Entretenimiento

Crítica de cine de 'Dr. Strange': El extraño médico

Actualizado el 06 de noviembre de 2016 a las 02:58 pm

La crítica le ha sido muy favorable a un buen filme de superhéroes, un tanto distinto.

Entretenimiento

Crítica de cine de 'Dr. Strange': El extraño médico

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Tráiler de 'Dr. Strange: Hechicero Supremo'

He aquí una narración que primero vio la luz de la historieta para llegar ahora con el tono maravilloso de la magia cinematográfica. Se trata de la bien lograda películaDr. Strange: Hechicero supremo (2016), dirigida con audacia y fino riesgo por Scott Derrickson.

El filme define muy bien sus estratos narrativos, aunque pudo ser más breve en su primer momento, o sea, durante el diseño de los personajes antes de la presencia del doctor Strange propiamente dicho (doctor Extraño). Luego empata bien con el mundo místico, mágico y sobrenatural donde aparece Ancestral.

LEA MÁS: 'Dr. Strange' encabeza taquilla en Norteamérica

Ancestral es la mujer que asume la formación del futuro Doctor Strange , esto es, su guía (en el cómic es un anciano tibetano). Ancestral es de origen celta. Luego tenemos la aventura propiamente dicha, con su clímax, donde los buenos defienden el mundo cósmico o espiritual contra las fuerzas oscuras.

Las partes de la película pueden diferenciarse; pero, aunque no lo crean, están muy bien ligadas entre sí: el juego de la unidad de las partes es uno de los más obsequiosos logros del filme. Esto sobresale en una película que es visualmente delirante, con tremendo oficio de efectos especiales o visuales.

ADEMÁS: Dr. Strange: la locura mística que llega a cine

Del carisma de la trama no hay ni que dudarlo, aunque es obvio que debió “calmarse” un poco con los efectos visuales, porque algunas veces se sobreponen a la trama misma, una trama de por sí seductora, fascinante y llevada con buen ritmo.

Eso último nos permite percatarnos de la buena dirección de actores, sobre todo la bien lograda con Benedict Cumberbatch, excelente como el doctor Strange. No se le queda atrás la gran actriz Tilda Swinton como la mística Ancestral y, de alguna manera, sí se desaprovecha el talento del buen actor Mads Mikkelsen, con su papel de Kaecilius, el antagonista del caso.

De la misma manera, está muy bien presentado su personaje “extraño” (superhéroe), tan distinto a los que abundan ahora en el cine. Lo mismo podemos decir de la evolución que presenta en su personalidad, a partir de un médico con un ego insoportable. Está claro que fotografía y banda sonora vienen a enriquecer la propuesta fílmica.

PUBLICIDAD

Cierto, estamos ante otra película de superhéroes, pero con admirable vuelta de tuerca a lo que hemos visto siempre. A los espectadores les recomendamos quedarse hasta el propio final de esta película, hasta que les enciendan las luces de la sala, porque entre los créditos hay dos secuencias que les pueden ser útiles en el futuro.

Dr. Strange: Hechicero supremo se basa en el personaje de Marvel Comics, creado por Stan Lee y Steve Ditko en el año 1963. Lo más disfrutable de la película (al menos para este crítico) es ver como cómo las leyes de la Naturaleza, as leyes físicas del Universo y similares se “quiebran” en el mundo astral, de donde surgen imágenes inolvidables, unas agarradas de otras.

La verdad, aunque con cuatro estrellas de calificación, esta película me gustó mucho. Espero que esto no los desilusione.

FICHA TÉCNICA

Título: Dr. Strange: Hechicero supremo

País: EE.UU., 2016

Género: Acción

Dirección: Scott Derrickson

Elenco: Benedict Cumberbatch, Tilda Swinton, Rachel McAdams, Chiwetel Ejiofor, Mads Mikkelsen

Duración: 115 minutos

Calificación: Cuatro estrellas de cinco posibles

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Crítica de cine de 'Dr. Strange': El extraño médico

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

William Venegas

Crítico de cine y teatro

Filólogo y educador. También estudió Teatro, Estética, Historia del Arte, Filosofía del Arte y Semiótica para hacer lo que quería: crítico de cine y teatro. Fue profesor de Literatura y Apreciación Cinematográfica en la UNA. Escribe para La Nación desde 1991.

Ver comentarios
Regresar a la nota