Entretenimiento

c:Crítica de cine

Crítica de cine acerca de Juan de los Muertos: Mordiscos caribeños

Actualizado el 21 de junio de 2013 a las 12:01 am

Zombis cubanos ¡Para matar muertos!

Entretenimiento

Crítica de cine acerca de Juan de los Muertos: Mordiscos caribeños

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El cine cubano sabe reír hasta de una invasión de zombis por los sitios icónicos de La Habana, con destacados efectos especiales. Foto: Cinergia para LN.

Los zombis han decidido abandonar las calles de ciertas ciudades de Estados Unidos, porque el cine no los deja en paz. Entonces, han decidido tropicalizarse, buscar otro sistema político y darse la gran vida en La Habana, para crear –diríamos– algo así como un socialismo zombi.

Sin embargo, de nuevo el cine los descubre y el director Alejandro Brugués, no tan buen guionista en esta ocasión, los planta en pantalla grande con la premiada película Juan de los Muertos (2011). Brugués lo hace con tono de comedia sulfurosa y políticamente crítica. Es una sátira.

Dentro de las actividades por la celebración de los 10 años de Cinergia, Juan de los Muertos ha abierto la fiesta y, de paso, su exhibición nos muestra otra cara del cine cubano. Se trata de una película hecha sin los grandes recursos que sí poseen los zombis en la industria de Hollywood.

Eso está claro. Sin embargo, el equipo realizador de Juan de los Muertos echa mano a la audacia y a la creatividad para narrarnos que sí, que las figuras apocalípticas pueden destruir La Habana y hasta su Revolución. Ante eso, en el filme, las voces oficiales declaran que los zombis son una invasión animada por el enemigo consabido: Estados Unidos.

Calificación

Título original: Juan de los Muertos

Cuba, 2011

Género: Fantástico

Dirección: Alejandro Brugués

Elenco: Alexis Díaz de Villegas, Jorge Molina, Andrea Duro, Jazz Vilá

Duración: 96 minutos

Cines: Cine Magaly

Juan no se lo cree y, como cubano avispado, decide montar una empresa privada cuyo servicio es matar a los muertos vivientes y a quienes son poseídos por ellos. El nombre y emblema de la empresa de Juan están claros: “Juan de los Muertos, matamos a sus seres queridos”.

El filme tiene un excelente comienzo: buena apertura narrativa que es valioso corto cinematográfico en sí mismo. Luego vamos sabiendo más de la invasión zombi y de cómo Juan, sus amigos e hija se convierten en batallón antizombi, capaz de ganar peleas dentro de sus torpezas.

Es cuando el buen humor se va agitando. El filme comienza a ser parodia de un montón de cosas, del cine mismo y de la conducta humana. Es poco inocente el humor que se exhibe y más cáustico cuando trata el tema político, para señalar la situación cubana actual como inmovilista.

PUBLICIDAD

La crítica política corre de boca de los diálogos de Juan con los demás. Sin embargo, al rato, sentimos que la trama de esta película se llena de aquello que crítica con insistencia, o sea, de inmovilismo narrativo, en este caso.

 El cine cubano sabe reír hasta de una invasión de zombis por los sitios icónicos de La Habana, con destacados efectos especiales. Foto: CINERGIA para LN.
ampliar
El cine cubano sabe reír hasta de una invasión de zombis por los sitios icónicos de La Habana, con destacados efectos especiales. Foto: CINERGIA para LN.

El argumento prácticamente no se despliega: se estanca. El filme se ve escaso de temas que le sirvan de subtramas; con situaciones que quedan sueltas, al albur; con insistencia redundante del humor por cada zombi que aparece; con diálogos sin desarrollo ulterior y la crítica insistente sin justificación narrativa.

Si uno se durmiera durante la exhibición, se perderá algunas secuencias humorosas, pero no el hilo sustancial del guion. Con una trama que pierde vuelo, el diseño de los personajes no evoluciona y las actuaciones pasan a mostrarse de mediocres a malas (frágil dirección actoral).

La fotografía está bien lograda, funciona y resulta expresiva, pero la música es parte de lo reiterativo del filme y cansa. La película se agota en sí misma. Tal vez si hubiera tenido menos metraje, habría resultado mejor. En todo caso, su exhibición es importante como muestra de ese cine alternativo que nos llega con gotero.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Crítica de cine acerca de Juan de los Muertos: Mordiscos caribeños

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

William Venegas

Crítico de cine y teatro

Filólogo y educador. También estudió Teatro, Estética, Historia del Arte, Filosofía del Arte y Semiótica para hacer lo que quería: crítico de cine y teatro. Fue profesor de Literatura y Apreciación Cinematográfica en la UNA. Escribe para La Nación desde 1991.

Ver comentarios
Regresar a la nota