Entretenimiento

Ópera, salsa y calipso se conjugan en espectáculo de dos horas

Ensamble sinfónico rompe mitos y arranca ilusiones

Actualizado el 20 de febrero de 2013 a las 12:00 am

Reserve agenda Gira Verano sinfónico entra en su recta final y usted podrá disfrutar los últimos conciertos desde hoy y hasta el viernes

Entretenimiento

Ensamble sinfónico rompe mitos y arranca ilusiones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Humberto Vargas y Alfredo Poveda (primer plano) encantaron el domingo en el Cenac. José Salas p/LN.Coctel de ritmos.
ampliar
Humberto Vargas y Alfredo Poveda (primer plano) encantaron el domingo en el Cenac. José Salas p/LN.Coctel de ritmos.

La buena música atrapa al público y también a los intérpretes que tuvieron la osadía de mezclar géneros clásicos y tropicales.

En estas últimas tres fechas que tiene por delante la gira de conciertos Verano sinfónico , los músicos demostrarán cómo rompieron los estigmas que dividen a la música popular de las ejecuciones de la Orquesta Sinfónica Nacional.

Quienes se congreguen estas noches en el parqueo de Multiplaza Escazú y en los gimnasios de los colegios de Atenas y San Luis Gonzaga, podrán ser testigos de una función de dos horas que reúne a varios grandes de la música nacional.

Son de Tikizia, Humberto Vargas, Manuel Monestel, Cantoamérica y los cantantes líricos William Hernández y Keren Rodríguez prestarán sus voces para poner fin a la primera gira de la Sinfónica en este 2013.

El cantante y compositor Monestel se reconoce satisfecho con la ruptura de barreras lograda gracias al aporte del arreglista Wálter Flores y del director William Noll, quienes facilitaron las fusiones.

“El público disfruta muchísimo y lo que veo son caras de sorpresa, de ver cómo pasamos de una pieza clásica de Strauss al calipso limonense, por ejemplo. Es muy divertido ver esa sorpresa en la gente”, comentó Monestel.

Una ilusión similar se evidencia en José Aurelio Castillo, concertino de la orquesta. Su mayor deleite proviene de la reacción del público ante las mezclas de géneros tan diversos como salsa, calipso y la música clásica.

“Hay gente que tal vez conoce a Humberto Vargas, pero no conoce a (Wolfgang Amadeus) Mozart, o conoce a Cantoamérica, pero no a (Gioachino) Rossini”, afirmó.

Castillo apuesta a una gran afluencia de público esta noche en Multiplaza Escazú, donde espera dejar una estela de satisfacción. “El pensamiento es que música es solo una y es la música buena, no importa si es calipso o clásica, pero que sea de calidad”.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Ensamble sinfónico rompe mitos y arranca ilusiones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Gloriana Corrales

gloriana.corrales@nacion.com

Periodista de Revista Dominical

Periodista en la Revista Dominical de La Nación. Es graduada de Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo de la UCR. 

Ver comentarios
Regresar a la nota