Entretenimiento

Cine

'Fuerza mayor': la tragedia y la comedia de ser hombre y fallar

Actualizado el 05 de abril de 2015 a las 12:00 am

Tragedia, comedia En Fuerza mayor , los roles de género se confronta a una ácida prueba en una familia en plenas vacaciones

Entretenimiento

'Fuerza mayor': la tragedia y la comedia de ser hombre y fallar

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Tráiler de la película "Fuerza mayor", de Ruben Östlund

Una de las comedias negras más divertidas y punzantes del año pasado también es un penetrante estudio de la masculinidad y una experiencia profundamente incómoda. Fuerza mayor ( Force Majeure o Turist ) se estrenó en salas comerciales costarricenses este fin de semana, tras su proyección en el Festival Internacional de Cine Paz con la Tierra. La difunde Pacífica Grey , que también trajo Paraíso: amor .

Se exhibe desde esta semana en Cine Magaly, Nova Cinemas y Cinemark Curridabat.

Ganadora de la sección Una cierta mirada en Cannes en el 2014, y candidata a un Globo de Oro, el cuarto largometraje de ficción de Ruben Östlund retoma su estrategia favorita: hurgar en las convenciones sociales de la sociedad del consumo.

Fuerza mayor tiene una trama simple: en un resort de esquí en los Alpes, una familia nuclear estereotípica –papá, mamá, hijo, hija– presencia una avalancha.

Ebba (Lisa Loven Kongsli), la madre, protege a los niños; el papá, Tomas (Johannes Kuhnke)... ¿huye? De allí en adelante, la familia se confronta a una crisis sin precedentes: la subversión de lo esperado de papá y mamá. Conversamos por Skype con Östlund antes del estreno de Fuerza mayor en Centroamérica, que ya se ha exhibido en 65 países.

–¿Qué le atrajo a la historia de una pareja en crisis, en ese mundo tan controlado y privilegiado que es el “resort” de esquí?

–Estaba muy interesado en el incidente de la avalancha, en la cual, aunque nada sucediera y todos estaban bien, aunque esta familia tenga un gran problema después, es una grieta enorme que ocurre entre padre, madre y familia por falta de confianza. Lo veo casi desde una perspectiva de clase media alta occidental porque no estamos viviendo en un mundo donde tenemos que lidiar con crisis reales, no estamos muy acostumbrados a encontrarnos con nuestros instintos de supervivencia, un mecanismo fundamental para ser humanos.

”Cuando confrontamos una situación así, entramos en contacto con sentimientos de los cuales no estamos conscientes. Para mí, se trata del rol del hombre y el de la mujer. Lo que se espera del hombre es que se yerga y proteja a su familia cuando ocurre una crisis, y cuando no lo hace... Encuentro muchos ejemplos: después de haber sufrido un secuestro de avión, la tasa de divorcios es extremadamente alta. Estos casos imprevistos realmente suceden en familias cuando han atravesado situaciones de crisis.

La impresionante escena de la avalancha combina material filmado en Suecia, Canadá y Alemania.
ampliar
La impresionante escena de la avalancha combina material filmado en Suecia, Canadá y Alemania.

–¿Qué le resultó tan fascinante del mundo del esquí?

–Me gusta enredarle las cosas a la gente rica. El resort de esquí es interesante porque, en medio de lo salvaje, este sitio es como un gueto. Es una lucha constante entre civilización y naturaleza, en la que el hombre trata de controlar el poder de la naturaleza. Estamos disparando avalanchas, trazando pistas en la nieve, poniendo cercas de seguridad...

”Es una lucha constante, casi como una metáfora de lo que sucede en la familia. Cuando Tomas expone estos sentimientos interiores, es como la avalancha liberada en el resort . Pasé mucho tiempo en sitios así porque, cuando era joven, hacía filmes de esquí. Quería volver a ese ambiente, a lo asburdo de este mundo: toda esa ropa de neón, gente con grandes lentes reflectores... Es como un mundo de ciencia-ficción que sí existe.

–Esta pareja no puede abrirse en privado, pero en público, dejan brotar todas sus inseguridades y sus necesidades...

–¿Has visto cuando la gente hace terapia de parejas? Necesitan a alguien externo que tenga una opinión sobre sus problemas. Cuando vives en una relación de pareja, es muy fácil manipular al otro. Puedes decir: ‘Tú tienes tu visión de mundo, yo tengo la mía y continuaré. Lo que es importante para Ebba es que necesita a alguien más, escuchar su opinión sobre el comportamiento de Tomas, y también necesita confrontarlo con lo que otros piensan sobre su comportamiento.

–¿Es un tipo de validación que necesitamos de nuestros sentimientos en una sociedad como esta, con medios sociales, sobreexposición...?

–No pensé en algo así de específico en esta ocasión. Creo que esto es algo que sucedería aún si Internet no existiese. En tanto estemos limitados por las expectativas de género, los estereotipos de hombre y mujer, este problema existirá.

–¿Qué le interesa sobre el comportamiento de Tomas en este sentido? ¿Qué revela sobre las relaciones de género en la sociedad contemporánea?

