Entretenimiento

Gilberto Santa Rosa erradicó el frío de la noche con su imponente voz

Actualizado el 18 de agosto de 2013 a las 12:00 am

Entretenimiento

Gilberto Santa Rosa erradicó el frío de la noche con su imponente voz

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Concierto para mamá (Olman Hernández)

Tan solo el anuncio de su nombre y unos cuantos acordes fungieron como primera llamada a la fiesta de la salsa y bastaron para poner en pie, en cuestión de segundos, a todos los presentes en la gramilla del Saprissa.

Con vítores. Gilberto Santa Rosa, el segundo en el escenario del concierto para las madres, fue recibido con gran aclamación entre el público, pero su despedida demostró por qué continúa siendo uno de los favoritos en tierra ajena.    Luis Navararo
ampliar
Con vítores. Gilberto Santa Rosa, el segundo en el escenario del concierto para las madres, fue recibido con gran aclamación entre el público, pero su despedida demostró por qué continúa siendo uno de los favoritos en tierra ajena. Luis Navararo

Gilberto Santa Rosa, el mejor embajador de la salsa, sabe que puede hacerse esperar. Las miradas de un público, ansioso, quedaron confundidas al no verlo –al inicio– sobre el escenario.

“Hay amores fugitivos, amores desesperados, si este amor es mi castigo, quiero morir a tu lado”. Así puso el inicio de una velada en la que convencería a todas sus seguidoras de dejarse querer.

Con un talento natural, la voz poco impostada y unos cuantos pasos del ritmo que profesa, acompañó al temario que lo ha hecho grande a través de los años.

La Consciencia se trastocó y pronto se convirtió en locura. Los pasillos entre las sillas se tornaron con rapidez en pistas de baile para algunos cuantos que lograron superar la timidez, o que sencillamente comprenden que la salsa es salsa donde sea.

Un concierto con este puertorriqueño no sería un éxito si en los primeros minutos de la velada no consiguiera arrancarle ritmo a las caderas, con un sensual y latino vaivén al compás de los timbales.

Como caballero que es, este artista pidió aplausos para Juan Bau y luego para El Puma, su sucesor en la tarima. Por supuesto, tampoco olvidaría enviar un beso a las madres, “el centro de nuestra atención”.

Las más altas notas románticas también tendrían lugar en el corazón y la voz de Santa Rosa, que con melancolía entonó Mentira y La soledad , mientras las lucecillas blancas de los celulares se mantenían inmóviles en las graderías.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Gilberto Santa Rosa erradicó el frío de la noche con su imponente voz

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Gloriana Corrales

gloriana.corrales@nacion.com

Periodista de Revista Dominical

Periodista en la Revista Dominical de La Nación. Es graduada de Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo de la UCR. 

Ver comentarios
Regresar a la nota