Entretenimiento

Espacios compartidos que rompen con las estructuras tradicionales

Mercados gastronómicos: comida y ambiente con sello urbano

Actualizado el 13 de julio de 2017 a las 10:30 pm

Los parques y mercados comienzan a surgir en el Valle Central y atrapan a un público joven que busca nuevas propuestas culinarias en atmósferas casuales y relajadas

Entretenimiento

Mercados gastronómicos: comida y ambiente con sello urbano

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El Mercado La California abre solo de noche y se dirige a un público mayor y con mayor poder adquisitivo que el de La Concha de la Lora. Diana Méndez

Ya basta de los tradicionales food courts, de la comida sin alma, de los sitios tumultuosos y despachadores que no invitan a disfrutar de un buen platillo, de un coctel, un vino o una cerveza.

Por suerte, las tendencias gastronómicas evolucionan con una rapidez impresionante, cada vez más conscientes de que la clave está en comer por placer y no solo por necesidad.

Los mercados gastronómicos son una de las más recientes rupturas del esquema tradicional. El street food es la tónica, la cartilla segmentadada por entradas platos fuertes quedó ausente del panorama y las mesas se convirtieron en áreas comunes especialmente dispuestas para festividades o para una buena tertulia.

En la búsqueda de estos nuevos espacios, Viva encontró locales identificados con este concepto o inspirados en él: el Mercado La California, en el corazón josefino, y el más apegado al carácter urbano de la propuesta; El Mestizo, en Plaza Tempo; y Container Platz, en Santa Ana.

El primero de ellos nació en noviembre del año pasado, como un anexo del bar La Concha de la Lora. “El público meta de cada espacio es diferente, a pesar de estar bien integrados y que uno puede pasar de un lado al otro. Naturalmente se segmenta”, explica Daniel Ortiz, uno de los propietarios.

La plaza de comidas constituye la segunda etapa de un proyecto que a finales de este 2017 incorporará dos bares más.

Ortiz reconoce que el Mercado La California está orientado a un público más adulto y tranquilo que el de La Concha de La Lora, dotado de un mayor poder adquisitivo.

Este espacio funciona de jueves a domingo, por la noche. “Nos consideramos el primer mercado nocturno de Costa Rica”, afirma Ortiz. “Empieza muy gastronómico y cada vez es más de fiesta y la comida se va haciendo más complementaria”. Allí es posible encontrar platillos ahumados, pizza, tacos, cocteles y cervezas

“Toda la comida es pensada para que podás comértela de pie, ojalá con una cerveza o una copa de vino en la otra mano”, comenta Ortiz.

En el Mercado La California los platos rondan los ¢3.000. Para Ortiz, para vivir la experiencia completa (un plato más tres tragos o cervezas), es necesario presupuestar cerca de ¢11.000.

Cosmopolita. El concepto del famoso Mercado Roma, en México, fue una de las inspiraciones para El Mestizo, ubicado en Plaza Tempo, Escazú. También tiene influencias del Chelsea Market, en Nueva York, y de los mercados españoles de San Miguel y de San Idelfonso.

“Dentro de este formato, es el primer mercado que opera en Costa Rica. El tipo de conceptos gastronómicos son auténticos, creativos, son propuestas innovadoras”, dice Carolina Rudín, gerente de mercadeo de Tempo.

En El Mestizo, las cocinas son expuestas y los comensales pueden sentarse en las barras a ver cómo se preparan los platillos.Diana Méndez

El Mestizo agrupa a 13 barras que comparten un espacio en común, pero que tienen la posibilidad de imprimir su propia personalidad en los locales.

“Muchos de los chefs y operadores de las barras son emergentes y han encontrado en este mercado una buena oportunidad para poder desarrollar conceptos que ellos tenían pensados y que por diferentes circunstancias, no podían tener un local enorme para plasmarlos”, comenta Ortiz.

El Mestizo procura no generar competencia entre las barras, por lo que no permite que se repitan conceptos.

A su vez, esto permite una mayor variedad al consumidor, quien podrá encontrar desde tapas españolas, mariscos, cocina fusión y hasta comida italiana, peruana y alemana.

“El sitio puede ser superlindo a nivel de diseño, de ambiente y cada uno de los conceptos de las barras, pero los chefs realmente son los protagonistas”, agrega Ortiz.

El Mestizo tiene capacidad para 240 personas, pero debido a la buena respuesta del público, pronto ampliará las instalaciones para recibir a más comensales. Ahí, es necesario presupuestar entre ¢5.000 y ¢10.000 por persona.