–No sé si recuerdas al capitán del Costa Concordia , la nave italiana que se hundió. Él se enfrentaba contra lo mismo que Tomas: hizo lo totalmente prohibido. De hecho, intentó mentir: dijo que había caído al bote salvavidas y que por eso fue uno de los primeros en abandonar la nave.

”Creo que eso es ridículo, pero a la vez puedes entenderlo porque una de las cosas más dolorosas que podemos afrontar, como seres humanos, es perder nuestra identidad. Para mí, esas mentiras tienen que ver con que estaba perdiendo su identidad como ‘hombre’. Si él hubiese tenido la habilidad de decir ‘Lo siento, pero me asusté y hui’, entonces probablemente hubiera sido más fácil lidiar con la situación, porque no creo que pueda culpárselo por reaccionar a instintos de supervivencia. Esa no es una decisión racional. Es algo que se hace porque se intenta sobrevivir.

”Tenemos el mito del Titanic en la mente: mujeres y niños primero a los botes salvavidas, el bote se hunde y el hombre queda en el barco procurando que se salven. Sin embargo, he visto estadísticas que muestran que, de hecho, son los hombres quienes sobreviven, y quienes mueren más son mujeres y niños.

”Estamos en una cultura en la cual el personaje más común es el hombre como héroe. Aunque vivimos en esa cultura que enseña a los hombres que son los héroes en situaciones de crisis, cuando nos golpean instintos de supervivencia, retrocede esa cultura”.

–El mundo presentado en la película se limita a Europa, pero ahora, cuando el filme ha viajado tanto, ¿ha hallado reacciones que no esperaba?

–Estoy ansioso por ver qué pasa en Centroamérica. No diría que las perspectivas del filme sean tan distintas porque es algo universal: estamos muy relacionados con esos roles de género, a ese tipo de familia de clase media alta, con dinero. Esa es la gente que va a ver cine de arte. En Estados Unidos, consideraron la película como solo una comedia. En Europa, en algunas críticas, la consideran una película horrible, para nada una comedia.

–¿Qué es?

–¿Para mí? Una comedia trágica o tragedia cómica. Me encanta cuando se tiene ambos aspectos en una película.

-¿Cómo escribe sus películas? ¿Hay mucho espacio para improvisación de los actores?

-Siempre trato de escribir una escena de la forma que creo más interesante. Sin embargo, cada vez que empiezo a trabajar con los actores, encuentro muchos detalles que no consideré cuando traté de visualizarla. Se siente realizable o posible cuando lo escribo, pero en cuanto empiezo a verlo, me topo con los problemas prácticos. Cuando hago ensayos para las escenas, pruebo si tomé las decisiones correctasm cuando la escribí. Si hallamos una forma mejor o más eficiente, o descubrimos errores, lo cambio. El día de filmación, empezamos a repetir en las mañanas, en ensayo, y lo repetimos una y otra vez. ’Usualmente tengo una posición de cámara por día. Empezamos con la toma 1 en la mañana y tal vez en la tarde alcanzamos la toma 50. Es una forma de esculpir la escena, de intentar hallar el camino más interesante. A veces, me interesa mucho el diálogo y quiero que esté tal como está escrito. Otras veces, es más interesante la situación en sí, y el diálogo no es tan importante para enfocarse; entonces, doy oportunidad de improvisar.

-A veces, también es más importante lo físico de la interpretación, la forma en que sus cuerpos reaccionan a las situaciones. ¿Cómo interactúa eso con el método de la cámara fija en una posición?

-Siempre les digo a los actores que deben guardar energía, y que lo que realmente queremos son las últimas cinco tomas. Al final del día, les digo: 'Ok, solo nos quedan cinco temas. ¿Listos? Ahora sí tenemos que actuar de la mejor manera'. Subimos la presión para este momento, y es entonces cuando todo debe ser perfecto. Cuando los actores saben eso, podemos crear una sensación muy fuerte de importancia. Es como si fuera un juego de fútbol muy importante y estás por patear el penal. Crea una tensión, una presión para los actores.

-¿Qué fue lo más retador para usted, como cineasta, de realizar este filme en este etapa de su carrera?

-Por supuesto, fue retador filmar en ese tipo de ambiente. Estábamos grabando en las montañas en invierno, con adultos y niños, y todo el equipo. En los otros filmes, he tenido más distancia, y he querido ver todo el cuerpo de los actores en la toma. Como director, fue un reto acercarme a los actores y enfocarme en sus rostros. No estaba seguro de que podríamos lograr algo con esa expresión que consideraba suficientemente interesante. ’Más frecuentemente vemos la cara de alguien en la cual exageremos o proyectamos cosas en esa cara. Esta vez, ya que tanto del drama ocurre dentro de los actores, debo acercarme a ese rostro. Ese fue un reto para mí: tener una cámara en la misma posición todo el día viendo a uno solo de los actores. En la escena de la cena, Ebba subió mucho el nivel de la actuación, así que los otros actores quisieron hacer sus tomas de nuevo. Fue un gran desafío para mí y estoy muy feliz con el resultado.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

'Fuerza mayor': la tragedia y la comedia de ser hombre y fallar

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Fernando Chaves Espinach

fernando.chaves@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Coeditor del suplemento Viva de La Nación. Productor audiovisual y periodista graduado por la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre literatura, artes visuales, cine y música.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota