Entretenimiento

Crítica de cine de ‘El nuevo Nuevo Testamento’: Ea, la hija de Dios

Actualizado el 13 de septiembre de 2016 a las 12:00 am

¿Espera usted una comedia irreverente, graciosa y contracultural? Con esta crítica va una opinión al respecto

Entretenimiento

Crítica de cine de ‘El nuevo Nuevo Testamento’: Ea, la hija de Dios

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Dioses y diosas se ven en filme donde la niña actriz Pili Groyne le da el mejor tono. Cortesía de Pacífica Grey.

Con el título original de Le tout nouveau testament (2015), les confieso que cuando vi por primera vez la películaEl nuevo Nuevo Testamento (del director belga Jaco van Dormael), me pareció más irreverente, graciosa y contracultural que la segunda ocasión en que asistí a verla.

LEA MÁS: 'El nuevo Nuevo Testamento': Dios existe, vive en Bruselas y es un patán

¿De qué va la trama? De que hay un dios por ahí que se llama Dios a secas, como el de la iconografía cristiana. Este señor tiene un hijo llamado Jesucristo, crucificado cuando vino al mundo, lo que Dios no entiende.

Dios –el personaje– tiene también una hija llamada Ea, quien no puede sentarse a la derecha del papá porque es el lugar del hijo. En efecto, Dios es bastante machista, al punto que su esposa, quien es una diosa, vive como arrinconada en la casa divina, en grado total de sumisión.

No solo es machista Dios. Es un tipo vulgar, patán, grosero, chillón y demás actitudes negativas. En términos simples y hogareños, diríamos que es un dios para mandarlo al carajo, quien no solo anula a su mujer y se burla de su hijo J.C., sino que –además– es violento contra su hija.

Es lo que hace su hija Ea: enviarlo al carajo. Con la complicidad de Jesús, Ea se escapa a Bruselas y notifica a los mortales cuál será el día de la muerte de cada uno. ¡La que se arma! Sobre todo, cuando Dios decide perseguir a su hija.

Por supuesto que el filme aprovecha cualquier ocasión para hacer burla del poder de los dioses y de los conceptos figurativos de las religiones cristianas. Para entender mejor la mayoría de chistes de la película, se debe tener como paradigma ese texto que muchos creyentes llaman la Palabra.

El problema de este filme es que su ficción tiende a ser repetitiva. Le sucede por su afán de lograr la más alta comicidad y, a la larga, por el esfuerzo de darle más coherencia al mundo ahí narrado, con exceso de monólogos directos a la cámara. Estos soliloquios igual redundan en lo que dicen (por explicarlo casi todo verbalmente).

PUBLICIDAD

Así, con su tratamiento fílmico, el relato puede parecernos poco original a fuerza de repetirse con situaciones parecidas entre ellas. Casi se puede adivinar el tránsito que ha de cursar la trama del filme, o sea, el laberinto argumental es fácil de ser caminado por el espectador.

Otra consecuencia de ello es que El nuevo Nuevo Testamento es película que, a ratos, se atasca en sí misma, incluso en sus propios chistes, por lo que se le viene abajo la posibilidad de ser una sátira realmente vivaz. Jamás tiene el sarcasmo inteligente de La vida de Brian (1979), del grupo inglés Monty Python.

Excepto por la niña Pili Groyne, como Ea, las actuaciones van al descuido. Empero, se ha de aceptar que el filme tiene momentos hilarantes y otros surreales bien manejados (sobre todo en asuntos del amor). Esta es película que uno puede recomendar o no, porque deja poco en nuestra mochila pese a su humor a contracorriente.

Título original: Le tout nouveau testament

Bélgica, 2015

Género: Comedia

Dirección: Jaco van Dormael

Elenco: Benoît Poelvoorde, Pili Groyne, Catherine Deneuve

Duración: 113 minutos

Cines: Magaly, Avenida Escazú, Terramall, Real Alajuela

Calificación: TRES ESTRELLAS ( * * * ) de cinco posibles

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Crítica de cine de ‘El nuevo Nuevo Testamento’: Ea, la hija de Dios

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

William Venegas

Crítico de cine y teatro

Filólogo y educador. También estudió Teatro, Estética, Historia del Arte, Filosofía del Arte y Semiótica para hacer lo que quería: crítico de cine y teatro. Fue profesor de Literatura y Apreciación Cinematográfica en la UNA. Escribe para La Nación desde 1991.

Ver comentarios
Regresar a la nota