Entretenimiento

Filme en cartelera

Crítica de cine: Código Olimpo

Actualizado el 24 de junio de 2013 a las 12:00 am

Lo alto y lo bajo Cine para la basura

Entretenimiento

Crítica de cine: Código Olimpo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Calificación

Título original: Olympus Has Fallen

Estados Unidos, 2013

Género: Acción

Dirección: Antoine Fuqua

Elenco: Gerard Butler, Aaron Eckhart, Morgan Freeman

Duración: 119 minutos

Cines: CCM Cinemas, Cinépolis, Cinemark, Nova Cinemas

Pues sí, el Olimpo ha caído, al menos en el cine. Eso es lo que nos dice el título original de la película Operación: Código Olimpo (2013), con esos fallidos dos puntos ahí metidos. El título original es Olympus Has Fallen y la dirección viene de la mano de Antoine Fuqua.

Fuqua es realizador que tuvo su momento de éxito con el filme Día de entrenamiento (2001). Ahora, con Operación: Código Olimpo , muestra todas sus deficiencias para narrar, porque la “peli” va a saltos desordenados y la acción cambia de escenario de la manera más arbitraria imaginada.

No es solo eso, el núcleo argumental se diluye como niebla entre su forzado contenido ideológico. Aquí sí es cierto que su discurso político lo único que hace es meter la nariz donde no cabe, con tal de introducirnos un concepto: Corea del Norte es un peligro para el mundo.

En la silla presidencial. Morgan Freeman hace el papel del presidente interino durante el rescate de los rehenes. | ROMALY PARA LA NACIÓN
ampliar
En la silla presidencial. Morgan Freeman hace el papel del presidente interino durante el rescate de los rehenes. | ROMALY PARA LA NACIÓN

“No hay un solo elemento del lenguaje cinematográfico que uno pueda destacar en esta película”.

Dentro del título del filme, el Olimpo se entiende como lo más alto de lo alto, donde solo habitan dioses y diosas. Así, el dios supremo, Zeus, digamos, es nada menos que el presidente de Estados Unidos (encarnado sin ninguna convicción por Aaron Eckhart: ni él se cree su personaje ni la trama).

Por supuesto que la Casa Blanca es el Olimpo universal. De pronto, sin la ayuda del genio de la lámpara maravillosa y sin saber uno cómo, un grupo de norcoreanos logra lo que no han logrado los extraterrestres en otras películas: apoderarse de ese Olimpo y secuestrar al presidente de Estados Unidos.

De manera inadmisible para la realidad o para la ficción, el ejército de ese país tarda 15 minutos para reaccionar, mientras los norcoreanos (ellos y ellas) tardan 13 minutos para invadir todo el soporte político estadounidense. ¡Por dos minutos! ¡Uy, qué tensión más cómica!

Cuando uno ve cómo es rota la bandera de las conocidas barras y estrellas, arrancada de su asta y pisoteada al principio, de una vez intuimos el final, ¡claro!, dicha bandera volverá cara al viento al asta que le corresponde. Entre un suceso y otro, solo quedan un reguero de violencia y la maldad norcoreana.

PUBLICIDAD

Todo filme implica un discurso dentro de su narración. Sin embargo, con Operación: Código Olimpo es al revés: el discurso patriotero sobre Estados Unidos como salvador del mundo (no estamos exagerando) está por encima del relato, con diálogo aplastante que lo confirma.

Lo peor: como el ejército llega tarde a enfrentarse a los norcoreanos, hay un solo tipo que les hace la tarea. Es un nuevo Rambo que vence a los “achinados”; este personaje conlleva una actuación muy mala de Gerard Butler, enlazado con alguien afuera de la Casa Blanca, asumido por el actor Morgan Freeman, a quien le basta con poner ojos lastimeros.

No hay un solo elemento del lenguaje cinematográfico que uno pueda destacar en esta película. Nada en lo formal; nada en contenido. Su violencia es extrema, oficiada con deleznable criterio de culto visual (hay que ver con qué deleite visual, de parte del director, se muestra la horrenda golpiza que sufre una mujer).

Hay quienes dicen que esto es “cine de entretenimiento”. Si es así, que nos protejan las diosas del Olimpo, no los dioses, qué mal andamos, de verdad, y qué bajo cae este tipo de cine.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Crítica de cine: Código Olimpo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

William Venegas

Crítico de cine y teatro

Filólogo y educador. También estudió Teatro, Estética, Historia del Arte, Filosofía del Arte y Semiótica para hacer lo que quería: crítico de cine y teatro. Fue profesor de Literatura y Apreciación Cinematográfica en la UNA. Escribe para La Nación desde 1991.

Ver comentarios
Regresar a la nota