Fuera del molde. Emular el concepto de los food trucks, pero con locales permanentes que, sin embargo, preservaran ese concepto urbano, derivó en la creación de Container Platz, un parque de comidas en Santa Ana donde cada negocio opera en un contenedor.

Ahí, 19 locales ofrecen desde street food hasta comida artesanal y menús saludables.

“La idea es que es un espacio abierto, una opción de comida diferente a las tradicionales de las franquicias”, explica Camilo Perilla , arquitecto y gerente del proyecto. “Queríamos crear un nuevo espacio que fuera amigable a la familia y a sus mascotas”, prosigue.

Container Platz es pet friendly y cuenta con áreas dispuestas para quienes prefieran dejar amarradas a sus mascotas.

También tiene un estacionamiento interno para unos 30 vehículos, pero también es posible parquear en las calles aledañas.

Al igual que en El Mestizo, este parque localizado 250 metros al norte de Ceviche del Rey guarda la exclusividad de todos sus locales y no fomenta la competencia.

Pa’ Llevar, en Container Platz, ofrece hamburguesas en pan artesanal. (José Cordero)

Sin embargo, algunos de los platos más fuertes del mercado son las hamburguesas, los perros calientes y la comida mexicana, así como las cervezas artesanales.

Para comer en Container Platz, con una bebida, es necesario disponer de unos ¢5.000.

El parque opera todos los días a partir del mediodía, a excepción de los lunes.

Incremento próximo. El éxito de los mercados gastronómicos ha sido tal, que la iniciativa se ha replicado en otras propuestas similares, que comparten características con este formato de restaurantes.

Una de ellas es la de El Patio, en Alajuela, un parque de comidas al aire libre en el que, sin embargo, cada local tiene terrazas separadas para el disfrute de sus clientes.

Además, en las cercanías de la rotonda de la bandera pronto se inaugurará un parque con la presencia permanente de camiones de comida, confirmó Randall Marín, fiscal de la Asociación Costarricense de Food Trucks.

Anteriormente, en el parque Freses, en Curridabat, funcionaba un parque de food trucks . Empero, la falta de permisos del ministerio de Salud complicó la continuidad del proyecto, explicó Marín.

Ortiz, del Mercado La California, prevé un crecimiento masivo de este tipo de sitios en el corto plazo. De hecho, tiene entre sus planes abrir un nuevo mercado en barrio Escalante en diciembre próximo.

“Obviamente vendrá más competencia, pero hacia eso tiene que migrar la industria de la gastronomía. Esto va a ser muy importante para el crecimiento de San José y para posicionar a Costa Rica como un destino de turismo gastronómico”, comenta Ortiz.

Nachos El Circo es uno de los locales que operan en Container Platz. José Cordero

María Emilia Morales, presidenta de la Cámara Costarricense de Restaurantes, también espera el surgimiento de nuevas iniciativas de este tipo, que llevan ya unas dos décadas de existencia en otras partes.

“En Europa y en muchos países de la región existe este tipo de punto donde se unen pequeños locales de especialidad que permiten captar diferentes públicos. En un mismo lugar, uno puede encontrar alternativas para todos los gustos”, afirma.

Entre los beneficios de los mercados gastronómicos, Morales destacó la reducción de costos de arrendamiento para pequeños emprendedores, así como la formación de comunidades que aportan mayor visibilidad a negocios innovadores.

“No creo que se hagan más grandes, porque ahí es donde radica el éxito, en que sean alternativas de máximo 10 o 12 locales, pero sí creo que surjan más opciones en diferentes puntos del país”, agregó.

Anímese a probar la experiencia

Mercado La California

Dirección: San José, Barrio La California, avenidas 1 y 2, calle 21. Contiguo al bar La Concha de la Lora.

Horario: De jueves a domingo, a partir de las 6 p. m. La hora de cierre depende de la afluencia de clientes.

El Mestizo

Dirección: Contiguo al Pricesmart de Escazú, en Plaza Tempo.

Horario: Opera todos los días, de 11 a. m. a 10 p. m., a excepción de los domingos, que cierra a las 8 p. m.

Container Platz

Dirección: 250 Norte de Ceviche del Rey, en Santa Ana.

Horario: Abre a las 11:30 a. m. y de martes a jueves cierra a las 9 p. m.; los viernes y sábados, a medianoche; y los domingos, a las 8 p. m. Los lunes permanece cerrado.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Mercados gastronómicos: comida y ambiente con sello urbano

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Gloriana Corrales

gloriana.corrales@nacion.com

Periodista de Revista Dominical

Periodista en la Revista Dominical de La Nación. Es graduada de Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo de la UCR. 

Ver comentarios
Regresar a la nota