Entretenimiento

Crítica de Música

Crítica de Música: Concierto presidencial

Actualizado el 13 de octubre de 2014 a las 12:00 am

Nacionalismo musical Obra costarricense desconocida

Entretenimiento

Crítica de Música: Concierto presidencial

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

antich@racsa.co.cr

Con un concierto de la Orquesta Sinfónica Nacional, constituido mayoritariamente por obras de estilo nacionalista, el presidente de la República renovó votos de respaldo al desarrollo artístico en el país.

En su saludo de agradecimiento por la actividad, en el cual se refirió con propiedad a este movimiento musical, el mandatario dejó claro, no obstante, que para apoyar a la Sinfónica necesita la aprobación de los presupuestos correspondientes.

La historia de la música clásica podría representarse de manera gráfica como una serie de círculos concéntricos, que se amplían con el paso del tiempo a partir de un pequeño núcleo localizado en el área de influencia del Imperio Carolingio, donde nació el Canto Gregoriano.

Este movimiento centrífugo, que en la época de Mozart ya abarcaba todo el corazón de Europa, recibe el nombre de Nacionalismo Musical a partir del siglo XIX, después de la irrupción de la música del este del continente.

Con el balletEl Pájaro de Fuego , Stravinsky logra, en 1910, una apretada síntesis de melodías y ritmos populares de su tierra, aromatizados por los recursos del impresionismo francés y el rico colorido orquestal que hereda de sus antecesores.

Novedad. En el concierto se tocó una obra –probablemente inédita– del compositor nacional Benjamín Gutiérrez.  Ana Mariela Rodríguez/Teatro Nacional
ampliar
Novedad. En el concierto se tocó una obra –probablemente inédita– del compositor nacional Benjamín Gutiérrez. Ana Mariela Rodríguez/Teatro Nacional

Sin embargo, esta obra, clímax y final a la vez del nacionalismo ruso, contiene ya el germen de los movimientos de ruptura que vendrán poco después, de los cuales el mismo Stravinsky es protagonista indiscutible.

Justamente, por esa razón, considero notable que Eddie Mora, director residente de la Sinfónica Nacional, no se haya conformado con una versión estándar de la pieza y haya logrado transmitir al público el presentimiento del impacto innovador que las obras posteriores del compositor producirán.

En ese sentido, encontré encomiable el esfuerzo por resaltar el carácter primitivo que subyace en el tejido rítmico; tanto en la aparición del Pájaro de Fuego, al inicio de la pieza, como en la furia de la danza de las criaturas maléficas en la parte central.

Del mismo modo, me impresionó sobremanera el tempo desolado de la canción de cuna, en la cual, Carlos Ocampo le imprimió un sonido misterioso de gran belleza al solo de fagot, el cual no hizo sino recordarme el famoso inicio del Rito de la primavera .

El Concierto barroco , de Benjamín Gutiérrez, se ubica, al contrario de la composición anterior, en una corriente de resaca que siguió a la onda expansiva del nacionalismo, y que a mediados del siglo XX vuelve sus pasos hacia los orígenes centroeuropeos de la música.

Confieso que no conocía esta magnífica obra del compositor nacional, compuesta en los años 60 del siglo pasado al estilo del Concerto a quattro o Concerto ripieno (sin solistas) del barroco tardío, la cual, al parecer, nunca había sido tocada.

En este caso, Mora y la orquesta lograron excelentes resultados empleando golpes de arco muy marcados, que van más allá del estilo barroco y producen un clima de intenso contraste y claridad escultórica más propio del siglo XX.

Es una lástima, sin embargo, que problemas de entonación en los violines afearan algunos pasajes del primer movimiento.

Correctas, aunque menos interesantes, me parecieron las interpretaciones de las otras dos obras nacionalistas del programa: la Sinfonía india , del mexicano Carlos Chávez, y El amor brujo , de Manuel de Falla, en la cual se suprimieron las secciones donde interviene una mezzosoprano .

No me imagino otro propósito para esta lamentable decisión, que no sea el de ahorrarse algo de dinero al no darle la oportunidad a alguna de nuestras intérpretes en el papel de cantaora, tan relevante en la música andaluza.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Crítica de Música: Concierto presidencial

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota