Entretenimiento

Librero

Una nueva antología de cuentos nos lleva por lunas de ciencia ficción

Actualizado el 05 de enero de 2014 a las 12:00 am

Varios autores

Lunas en vez de sombras

Entretenimiento

Una nueva antología de cuentos nos lleva por lunas de ciencia ficción

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ursula K. Le Guin considera que la ciencia ficción es una metáfora de nuestro tiempo. Para ella, la ciencia ficción funciona como una herramienta que puede prestarse a extrapolación, sátira, predicción, mensaje, exageración, denuncia o advertencia, como una metáfora en infinita expansión. La antología “Lunas en vez de sombrasy otros relatos de ciencia ficción se presenta como un universo de seis relatos en infinita expansión.

Portada del cuentario 'Lunas en vez de sombras y otros relatos de ciencia ficción'.
ampliar
Portada del cuentario 'Lunas en vez de sombras y otros relatos de ciencia ficción'.

Esta recopilación de relatos costarricenses sigue a las antologías Posibles futuros: Cuentos de ciencia ficción (2009) y “Objeto no identificado” y otros cuentos de ciencia ficción (2011), publicadas por la Editorial Universidad Estatal a Distancia (EUNED). Es sin duda encomiable la labor de esta editorial, junto al trabajo de diversos escritores y amantes del género, por afianzar, sistematizar y visibilizar la producción de la ciencia ficción tica.

Los relatos de esta antología supeditan la tecnología a la temática social y emocional, asumiendo un contenido filosófico y de crítica social que inició H. G. Wells con su obra, y que caracteriza, de algún modo, la mayoría de la producción de ciencia ficción latinoamericana.

Wells proponía una nueva disciplina de estudio para las universidades con el nombre de “ecología humana”, dedicada a la investigación de la proyección social de las consecuencias biológicas, intelectuales y económicas que podrían ocasionar los cambios científicos y tecnológicos para el ser humano en cada época.

Podríamos afirmar que esa ecología humana es la que practica la ciencia ficción a través de la proyección, especulación y ensayo de diversas hipótesis de mundos posibles, para reflexionar sobre el mundo en el que vivimos y en el que querríamos vivir. En esta antología, esa especulación ficcional se cristaliza a través de temáticas como la creación de seres artificiales, mundos paralelos, viajes en el tiempo y escenarios apocalípticos.

“Yo, la Criatura” es una secuela de Frankenstein o el moderno Prometeo (1818), de Mary Shelley. José Ricardo Chaves lleva hasta sus últimas consecuencias el concepto de cíborg propuesto por Donna Haraway, al descubrirnos que el ser artificial creado por el médico Victor Frankenstein estaba conformado por fragmentos de ambos sexos.

“Joyería mental”, de Jessica Clark, es una delicada pieza de ficción especulativa. Cada joya es un artefacto de ingeniería sensorial que puede inducir diferentes emociones, e introducir la idea de haber tenido esa experiencia en el cerebro del receptor, modificando físicamente su manera de pensar y sentir.

PUBLICIDAD

“Sofía” es el nombre de la protagonista de Daniel González Chaves. El relato se centra en el tema de los multiversos y la posibilidad de transitar entre ellos. David vive en un mundo del futuro muy similar al nuestro (A), pero Sofía habita un mundo paralelo (B), en el que todo parece ser una versión diferente de A.

El relato de Ericka Lippi Rojas, “Lunas en vez de sombras”, es el que da nombre a esta antología, para hacernos reflexionar sobre nuestra responsabilidad frente a los avances de la tecnología y la creación de seres artificiales.

Iván Molina Jiménez nos hace viajar al pasado con “Por tierra firme”. En este cuento, el profético Ezekiel, gracias a la tecnología de la empresa Elementary Particles, Inc., viaja en el tiempo para recuperar un manuscrito extraviado, Por tierra firme, de la célebre escritora costarricense Yolanda Oreamuno.

“Abel”, de Anacristina Rossi, podría enmarcarse en lo que se conoce como ciencia ficción feminista. Este es el relato que cierra la antología y está ambientado en un escenario postapocalíptico tras las inevitables consecuencias del cambio climático, recuperando la preocupación del género de ciencia ficción por los problemas ambientales de la Tierra.

Los seis relatos de esta antología muestran una riqueza temática y una variedad estilística que nos permiten acercarnos a la diversidad del género de ciencia ficción en Costa Rica. Tras su lectura podríamos afirmar que, en el siglo XXI, la ciencia ficción tica se está consolidando gracias a una notable producción de calidad que combina la tradición del género con la preocupación social, política, religiosa y ambiental. Son seis historias extraordinarias, que podríamos ubicar en cualquier punto del universo para deleitar a cualquier lector interplanetario.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Una nueva antología de cuentos nos lleva por lunas de ciencia ficción

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota