Entretenimiento

Crítica de ...

Crítica de cine: ‘El planeta de los simios: Confrontación’

Actualizado el 27 de julio de 2014 a las 12:00 am

Simios y apocalipsis, bien: drama y acción.

Entretenimiento

Crítica de cine: ‘El planeta de los simios: Confrontación’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Por las razones que sean, en la memoria cinéfila perdura esa gran película titulada El planeta de los simios (1968), dirigida por Franklin J. Schaffner, convertida luego en saga exitosa, según la novela escrita por Pierre Boulle.

En el 2001, una nueva versión apareció en cine: relectura frustrada dirigida por Tim Burton. Nada que ver. En el 2011, el mundo de los simios asomó de nuevo en un filme dirigido por Rupert Wyatt. No es refrito o relanzamiento del filme de 1968. Se dice que es precuela.

En estos días se ha estrenado la segunda película de esta nueva saga, con el título de El planeta de los simios: Confrontación (2014), bajo la atinada dirección de Matt Reeves. Su argumento se enlaza a la perfección, sin descuido mayor, con el filme citado del 2011.

La trama comienza cuando la llamada peste de los simios se ha convertido en pandemia (del final de la película anterior). Por otra parte, el chimpancé César es ahora indiscutido líder de la enorme población. César fue salvado muy pequeño, al estilo del mítico Edipo: signo o anuncio de tragedia.

Sí, es tragedia. Por un lado, la raza humana apenas sobrevive a la pandemia. Por otro, la población de primates ha crecido y estructurado un universo con leyes propias. Empero, no solo César tiene poder: a su sombra está un bonobo o chimpancé pigmeo, llamado Koba, quien sufre consecuencias emocionales de su tiempo en cautiverio.

Tal es el cuadro en el que ha de desarrollarse El planeta de los simios: Confrontación . La película aporta magnífica ambientación para los acontecimientos: la atmósfera es, si se quiere, apocalíptica. Desde ahí, el tratamiento se plantea como denotada parábola de la actual realidad humana.

Con dicho tratamiento, este filme resulta una bien lograda expresión del llamado género fantástico, con el predominio de filtros para oscurecer la situación densa de un mundo en picada, dentro y fuera de sus personajes.

Sin salirse de tal género, presenciamos un equilibrado manejo del drama con secuencias de acción. También se nos ofrece la posibilidad de teorizar sobre el destino y desatino de especies que se dicen con inteligencia superior.

La fotografía y la música contribuyen a la importante creación de un “estado de ánimo”, el cual se sostiene bien a lo largo del filme. Se le pueden señalar algunas debilidades al relato, sobre todo en el manejo del espacio (se pierde la noción de “lugar”) y del tiempo transcurrido entre acontecimientos, pero no hacen mella.

PUBLICIDAD

Igual, la película se expresa sólida como espectáculo o entretenimiento, además de ser alegórica, y las actuaciones devienen correctas con lo que se pretende: emocionar y hasta conmover. Considérese que el filme está hecho con la técnica de “captura de movimientos”.

Las secuencias con movimientos colectivos (sobre todo de simios) están cercanas a la perfección, con soporte digital. En general, las imágenes están bien entreveradas con la inteligente estructuración del relato y con los conflictos que se presentan. No hay más que decir: recomendado.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Crítica de cine: ‘El planeta de los simios: Confrontación’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

William Venegas

Crítico de cine y teatro

Filólogo y educador. También estudió Teatro, Estética, Historia del Arte, Filosofía del Arte y Semiótica para hacer lo que quería: crítico de cine y teatro. Fue profesor de Literatura y Apreciación Cinematográfica en la UNA. Escribe para La Nación desde 1991.

Ver comentarios
Regresar a la nota