Entretenimiento

Arquitectura

La galería Klaus Steinmetz ofrece breves maravillas de la arquitectura

Actualizado el 16 de febrero de 2014 a las 12:00 am

Maquetas elocuentes. La galería Klaus Steinmetz exhibe diez propuestas diseñadas para la nueva Asamblea Legislativa

Entretenimiento

La galería Klaus Steinmetz ofrece breves maravillas de la arquitectura

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
En la propuesta Usuré y Suráyum, del arquitecto Ibo Bonilla Oconitrillo, el edificio del plenario (centro), de techo cónico, hace evocar construcciones prehispánicas. Las oficinas legislativas (derecha) están recubiertas con plantas de modo que aludan al verdor montañoso del Valle Central. Imagen: Ibo Bonilla para LN.

Una maqueta es la infancia de un edificio así como “un gato es una gota de tigre” –cual nos enseña el poeta Jairo Aníbal Niño–. La maqueta de un templo es una iglesia para hombres de poca fe, y Giorgio de Chirico fue un artista que pintó calles que nos hacen sentirnos muñequitos de maqueta. Todo está en el arte, y el arte también está en las maquetas que nos brinda la galería Klaus Steinmetz Contemporary Art, una de las más importantes (si no la más) de Centroamérica.

La exposición se dedica a proyectos arquitectónicos que pudieron servir para levantar la futura Asamblea Legislativa de Costa Rica. Al concurso respectivo se presentaron 23 proyectos.

En esta exhibición se muestran diez maquetas (una por proyecto) más láminas de otros tres proyectos (sin maquetas). No está presente el trabajo ganador, de la empresa Nagel Arquitectos. La notable exhibición se ha abierto en el Sigma Business Center, situado al oeste del Mall San Pedro (San José).

“Estos proyectos forman parte de la historia cultural de nuestro país, y habría sido una lástima que estas propuestas no se hubieran exhibido”, dice Annelise Scholl, directora de proyectos de la galería Klaus Steinmetz.

Maqueta del proyecto Abangares, ideado por el Consorcio Visión Urbana. El edificio más alto está cerca de la base de la cuesta de Moras. Fotografía: Jorge Arce.
ampliar
Maqueta del proyecto Abangares, ideado por el Consorcio Visión Urbana. El edificio más alto está cerca de la base de la cuesta de Moras. Fotografía: Jorge Arce.

Annelise indica que la muestra no se ofreció en el propio local de la galería, de Escazú, porque esta exposición necesita una mayor superficie, cedida por Sigma Business Center. La exposición se debe también al apoyo financiero de Credomatic, 3D Systems y High Lights.

La idea de Klaus Steinmetz ha sido una buena oportunidad para colocar a nuestro país en una ruta poco frecuentada: la exposición de proyectos arquitectónicos. “En grandes museos, como el de Arte Moderno de Nueva York, no es infrecuente la exhibición de esta clase de proyectos”, expresa Klaus.

Reto difícil. El concurso fue un desafío. Así, la compañía ICESA indica algunos retos: la existencia de espacios limitados, y los pedidos de ofrecer un bajo mantenimiento y de facilitar una edificación rápida.

El plan maestro estipulaba que se construyesen dos edificios separados por dos manzanas: la compuesta de la actual Asamblea y el Castillo Azul (en el oeste), y la manzana del antiguo Colegio de Sion (en el este). Ambas futuras construcciones debían quedar conectadas con un pasillo muy largo.

PUBLICIDAD

En el edificio del oeste debían estar las oficinas; en el del este, otras oficinas y la sala del plenario. El terreno del edificio del oeste es más bajo que el del edificio situado en el este (es decir, está “arriba” de la cuesta de Moras).

Esas características planteaban dificultades. Así, no podían ser edificios gemelos pues las áreas son diferentes. El edificio de la base de la cuesta de Moras debía tener más pisos si se deseaba igualar los techos de ambas construcciones con una línea horizontal.

Por otra parte, comunicar ambas construcciones obligaba a trazar pasillos aéreos. Varios trabajos los incluyeron, con paredes de vidrio, lo que planteó el problema de que se invadían (o no) los aires del Castillo Azul y del Colegio de Sion, obras históricas que no deben ser “atravesadas” por arriba.

El proyecto Usuré y Suráyum diseñó un pasadizo subterráneo, mas otras propuestas no incluyeron pasadizo alguno. El proyecto Arenal-Escazú concentró el plenario y todas las oficinas en el edificio del este, y dejó el área del oeste como un parque público.

Maqueta de las obras propuestas por la compañía Javier Rojas Arquitectos. El declive de la cuesta de Moras “baja” hacia la izquierda. Fotografía: Jorger Arce.
ampliar
Maqueta de las obras propuestas por la compañía Javier Rojas Arquitectos. El declive de la cuesta de Moras “baja” hacia la izquierda. Fotografía: Jorger Arce.

Suma variedad. Los proyectos revelan la variedad de diseños que se ofrecieron. Algunos presentan similitudes exteriores en su pareja de edificios, como en la propuesta de ICESA Arquitectos, en la de Andrés Morales y en la de José Flasterstein y asociados.

El proyecto Abangares , el de ICESA y el de José Flasterstein propusieron dos torres. Una torre se presentó en el proyecto de las empresas Carazo y Lacayo, en el de Javier Rojas y asociados, y en el de Andrés Morales.

Las paredes de los edificios ideados son paralelas a las calles, excepto en el diseño Oreamuno , de José Bernardo García y socios. En este caso, según sus autores, “el edificio A se gira 15 grados para lograr una apertura urbana hacia la plaza de la Democracia”.

