Entretenimiento

Actividad constante durante el día de apertura amenizó la Antigua Aduana

La Feria del Libro abrió sus páginas con novedades y artes diversas

Actualizado el 24 de agosto de 2013 a las 12:00 am

Opciones artísticas Con un breve itinerario, el encuentro de las letras tuvo literatura, fotografía, teatro y música en su día de inauguración

Entretenimiento

La Feria del Libro abrió sus páginas con novedades y artes diversas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Variedad. En la Feria del Libro, más de 50 puestos ofrecen 40.000 libros de ficción, poesía, ciencias sociales, infantiles y de artes. Una de las visitantes de ayer fue Jennifer Karsinsky de Rohrmoser. Albert Marín.

Al entrar a la Antigua Aduana será recibido por una instalación que resume las aspiraciones de la Feria Internacional del Libro (FIL): que nadie se vaya sin algo para leer.

De los alambres de esta estructura, creada por Paco Cervilla, cuelgan libros gratis que los visitantes pueden llevarse; eso sí, la idea es que traigan algunos y se los regalen a un futuro lector.

La FIL abrió su decimocuarta edición ayer con una creación especial para los niños. La Compañía Nacional de Teatro mostró su montaje 20.000 leguas de viaje submarino , inspirado en el libro de Julio Verne que debe estar en algún anaquel de la FIL.

Según estimaciones del presidente de la Cámara Costarricense del Libro, Luis Bernal Montes de Oca, en esta ocasión, podrían asistir hasta 40.000 personas. “El año pasado, asistieron 25.000 personas pero, al ser la entrada gratuita este año, esperamos aumentar el número hasta en 60%”, afirmó.

“Me ha parecido muy linda, muy variada. Encontré varias cosas para niños; me llevo varias porque no son fáciles de conseguir en las librerías de acá”, comentó Nandy Víquez, de 24 años.

Oferta. La FIL ofrece libros gratuitos en su entrada y, entre otras atracciones, vende clásicos minúsculos (der.).  A. Marín.
ampliar
Oferta. La FIL ofrece libros gratuitos en su entrada y, entre otras atracciones, vende clásicos minúsculos (der.). A. Marín.

Caminos. No es un laberinto, pero sí invita a perderse. En la Antigua Aduana, se ubican 53 puestos de editoriales, librerías y diseñadores. Los descuentos que anuncian las tiendas ya conocidas por los asiduos a la feria llamaron la atención desde temprano. Los vendedores, que aún montaban sus puestos, recibieron a niños, mexicanos y a los primeros curiosos cuando llegó la tarde y amainó la lluvia.

En paralelo a la actividad de las tiendas, se celebraron las primeras tres conferencias de la FIL. El director del Museo de Antropología de México, Antonio Saborit, y el director de la revista Nexos , Héctor de Mauleón, conversaron a las 11 a. m. sobre la historia de su capital.

A las 3 p. m., la fotógrafa Lourdes Grobet conversó acerca de su experiencia fotografiando luchadores, y una horas más tarde, el autor Mario Bellatin ofreció detalles de su experiencia con la literatura.

Alternativo. La Casa del Cuño ofrece lo que sus habitantes han llamado, en broma, “La Furia del Libro”. Allí se ubican los puestos de editoriales independientes, como Espiral, Lanzallamas y los libros de arte de Teorética.

PUBLICIDAD

En sus anaqueles de madera, se hallan poetas de todos los rincones de América Latina, novelistas con envidiables trayectorias y desconocidos cuyas páginas son exigentes y atrevidas. Frente a las editoriales, se ubican seis puestos con papelería y diseño relacionado: libretas, afiches, bolígrafos y bolsos.

Priscilla Aguirre, de la tienda de papelería y diseño Holalola, destacó que “es un buen incentivo” que la entrada sea gratuita. “Al venir con toda la familia y tener que pagar las entradas, perdía parte de lo que iba a comprar en libros”, dijo.

En la noche, la inauguración oficial estuvo a cargo de representantes de Costa Rica y México, como el ministro de Cultura, Manuel Obregón, y el embajador de México, Armando Álvarez, así como los organizadores de la actividad.

Una instalación con libros gratuitos de Paco Cervilla da la bienvenida en el vestíbulo de la Antigua Aduana.
ampliar
Una instalación con libros gratuitos de Paco Cervilla da la bienvenida en el vestíbulo de la Antigua Aduana.

“La FIL tiene que ser una experiencia e incluir otros discursos artísticos como el cine, el teatro, la fotografía y la música”, declaró Karina Salguero, directora creativa de la Feria del Libro.

Al final de los discursos, Obregón tocó La yegüita y Cielito lindo en el acordéon, y, tras cortar la cinta, la Orquesta Sinfónica de Heredia ofreció el cierre musical.

Con tal mezcla de artes, la FIL se prepara para 10 días de fiesta y curiosidad.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

La Feria del Libro abrió sus páginas con novedades y artes diversas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Fernando Chaves Espinach

fernando.chaves@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Coeditor del suplemento Viva de La Nación. Productor audiovisual y periodista graduado por la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre literatura, artes visuales, cine y música.

Ver comentarios
Regresar a la nota