Entretenimiento

Dúo de actores principales forman parte de los nominados por sus papeles en los Óscar

‘La chica danesa’: la pionera historia sobre una mujer transgénero

Actualizado el 10 de febrero de 2016 a las 12:00 am

La chica danesa es una historia de época sobre unas de las primeras mujeres transgénero, basada en la novela histórica de David Ebershoff

Entretenimiento

‘La chica danesa’: la pionera historia sobre una mujer transgénero

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Einar (Eddie Redmayne) y Greta Wegener (Alicia Vikander) fueron dos pintores daneses cuya historia real es la base para la ficción de La chica danesa (2015). .

Solo un año después del fenómeno mediático que suscitó Caitlyn Jenner podría una película así, ambientada un siglo atrás, sentirse tan familiar y contemporánea.

El largometraje La chica danesa (2015) –basado en el bestseller de David Ebershoof– se estrena este jueves en cines ticos.

La cinta nos traslada a una época en que las personas con disforia de género –cuando la persona siente incongruencia entre su cuerpo y el género de su personalidad– eran consideradas moralmente perversas o clínicamente esquizofrénicas.

Una operación de reasignacion de sexo era una fantasía de la ciencia ficción o un sueño grotesco de los médicos que operaban al margen de su gremio.

Eddie Redmayne interpreta a Einer Wegener, un artista con disforia de género que comienza su transición hormonal y quirúrgica para convertirse en su identidad femenina Lili Elbe.
ampliar
Eddie Redmayne interpreta a Einer Wegener, un artista con disforia de género que comienza su transición hormonal y quirúrgica para convertirse en su identidad femenina Lili Elbe.

En otras palabras, antes de que Lili Elbe existiera en la historia (interpretada por Redmayne en la película) no había nada más; ni siquiera un diagnóstico para su malestar psicológico.

“Una de las cosas que hay que recordar en esta película es que Lili no tenía vocabulario, no tenía contexto, no tenía predecesores ni tenía comunidad”, explicó el actor en entrevista con NPR .

Para principios de la década de 1920, la vida bohemia era decadente en Dinamarca y en cualquier otro país europeo.

Los artistas no eran “gente de buenas costumbres”; pero, en su lugar, eran más tolerantes al cambio y la excentricidad.

Es así como, en medio de las fiestas excesivas, los curadores de arte mezquinos y los fans lisonjeros, los pintores Einar y Gerda Wegener compartían un matrimonio feliz de alta química sexual y gran respeto por el trabajo del otro.

Einar pintaba paisajes con los recuerdos de su infancia y por los cuales se ha hecho popular; Gerda dedicaba su talento a retratos y, cuando La chica danesa presenta su historia, todavía no ha conseguido alcanzar “su momento” en el clima artístico de la primera mitad del siglo XX.

“Es difícil para los hombres ser observados por una mujer. Las mujeres están acostumbradas, por supuesto, pero que un hombre se someta a la mirada de una mujer... Es inquietante”, dice Gerda (encarnada por Vikander) mientras despide al sujeto de una de sus obras.

Efectivamente, es una simple mirada femenina lo que cambia por completo la felicidad de la pareja. Cuando Gerda le pide a Einar que sustituya a una de sus modelos en una sesión, el pintor se mira por primera vez con los ojos que solo su esposa le ha dedicado hasta entonces.

PUBLICIDAD

Einar sostiene un vestido delicado en sus brazos y, de repente, se transforma por lo que resta de la cinta en Lili Elbe, una mujer que será la musa que Gerda necesita para avanzar su carrera, pero también quien podría arruinar su matrimonio.

 

En el ojo de quien mira. Para la cinta, el concepto de observar y ser observado es importante. La pintura, como la ejecutan ambos personajes, es un arte de plasmar lo que sus ojos ven. La pintura de Gerda se extiende amplia y agresiva; la de Einar en lienzos estrechos y recuerdos íntimos de los paisajes.

“Quise canalizar la sensibilidad de los dos artistas protagonistas y grabar la cinta con sus ojos, y esa sensación de conciencia de la belleza, tanto de las personas como de los paisajes, quise que esa fuera la textura de la película”, explicó el director, TomHooper, al sitio web Slate .

Gerda admite que cuando ve Einar se ve a sí misma. Cuando Einar comienza a observarse y comportarse como Lili es cuando la aparente normal que los artistas comparten se fragmenta.

“Es muy diferente a mí”, admitió Vikander sobre su papel como Gerda en entrevista con Vogue . “El tipo de compromiso y abandono que requiere amar a alguien más que a ti misma. Aún cuando Lili siempre estuvo allí, Einar nunca lo pudo aceptar. Pero Gerda lo deja ser”, comentó.

Las interpretaciones de Redmayne y Vikander les han valido a ambos nominaciones para los premios Óscar. Redmayne como mejor actor y Vikander como mejor actriz secundaria.

La decisión de escoger a Redmayne para el exigente rol le valió varias críticas a Hooper. En un momento en el que la inclusión de auténticas historias de mujeres transgénero en la televisión y el cine se ha convertido en prioridad de la comunidad, elegir a un hombre heterosexual para asumir la historia fue visto como una jugada para maquillar la historia.

“Debo admitir que pensé en Eddie Redmayne desde la primera vez que leí el guion, en el 2008”, explicó Hooper al ser confrontado por el tema. “Siempre sentí que había feminidad en Eddie y sus facciones. Él interpretó los papeles de mujeres en obras de teatro escolares y fue Viola en la producción de Mark Rylance (del 2002) de la obra Noche de reyes . El género es un espectro y sentí que él ocupaba un lugar interesante en ese espectro”.

PUBLICIDAD

Para responder a las críticas, Hooper incorporó a mujeres transgénero en pequeños papeles femeninos de la cinta y aplicó un trabajo previo de contacto de Redmayne con personajes transgénero como la directora Lana Wachowski (quien exploró la temática en su serie Sense8 ).

Esa intimidad con la sensibilidad femenina le ha valido buenas críticas a la cinta, especialmente en su tratamiento de la imagen (por la que está nominada a los Óscar al mejor vestuario y al mejor diseño de producción).

Después de todo, pese a la resonancia tan actual de la transición de Einer hacia su verdadera identidad como Lili, La chica danesa es un retrato de una época de belleza, abundancia artística y en el que cada lienzo era una revelación personal de su artista.

Una historia real

Einar y Gerda Wegener se casaron en 1904 después de conocerse en la Real Academia de Bellas Artes de Dinamarca. Einar creó su identidad de Lili Elbe cuando Gerda le pidió posar con medias y zapatos de tacón para uno de sus cuadros. Lili se convirtió en una de las modelos favoritas de Gerda, a la que retrató vestida a la usanza de la época y varias series de pinturas eróticas por las que se hizo relativamente conocida en Europa. Lili escribió un libro de su experiencia titulado Man into Woman (1933).

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

‘La chica danesa’: la pionera historia sobre una mujer transgénero

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Natalia Díaz Zeledón

ndiaz@nacion.com

Periodista de entretenimiento y cultura

Periodista del suplemento Viva de La Nación. Productora audiovisual y periodista de la Universidad de Costa Rica. Se especializa en temas de artes escénicas, música, cine y televisión. 

Ver comentarios
Regresar a la nota