Entretenimiento

Crítica de cine

Crítica de Monster University: ¡Otra precuela!

Actualizado el 23 de junio de 2013 a las 12:00 am

Cine con encanto Estudiar para asustar

Entretenimiento

Crítica de Monster University: ¡Otra precuela!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Monsters

Calificación

Título original: Monsters University

EE.UU., 2013

Género: Animado

Dirección: Dan Scanlon

Elenco: Animado

Duración: 97 minutos

Cines: CCM, CCM Cinemas, Cinépolis, Cinemark, Nova Cinemas, Citi Cinemas, Paraíso, Variedades

Poco a poco, la palabra “precuela” se va filtrando dentro de la jerga cinematográfica, aunque todavía no tiene fe de bautizo académico. Se les llama así a aquellos filmes que se estrenan luego de otro, pero cuya trama sucede antes. Es el caso ahora de la película animada Monsters University (2013).

Dicho título viene con la firma de Dan Scanlon como director, aunque –bien se sabe– el cine animado exige mucho trabajo colectivo, sea con el estilo anterior de dibujos o, como hoy, desde sofisticados programas digitales y desarrollados efectos visuales por ordenador.

Para lo que incumbe en una crítica, Monsters University es película exquisita, grata, gentil y rica parábola sobre la amistad. Con sus personajes, se estructura un mundo del todo imaginario, pero las virtudes narrativas del filme nos hacen pasar ese mundo de fantasía como si fuera real. Ni siquiera el retrato físico de su asombrosa galería de personajes nos da problemas de credibilidad.

Se trata de un lenguaje cinematográfico tan bien manejado que estructura casi a la perfección, en este caso, un mundo ficticio donde los acontecimientos nos seducen y nos atrapan como a moscas tras el dulce.

No es solo la aventura en sí, también es la habilidad narrativa para contarla, con personajes bien diseñados: los principales y los secundarios; con su núcleo argumental bien definido, desarrollado con situaciones disímiles (su última brazada –el final– es quien lo debilita); los diálogos son ingeniosos; hay rico humor y melodrama sutil; todo ello para una grata fábula.

Como tal, la película deja aceptable moraleja sobre la amistad; aunque se le puede discutir su otra temática, la de que no es tan necesario estudiar para alcanzar un objetivo (en este caso, nuestros personajes quieren ser los mejores asustadores de niños).

Eso sí, maneja bien el concepto de que, en la emulación, lo mejor es trabajar con solidaridad grupal, en equipo, y no con el pragmatismo individualista del que tanto se ufana el sistema económico vigente en nuestra realidad.

Sin tanto cuido como otras buenas películas animadas, incluida Monsters, Inc. (2001), las habilidades en lo formal son fáciles de percibir y se muestra el talento de los artistas encargados del largometraje, tanto con los “monstruos” como con lo estrictamente escénico y con su música.

PUBLICIDAD

Se trata de una película fácilmente recomendable; sin embargo, hay que pedirles que lleguen temprano. Antes pasan un corto de elegante, amable y fascinante poesía amorosa. Se titula Azu-lado (2013, The Blue Umbrella ), enorme logro estético dirigido por Saschka Unseld. Advertidos quedamos.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Crítica de Monster University: ¡Otra precuela!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

William Venegas

Crítico de cine y teatro

Filólogo y educador. También estudió Teatro, Estética, Historia del Arte, Filosofía del Arte y Semiótica para hacer lo que quería: crítico de cine y teatro. Fue profesor de Literatura y Apreciación Cinematográfica en la UNA. Escribe para La Nación desde 1991.

Ver comentarios
Regresar a la nota