Entretenimiento

Contratación de dobles y efectos digitales son las estrategias más utilizadas

Muerte de actores mete a Hollywood en aprietos

Actualizado el 27 de marzo de 2014 a las 12:00 am

No solo el fallecimiento de Paul Walker puso en duda el lanzamiento de Rápidos y furiosos 7 , su última película. Viva realizó una selección de las10 muertes que trajeron dilemas a la industria.

Entretenimiento

Muerte de actores mete a Hollywood en aprietos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Si el personaje de Brian O’Connor venció las leyes de la física en cada una de sus apariciones en la saga de Rápidos y Furiosos , ahora tendrá que superar la más compleja de sus encrucijadas: la muerte de su propio intérprete.

Qué hacer cuando la muerte de un actor deja un vacío irreparable en el libreto, es la pregunta que, probablemente, Hollywood nunca podrá responder. Desde los tiempos de Marilyn Monroe, varios directores se han quedado atrapados en este limbo.

La muerte de Paul Walker, el corredor callejero que desde hace 13 años aceleró la adrenalina de los amantes de Rápidos y Furiosos , resucitó esta retadora disyuntiva. En esta ocasión, Universal Pictures recurrirá a la contratación de cuatro dobles con cuerpos similares al del actor y a técnicas digitales para recrear su rostro y su voz.

“¿Respetable? ¿Vulgar? Talvez ambas. Es una solución, suponemos, y probablemente una que tiene mayor sentido desde el punto de vista financiero, que empezar desde cero toda la película, o que el personaje desaparezca de manera repentina en medio de la secuela”, apunta el blog especializadoIndiewire .

Walker falleció el 30 de noviembre del año pasado, cuando el Porsche Carrera en el que viajaba como pasajero perdió el control y se estrelló contra un poste de luz que tenía pegada una señal de límite de velocidad de 45 millas por hora.

ampliar

El auto se incendió y los restos del actor californiano quedaron irreconocibles.

El rodaje de la sétima entrega de la saga inició en setiembre y se reanudaría el 2 de diciembre, dos días después del trágico accidente. Hasta ese momento, solo la mitad de las escenas estaban filmadas. “Tengo el corazón profundamente roto ahora. No puedo procesar nada más”, tuiteó en ese entonces el director de la película, James Wan.

Sin embargo, la producción nunca dio el brazo a torcer y decidió retrasar el estreno –inicialmente programado para el 11 de julio próximo– para resolver cómo terminarían las escenas en las que Walker debía aparecer.

Tragedia en locación. La industria del cine nunca podrá olvidar el 31 de marzo de 1993. Brandon Lee, de tan solo 28 años, e hijo del memorable Bruce Lee, se encontraba grabando una escena de El Cuervo , en la que entraba a su apartamento justo cuando su prometida era violada y golpeada por unos matones.

PUBLICIDAD

Por negligencia de uno de los encargados del set, la pistola Magnum 44 con la que uno de los personajes le disparó a Lee estaba cargada. La bala le perforó el abdomen y murió en el hospital de Carolina del Norte, horas después.

La mayoría de la filmación estaba lista cuando ocurrió el incidente, por lo que Paramount Pictures recurrió a un doble para terminarla, pese a la controversia generada en torno al contenido violento que llevó a la muerte del actor.

“La tragedia varió el resultado del filme porque afectó la manera en que, finalmente, tuvo que ser editado”, dijo el productor Ed Pressman. “Estábamos apenas empezando a editar, entonces intentamos enfatizar el aspecto romántico de la película, para alejarla de la catástrofe”, añadió.

El Cuervo se convirtió en un éxito de taquilla y fue muy bien recibido por la crítica. Hoy es considerada una cinta de culto.

Otra de las muertes en pleno rodaje es la de Oliver Reed, quien interpretó a Próximo en Gladiador . Falleció de un ataque cardíaco en un bar de la capital de Malta, tras ingerir alcohol.

El director Ridley Scott recurrió a efectos digitales para recrear su rostro y así terminar las pocas escenas restantes para ese momento.

El dilema se repite. Otro de los casos más memorables de actores fallecidos sin finalizar un rodaje es el de Heath Ledger, quien desempeñaba el protagónico en El imaginario del doctor Parnassus .

La producción había recibido un presupuesto de $30 milllones gracias a la participación de Ledger. La noticia de su muerte por sobredosis de medicamentos para la ansiedad tomó por sorpresa al cineasta Terry Gilliam, quien de primera entrada pensó en cancelar el filme.

Como una manera de rendir tributo al australiano, los actores Johnny Depp, Colin Farrell y Jude Law lo sustituyeron en el papel, con un guión que optó por llevar al personaje a un viaje a través de un espejo mágico. “Una película de Heath Ledger y sus amigos”, se dice en los créditos.

Recientemente, el infortunio también cubrió a la producción de las dos películas de Los juegos del hambre: Sinsajo , aún sin estrenar, en las que Philip Seymour Hoffman figuraba entre el elenco. En la primera parte se utilizarán técnicas digitales y la segunda debió ser reconcebida.

PUBLICIDAD

Otro ejemplo es el de River Phoenix, quien falleció mientras filmaba Dark Blood y Entrevista con el vampiro . En la primera, el director George Sluizer grabó su propia narración para completar las seis escenas restantes, ya que su hermano Joaquin Phoenix se negó a prestar la voz. En la segunda fue sustituido por Christian Slate, quien donó toda su paga a una fundación de caridad por la que Phoenix tenía gran aprecio.

También está el caso de Richard Harris, quien encarnó a Albus Dumbledore en las dos primeras entregas de Harry Potter . El actor fue reemplazado por el irlandés Michael Gambon.

Béla Lugosi, recordado por interpretar a Drácula en 1948, falleció antes de terminar Plan 9 del espacio exterior . El director Edward Wood usó escenas reales de Lugosi recogiendo flores en casa de uno de los actores, así como otras en el cementerio.

Por su parte, El juego de la muerte , protagonizada por Bruce Lee también enfrentó grandes baches. Una versión incompleta fue lanzada en 1973, un año después del fallecimiento del actor. El genio de las artes marciales tan solo había filmado 30 minutos, pues había pedido un tiempo fuera para hacer Operación dragón .

El director Robert Clouse no se dio por vencido y para 1978 lanzó una segunda película con dobles que utilizaron lentes oscuros, así como escenas de archivo y las reales del funeral de Lee.

Por el contrario, el cineasta George Cuokor decidió cancelar Something’s Got To Give , el último papel de Marilyn Monroe, pues se rehusó a continuar la producción con un reemplazo de la diva.

Las escenas inéditas, de 37 minutos de duración, se utilizaron en el documental Marilyn: Los últimos días , estrenado en el 2001.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Muerte de actores mete a Hollywood en aprietos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Gloriana Corrales

gloriana.corrales@nacion.com

Periodista de Revista Dominical

Periodista en la Revista Dominical de La Nación. Es graduada de Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo de la UCR. 

Ver comentarios
Regresar a la nota