Entretenimiento

Película Dragon Ball Z

Crítica de cine: De calidad Z

Actualizado el 08 de octubre de 2013 a las 12:00 am

Los dioses pelean Animado sin ánimo

Entretenimiento

Crítica de cine: De calidad Z

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

DRAGON BALL Z: LA BATALLA DE LOS DIOSES

TÍtulo original: Doragon Bôru Zetto: Kami to Kam

Japón. 2013

GÉnero: Animado

DirecciÓn: Masahiro Hosoda

Elenco: Animado

DuraciÓn:85 minutos

Cines:CCM Cinemas, Cinépolis, Cinemark, Nova Imax, Variedades

Animé, manga, televisión, cine. Lo que sea. Lo cierto es que hay personajes capaces de subsistir comercialmente. Los vemos ahora en la película Dragon Ball Z: La batalla de los dioses (2013), largo título para un filme de poco metraje dirigido por Masahiro Hosoda.

La película parte de una premisa: la paz es poco duradera y, por eso, es necesaria la presencia de sujetos especiales para salvar el Universo, en este caso, la Tierra. Aún más, el dios que marca el equilibrio universal es el de la destrucción. Se llama lord Bills (también aparece como lord Bils).

El asunto es que ese balance se obtiene con esta premisa: solo destruyendo algo se construye lo mejor. Si un dios destruye, otros harán cosas nuevas. Por dicha, según la película, lord Bills es bastante dormilón y lleva mucho tiempo entre sueños y ronquidos. ¡Camarón q ue se duerme se lo lleva la corriente!

Al despertarse, el mentado lord se entera de que su aliado Freezer ha sido vencido por Goku y de que hay paz gracias a los saiyayines. Este dios de la destrucción tiene conocimiento anticipado (prognosis) de la presencia de un “supersaiyayin”, especie de dios bueno.

Lord Bills se va a enfrentarlo para, así, saber de qué pie cojea. Sin embargo, no cojea. La unidad mística de los saiyayines le dará a Goku las características necesarias para enfrentarse a lord Bills y salvar la Tierra. Esto sucede durante una fiesta organizada por Bulma y mientras otros personajes, con Pilaf, el emperador, andan tras las esferas del dragón.

Esas esferas animan a un dragón que concede deseos. Algo así como el más conocido genio de la lámpara maravillosa. Lo más grave del asunto es que, en la fiesta, sirven un pudín. Según la película, es muy sabroso. El dios destructor es muy antojado y como no le dan pudín se pone de los once mil diantres.

Ustedes pueden imaginarse lo que sucederá seguidamente, al igual que pueden hacerlo con lo sucedido antes. Nada que sea muy diferente a la tradición narrativa de este mundo de sujetos exclusivos creado por Akira Toriyama, quien es para muchos nada menos que un genio.

PUBLICIDAD

Genio o no, lo cierto es que la poca o nula calidad de esta película, La batalla de los dioses, no incita –para nada– a indagar en la fuente original. Es una pena, porque se convierte en película tan solo para fans.

No hay ninguna estructuración sólida del relato, pues este va a pito y caja, y hasta caben retrospecciones que ni fu ni fa. Es molesto este carácter fragmentario de la narración. Para quienes no somos seguidores de la creatividad de Toriyama es fácil sentirnos extraviados.

Está claro: el relato fílmico no logra hilar bien los acontecimientos y, para empeorar las cosas, tiene importantes errores de continuidad.

Además, en la cinta, no hay mayor diseño de personajes; sin excepción, no pasan de ser un simple esquema, tanto en sus ánimos como en el trazo que los dibuja: son líneas primarias y sombras para una animación muy estática. Aquí no hay dinamismo dramático ni lo hay en lo animado.

La verdad, aún no comprendo cómo el guion logró sostenerse durante 85 minutos de metraje y como yo me sostuve ese tiempo viendo este filme (por obligación, ha de ser). Puede ser que ningún “fan” coincida con esta crítica, porque sí, esta es una de las películas más malas que he visto. Lo demás es tan solo nostalgia.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Crítica de cine: De calidad Z

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

William Venegas

Crítico de cine y teatro

Filólogo y educador. También estudió Teatro, Estética, Historia del Arte, Filosofía del Arte y Semiótica para hacer lo que quería: crítico de cine y teatro. Fue profesor de Literatura y Apreciación Cinematográfica en la UNA. Escribe para La Nación desde 1991.

Ver comentarios
Regresar a la nota