Entretenimiento

Crítica de cine: ‘Jasone Bourne’: ahora es la venganza

Actualizado el 15 de agosto de 2016 a las 12:00 am

Entre la acción, ‘Jason Bourne’ desliza oportuno texto sobre el machismo político y cruel de la CIA

Entretenimiento

Crítica de cine: ‘Jasone Bourne’: ahora es la venganza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Elenco. Las presencias de Matt Damon y Alicia Vikander alimentan la acción con el regreso de Jason Bourne. ROMALY PARA LN

He aquí una película vibrante y ansiosa de principio a fin por lo que es: cine de acción, con algunos pocos diálogos útiles que se cuelan por ahí, entre el alud de secuencias dinámicas. Se trata del filme Jason Bourne (2016), de nuevo con Matt Damon dirigido por Paul Greengrass.

También tiene algunos esbozos sobre el deber de los humanos por conocerse a sí mismos, sobre todo cuando otros les han robado su identidad, su personalidad y su historia. Igual, evidencia los juegos políticos (¡el poder!) por parte de una potencia como es Estados Unidos, cuya central de inteligencia (CIA) tiene en sus manos las artes sucias del caso.

Hasta ahí en términos conceptuales. Es probable que esta película no haya caído muy bien en ciertos sectores políticos, militares y del espionaje en su país de origen: es que hace creíbles muchas acusaciones que se hacen de la CIA, por ejemplo.

Lo cierto es que el personaje creado por el escritor Robert Lundlum, el espía Jason Bourne (producto de un experimento militar), en la trama de esta película está menos desmemoriado que nunca, o sea, ha recuperado tanto el conocimiento de sí mismo que ahora solo busca vengarse.

Al frente tiene a la CIA con todo el poder tecnológico que hoy maravilla a la especie humana. De nuevo, como Jason Bourne, Matt Damon se muestra parco y a la vez intenso, ¡muy bien! Al frente, como jefe de la CIA, hay un actor de esos que con el ala matan: Tommy Lee Jones.

Como parte de las contradicciones a lo interno de la CIA, aparece una agente sagaz y bella, encarnada de manera apacible y firme por esa actriz de moda que es la sueca Alicia Vikander. Ella lo hace bien, aunque podemos ir sospechando que actúa con estilo casi igual cualquiera sea su personaje.

Los primeros planos que le ofrecen al bello rostro de la joven Vikander logran refrescar el ánimo de los espectadores en medio del cúmulo de acciones que componen las logradas secuencias de Jason Bourne (la película). Sus emociones llegan desde una historia narrada con mucho cuidado formal y con excelente manejo de los efectos visuales.

PUBLICIDAD

Tal vez su argumento esté estirado más allá de la cuenta o de lo razonable, pero se le agradece que –en términos narrativos– no hay nada mal ordenado ni nunca peca de tener tiempos muertos, ¡qué va! Se nota la habilidad del director Greengrass para manejar personajes y ambientes en medio de la acción febril.

Cierto que hay efectismos fílmicos, pero están bien ubicados dentro de la dinámica del caso, por lo que la película evita caer en lo esquemático y se mantiene dura en términos políticos. Los elementos propios del lenguaje cinematográfico cumplen bien: fotografía, música (banda sonora en general) y montaje (edición).

Su ritmo sostenido y elegantes formas complacen al público mayoritario y, de paso, a no pocos críticos; me incluyo, por eso recomiendo esta película.

EE. UU. 2016GÉNERO: AcciónDIRECCIÓN: Paul GreengrassELENCO: Matt Damon, Alicia Vikander, Tommy Lee Jones, Julia StilesDURACIÓN:123 minutos

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Crítica de cine: ‘Jasone Bourne’: ahora es la venganza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

William Venegas

Crítico de cine y teatro

Filólogo y educador. También estudió Teatro, Estética, Historia del Arte, Filosofía del Arte y Semiótica para hacer lo que quería: crítico de cine y teatro. Fue profesor de Literatura y Apreciación Cinematográfica en la UNA. Escribe para La Nación desde 1991.

Ver comentarios
Regresar a la nota