Entretenimiento

Un innovador del rock que rompió paradigmas

Freddie Mercury, el símbolo de un show que nunca acabará

Actualizado el 24 de noviembre de 2013 a las 12:00 am

Trágica partida Hoy se cumplen 22 años de la muerte del vocalista de Queen, quien sufrió en secreto la condena que implicaba el sida

Entretenimiento

Freddie Mercury, el símbolo de un show que nunca acabará

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Tema insigne. "The Show Must Go On" fue escrito por el guitarrista Brian May para Mercury, quien enfrentaba los últimos embates de la enfermedad que mantenía en secreto. El coro dice que el show debe continuar, aunque su corazón esté roto y su maquillaje ya se esté desvaneciendo, pero, pese a todo, su sonrisa permanece. Archivo

“A raíz de la enorme conjetura de la prensa durante las últimas dos semanas, deseo confirmar que me he hecho las pruebas de VIH y que tengo sida. Sentí que lo correcto era mantener esta información privada hasta la fecha para proteger la privacidad de quienes me rodean. Sin embargo, ya es tiempo de que mis amigos y mis fans alrededor del mundo conozcan la verdad”.

El mundo se quedó pasmado aquel 23 de noviembre de 1991. Freddie Mercury, un implacable protector de su vida privada, acababa de destrozar con sus palabras el significado de la palabra “tabú”.

En la declaratoria emitida a los medios de comunicación, el líder de la legendaria banda Queen aseguró que lucharía contra la enfermedad y que continuaría con su política de no brindar entrevistas, sin imaginar que su nombre plagaría la prensa poco más de 24 horas después. La batalla fue más corta de lo que él y sus seguidores hubiesen esperado: la tarde del 24 de noviembre una bronconeumonía se llevó consigo la vida de uno de los mejores vocalistas de todos los tiempos.

“Freddie Mercury fue uno de los más talentosos e innovadores cantantes de la era del rock ”, reseña el sitio de Biography .

El artista demostró versatilidad y un amplio rango vocal, pues pese a ser barítono, alcanzaba cuatro octavas diferentes con su voz.

Mercury comenzó a estudiar piano a los siete años, cuando vivía en India. Una década más tarde, su familia se mudó a Inglaterra por asuntos de seguridad. Ahí, el artista asistió a Ealing Art College.

En 1970, se unió al guitarrista Brian May y al baterista Roger Taylor, junto a quienes lanzó grandes hits como Radio Ga Ga , Bohemian Rhapsody , We Are the Champions y Somebody to Love .

“El señor Mercury ayudó a forjar un híbrido inmensamente popular de hard rock , pop, heavy metal , cabaret (estilo musical) y un toque de ópera. En su apogeo, a mediados de 1970, el grupo creó una imagen de la decadencia juguetona mientras forjaba elaboradas producciones de estudio en sus álbumes”, señaló The New York Timesal anunciar la muerte del artista .

Partió un ídolo. Esta imagen fue captada durante un concierto en Australia, en 1985. Mercury tendría hoy 67 años.AP
ampliar
Partió un ídolo. Esta imagen fue captada durante un concierto en Australia, en 1985. Mercury tendría hoy 67 años.AP

Antes de que Mercury partiera, a sus 45 años, había comenzado a dejar una estela de ausencia sobre los escenarios, lo que dio pie a los medios para especular sobre su condición de salud.

PUBLICIDAD

Desde 1986, un reportero del diario británico The Sun le cuestionó en el aeropuerto Heathrow si se había sometido a una prueba de VIH, a lo que Mercury respondió con gran furia: “¿Acaso luzco como si estuviera muriendo de sida?”

Cuatro años más tarde, en su última aparición pública, esta fue la impresión que transmitió cuando el mundo vio a un demacrado Freddie subir al escenario de los premios Brit, en Londres, para recoger un reconocimiento por su contribución a la música.

A inicios de 1991, Queen decidió abstenerse de realizar un tour para promocionar Innuedo , el que sería el último álbum de la banda con sus integrantes originales.

El avance de la condición de Mercury provocó que apareciera poco en los videoclips de la banda; y, cuando lo hacía, como en Show Must Go On ( El show debe continuar ) , cuidaba mucho el maquillaje, el vestuario y la iluminación para no mostrar las huellas del sida.

Precisamente, esa canción fue una de las más conmovedoras que dejó Mercury para la historia. El sencillo, lanzado el 14 de octubre de 1991, fue uno de los últimos regalos vocales que dejó el cantante.

Nostalgia. Hoy, en conmemoración de la muerte de Mercury, el programa 80’s y Más del canal VM Latino, transmitirá a las 7:30 p. m. el Concierto Homenaje a Freddie Mercury para el Conocimiento del Sida (The Freddie Mercury Tribute Concert for AIDS Awareness).

El tributo se celebró en el estadio de Wembley en Londres, el 20 de abril de 1992, frente a 72.000 espectadores. El objetivo del evento, aparte de homenajear al artista, era concientizar sobre la existencia de la enfermedad y recaudar fondos para Mercury Phoenix Trust , la fundación que crearon el resto de los integrantes de la banda Queen tras la muerte de su líder .

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Freddie Mercury, el símbolo de un show que nunca acabará

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Gloriana Corrales

gloriana.corrales@nacion.com

Periodista de Revista Dominical

Periodista en la Revista Dominical de La Nación. Es graduada de Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo de la UCR. 

Ver comentarios
Regresar a la nota