Casi todos los proyectos incluyen pequeñas áreas sembradas, pero el trabajo de Andrés Morales ofrece además “fachadas verdes”: maceteras que siguen el perímetro entre un piso y otro.

El proyecto Usuré y Suráyum brinda un concepto ambiental externo más decidido pues prevé revestimientos de mallas cubiertas con enredaderas verdes, que dan un aspecto de “montaña”, al decir de su inspirador, el arquitecto Ibo Bonilla Oconitrillo. Así, la sala del plenario evoca externamente el techo cónico de las construcciones indígenas prehispánicas.

PUBLICIDAD

Otros proyectos son presentados por Valdesol; Consorcio Visión Urbana; Daniel Sancho y Cía.; Mario Leiva; Carazo Arquitectos y Lacayo Arquitectos; APB Arquitectos y FSA Ingeniería, y Javier Rojas Arquitectos.

Filosofías. La arquitectura pública no debe ser igual a la privada: este es uno de los principios que guían las construcciones de los edificios estatales, sean palacios de gobierno o sedes de municipios.

Para el arquitecto Andrés Fernández, “la arquitectura privada es particular del individuo o la empresa que la encargue, lo que ha de privar como concepto espacial”. “A su vez, la arquitectura pública enaltece lo que de común tiene la ciudad. Su materialización constructiva poseerá la dimensión simbólica y la trascendencia histórica y política que la hagan manifestación ciudadana”, añade Fernández.

Los edificios públicos concretan filosofías. Así, los regímenes autoritarios levantan construcciones masivas, imponentes (como los estilos nazi y estalinista). Sus mensajes enseñan que los individuos son nada, pero el Estado, todo.

En cambio, los modernos edificios de los regímenes democráticos son amistosos; se rodean de jardines; tal vez sean masas grandes, pero de aspecto ligero, y algunos (como el Parlamento alemán) hasta invitan a que las personas caminen sobre sus techos: transparentes, como la democracia ideal.

El arquitecto Luis Diego Barahona opina: “La arquitectura privada responde a intereses individuales, por lo que, muchas veces, el aporte a la ciudad no le es prioritario. En cambio, la arquitectura pública debe servir los intereses de la gente. Lo idóneo es un equilibrio de edificios privados con buena y abundante obra pública”.

No es fácil, pues, precisar las formas que deben guardar los diseños públicos: ni populistas ni aristocráticos; modernos, pero no atados a una moda; universales, pero alusivos a las propias tradiciones.

Según el proyecto de Benjamín García Saxe, el espacio público debe ser “un componente físico fundamental de la democratización de la ciudad”.

Además de los diseños imaginarios, las maquetas también son un arte. Algunas de las piezas exhibidas costaron unos $ 50.000. Una de sus creadoras, Marisol Pacheco, indica que el maquetismo es arduo, pero fascinante porque ofrece, al público, una perspectiva superior que nunca podrá repetir ante la obra construida.

Proyecto de la empresa Sanjosereves. En el fondo se ve el edificio del plenario; en el centro, la fachada del Colegio de Sion (da al parque Nacional). Detrás del colegio aparece  el muro conector con el pasadizo aéreo. Imagen: Diego Vab Der Laat para LN.
ampliar
Proyecto de la empresa Sanjosereves. En el fondo se ve el edificio del plenario; en el centro, la fachada del Colegio de Sion (da al parque Nacional). Detrás del colegio aparece el muro conector con el pasadizo aéreo. Imagen: Diego Vab Der Laat para LN.

Está de más decirlo: la buena arquitectura es buen arte, y en Costa Rica se hace buena arquitectura. La exposición creada por Klaus Steinmetz Contemporary Art es un privilegio que nos obsequia el arte. Si usted no es un privilegiado de la vida, vaya: aproveche esta oportunidad para desquitarse.

...

Renovar a San José. A lo largo de las últimas décadas, la mayoría de los habitantes del centro de San José se han trasladado a zonas suburbanas dejando atrás una ubicación urbana antiguamente frecuentada por 1,2 millones de ‘usuarios’ cada día, pero habitada en la noche por solo 50.000 residentes permanentes.

Aquella tendencia a la suburbanización y a la separación de las funciones inherentes es típica de las ciudades centroamericanas, y suscita problemas, como la congestión vehicular, la contaminación ambiental, la segregación social y la fragmentación del espacio.

A fin de invertir el éxodo hacia las zonas históricamente urbanas, nuevas funciones deben realizarse con un enfoque en el uso mixto. Hay una reciente tendencia a ‘repoblar San José’, impulsada por el municipio capitalino, en colaboración con representantes del sector privado, para desarrollar oficinas comerciales y de uso residencial.

Para obtener aquel objetivo es crucial mejorar, modernizar y reconvertir la flota de edificios institucionales que albergan el trabajo del sector público, fuente principal de ingresos en San José centro.

La arquitectura optimizada para esta antigua y futura ubicación central, en combinación con su concepto urbano integral para uso de todos, hace que la construcción de la nueva Asamblea Nacional procure el ser integralmente sostenible en términos de problemas físicos, sociales, económicos y ambientales.

Arquitecto Oliver Schütte, miembro del equipo de Carazo y Lacayo.

...

A vuelo de pájaro. La exposición de maquetas se ofrece en el primer piso de uno de los edificios del Sigma Business Center (tel. 2283-7803), al lado oeste del Mall San Pedro (San José), hasta el viernes 21 de febrero de 11 a. m. a 5 p. m. Teléfono de la galería Klaus Steinmetz Contemporary Art: 2228-0598.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

La galería Klaus Steinmetz ofrece breves maravillas de la arquitectura

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota