alessandro.solis@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Periodista de la Revista Dominical de La Nación. Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica. Escribe sobre temas sociales, internacionales, generaciones jóvenes, crónicas, problemáticas culturales.

Ver comentarios
Regresar a la nota