Entretenimiento

Crítica de danza

Jóvenes con retos

Actualizado el 03 de septiembre de 2014 a las 12:00 am

Hay talento El espectáculo de UNA Danza Joven tiene obras con lenguajes complementarios

Entretenimiento

Jóvenes con retos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

UNA Danza Joven es un espacio artístico académico que propicia la experimentación escénica, enfrenta a los graduandos a desafíos interpretativos y los pone en contacto con las tendencias compositivas actuales del medio dancístico.

Para la reciente temporada de estreno de UNA Danza Joven, los responsables de retar a los bailarines pertenecen a la nueva generación de coreógrafos costarricenses, quienes trabajan en el ámbito independiente; ellos son Mario Blanco, Marko Fonseca y José Raúl Martínez.

Energía. Miembros de UNA Danza joven dieron lo mejor.  Osvaldo Quesada.
ampliar
Energía. Miembros de UNA Danza joven dieron lo mejor. Osvaldo Quesada.

Este espectáculo estuvo compuesto por las obras Concierto #2 , de Marko Fonseca y José Raúl Martínez, integrantes del grupo Los INnato, y Testigo Jaguar (tu insurrección solitaria) , de Marco Blanco.

Ambos trabajos tienen muchos elementos en común, como es el eficiente diseño de luces de Álvaro Piedra. Las bandas sonoras están compuestas con piezas de varios autores y estilos musicales; además, no cuentan con estructuras escenográficas complicadas y sus elencos son numerosos.

Las dos coreografías poseen un interesante diseño del vestuario conceptualizado por Michelle Canales quien supo dar a cada una su identidad. En la primera pieza, se trabajó la ropa casual en tonos de blanco, negro y grises contribuyendo a dar unidad a los movimientos del montaje; para la segunda coreografía, los trajes de los danzantes tuvieron mayor elaboración con detalles individuales alusivos a los personajes.

No obstante, cada obra tiene su estilo particular y evidencia un lenguaje compositivo diferenciado.

En la primera parte del programa vimos Concierto #2 , de Marko Fonseca y José Raúl Martínez; ellos propusieron una obra de carácter más lineal con orientación hacia la abstracción, pues el tema tratado no es lo fundamental, sino el manejo del espacio y los movimientos creados a partir de la riqueza de los cuerpos de los bailarines.

En el trabajo existe comunicación entre los intérpretes y predominan resoluciones de sumas y restas, el movimiento va de la quietud hasta la explosión. No obstante, se dan momentos grupales en los cuales se puede limpiar el diseño espacial, con el fin de apreciar detalles de los intérpretes. Se puede revisar la duración; recordemos que la síntesis siempre es buena.

Como segunda pieza, 15 bailarines interpretaron Testigo Jaguar (tu insurrección solitaria) . Contrario al tratamiento de la obra anterior, en menos tiempo, Blanco nos ofreció un trabajo conciso, en el cual expuso con claridad acciones e historias de personajes perfilados mediante un movimiento combinado con gestos teatralizados, que resultó pertinente para construir la dramaturgia. Sin embargo, Blanco no debe caer en la trampa de desarrollar algunos segmentos como si fueran variaciones de movimiento puro, desvinculadas de la interesante trama que está desarrollando. Debe seguir por la ruta en la cual el movimiento es capaz de construir sentido y generar imágenes pertenecientes a su tema sin apoyarse en otros recursos escénicos que desvían la atención.

PUBLICIDAD

En términos generales, en las dos propuestas, cada grupo asumió el reto y supo dar lo máximo de su energía e interpretación.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Jóvenes con retos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota