Entretenimiento

Portada

La “amarga ciencia” del amor

Actualizado el 14 de febrero de 2016 a las 12:00 am

Sin romanticismo. Diferentes estudios aseguran que esta interrelación tiene que ver con la preservación de genes o influencia de hormonas

Entretenimiento

La “amarga ciencia” del amor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El amor romántico presenta tres etapas que impactan zonas específicas del cerebro: el deseo, la atracción y la consolidación. Ilustración: Dominick Proestakis

Un año antes de que saliera El amor en los tiempos del cólera , de Gabriel García Márquez, hubo una obra inédita elaborada por otro ilustre García (Federico García Lorca) que causó revuelo entre los amantes del amor: Los sonetos de amor oscuro . Escritos durante los últimos años de la vida del poeta entre 1934 y 1936, y a pesar de que algunos versos circularon clandestinamente, fueron “protegidos” en una fría caja fuerte de acero por casi medio siglo, hasta su publicación en 1984. Hay uno, Llagas de amor , que reclama la atención por su belleza y remitir a la “amarga ciencia” del amor:

Esta luz, este fuego que devora.

Este paisaje gris que me rodea.

Este dolor por una sola idea.

Esta angustia de cielo, mundo y hora.

Este llanto de sangre que decora lira sin pulso ya, lúbrica tea.

Este peso del mar que me golpea.

Este alacrán que por mi pecho mora.

Son guirnalda de amor, cama de herido, donde sin sueño, sueño tu presencia entre las ruinas de mi pecho hundido.

Y aunque busco la cumbre de prudencia me da tu corazón valle tendido con cicuta y pasión de amarga ciencia.

Este soneto, que se refiere a la memoria de un amor imposible, se compone de dos cuartetos y dos tercetos; su rima es consonante, con versos endecasílabos. A pesar de eso y más, los eruditos en lingüística estructural, en psicolingüística, en sociolingüística, en análisis del discurso, en sociología de la literatura, en semiótica, en retórica, en versología y en hermenéutica no se han puesto de acuerdo sobre lo que es y no es poesía, y mucho menos poesía de amor.

Hormonas. Desde la perspectiva de la “amarga ciencia”, el enamorado Federico, antes que “cicuta” debió estar bajo los efectos de la oxitocina, hormona asociada con la empatía y mostrar bajos niveles de serotonina, semejantes a los que presentan la personas con desórdenes psicológicos obsesivo-compulsivos. Algo de razón tenía el otro García (Rubén Darío) cuando dijo: “ Amor es violento, y cuando nos transfigura nos enciende el pensamiento la locura ”.

El amor romántico es una de las emociones más frecuentes entre los humanos. Mientras la palabra “Dios” aparece unas 200 millones de veces en la Internet, la palabra “amor” tiene cerca de 400 millones de entradas. Si se toman en cuenta todos los idiomas, entonces surge cerca de 20.000 millones de veces. Con excepción de la física, todas las ciencias han procurado desenmarañar los secretos de amor. Aun así, es poco entendido.

PUBLICIDAD

Durante gran parte del siglo XX, las ideas sobre el amor estuvieron dominadas por las concepciones sexistas de Freud, que proponían como partida los estadios, anal, oral, fálico y genital, y la noción del complejo de Edipo, así como la risible idea sobre la “envidia al pene”. Con la reivindicación de las mujeres y de los homosexuales, así como con el surgimiento de la psicología experimental y la neurofisiología, estas ideas han sido borradas ; al grado tal, que la revista más influyente en psicología Psychological Science publicó en 1996: “…desde el punto de vista científico y terapéutico, no existe beneficio ni nada que decir del sistema freudiano, de sus componentes o cualquiera de sus dogmas”. RIP.. .

El amor romántico es la culminación de la interrelación compleja entre la biología, la química, el ambiente y la cultura. Por eso es poco probable que haya dos personas que experimenten el amor del mismo modo. Sin embargo, hay elementos comunes en todos los enamorados, lo cual sugiere que el amor tiene una función adaptativa para la especie, desde la perspectiva de la selección natural.

Según el psicólogo Steven Pinker, el amor surgió durante la evolución como un mecanismo para motivar a los individuos a cumplir tareas esenciales, tales como el cuido, la protección, la alimentación y la reproducción. Es un proceso derivado del altruismo, el que se registra en las especies sociales para favorecer la transferencia de los genes mediante la cooperación más que por la competencia. Esta es la razón por la que los padres están dispuestos a sacrificarse por sus hijos, pues parte de su ADN está representado en los críos y, por tanto, el altruismo asegura la transferencia y preeminencia de sus genes.

Al contrario del amor filial, el amor romántico ocurre entre personas no relacionadas por parentesco. En el caso de los heterosexuales, los vínculos afectivos aseguran la reproducción y protección de la pareja, la ofrenda y la colaboración en la crianza de los hijos. En especies semimonógamas (o semipolígamas) como los humanos, se ha propuesto que el amor romántico asegura el cuidado de los genes, incluso desde el vientre de la madre, favoreciendo la unión, por lo menos por el periodo requerido para la crianza.

PUBLICIDAD

Las facetas. Se ha planteado que la “química” del amor romántico, ya sea homosexual o heterosexual, presenta tres etapas que impactan zonas específicas del cerebro.

La primera es el deseo. En general, escoger a una pareja potencial toma unos tres minutos. Los elementos determinantes son: el lenguaje corporal (50%), la cadencia de la voz (40%) y la conversación (10%). En esta etapa, los involucrados son víctimas de un plan natural en el que participan la testosterona (masculina) y el estrógeno (femenina), hormonas que promueven la relación física y sexual.

La segunda es la atracción. Esta es la etapa de mayor empatía y diversión entre los enamorados; los amantes pasan mucho tiempo juntos, retozando y pensando en el “otro” de manera compulsiva. En esta etapa, la noradrenalina, la dopamina y la serotonina son los neurotransmisores que impactan al cerebro. La noradrenalina es responsable de la euforia. Induce un estado de alerta, en el que el corazón late más rápido, hay menos sueño, poca hambre y estimula el disfrute de los pequeños detalles de forma exquisita. La dopamina proporciona placer, por lo que tiene un efecto parecido al de la cocaína y por tanto es adictiva. Durante esta etapa, los niveles de serotonina disminuyen y, como en García Lorca, induce al cerebro a pensar de manera compulsiva en el ser amado, causando que las personas se vuelvan “locas de amor”.

El tercer periodo es la consolidación, y está dominado por la oxitocina, hormona que también se libera durante el orgasmo y la crianza. Esta favorece que las parejas permanezcan juntas por periodos prolongados, se consoliden para la crianza y para proyectos de vida a largo plazo.

Además, la vasopresina, también liberada durante el orgasmo, colabora con la oxitocina para fortalecer los vínculos.

Las mismas causas evolutivas que inducen a la pasión del amor romántico generan un lado oscuro. Las telenovelas, los tangos y las canciones rancheras son testigos de los celos, el control, la duda, la rabia, la desilusión y el despecho; todos, promovidos por una química menos estudiada que impacta zonas desconocidas del cerebro. Según Pinker, estos comportamientos pudieron haber surgido durante la evolución como “detectores” para “asegurar” al ser amado y que los lazos amorosos permanecieran durante la diversidad del contacto social.

Ya Gabo, el maestro del amor lo advertía: “Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor”.

El autor es científico.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

La “amarga ciencia” del amor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota