Entretenimiento

Recuerdo merecido

Rocío Sanz, compositora costarricense universal

Actualizado el 14 de abril de 2013 a las 12:00 am

Se cumple el vigésimo aniversario de su muerte una

Entretenimiento

Rocío Sanz, compositora costarricense universal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         en una fotografía de los año 70.Rocío Sanz
ampliar
en una fotografía de los año 70.Rocío Sanz

El año 1984 fue muy importante en la carrera de la compositora costarricense Rocío  Sanz  (1934-1993). Ese año se realizó el Tercer Congreso Internacional de Mujeres en la Música (ICWM   por sus siglas en inglés) en México, donde  Sanz  residía.  Aaron  I. Cohen, autor de la Enciclopedia Internacional de Mujeres Compositoras, era miembro del  ICWM, y, cuando la organización  decidió realizar el encuentro en México, puso en contacto a Rocío con  Jeannie  Pool, directora del congreso. Así se inició una relación de amistad y colaboración profesional entre las dos.

Sanz  y  Cohen  se conocían porque Rocío colaboró en la primera y la segunda ediciones de la enciclopedia de Cohen, publicadas  respectivamente  en 1981 y 1987.  Sanz  escribió su propia biografía en la primera edición y la revisó y amplió en la segunda. Además, ayudó en la preparación de las biografías de compositoras  latinoamericanas en ambas ediciones.

Compositoras en México.  El Congreso se realizó en el Distrito Federal entre el 22 y el 25 de marzo de 1984, seguido de un retiro en Zacatecas  entre el 26 de marzo y el 1.º de abril.

Con la asistencia de más de 170  participantes  de todo el mundo, entre compositoras, instrumentistas e investigadoras, el congreso fue una excelente oportunidad para Rocío  Sanz. Además de ser parte de la  organización, ella presentó tres obras, moderó un panel y fue parte de otro.

El panel “Mujeres compositoras mexicanas” se llevó a cabo el viernes 23 de marzo a las 10 a. m. en el Hotel del Prado, sede del congreso.

Rocío fue una de las  panelistas  junto a Lucía  Álvarez, María  García  Renart, Gloria Tapia,  Lilia  Vázquez  y  Emiliana  de  Zubeldía. El panel lo moderó la musicóloga  Leonora  Saavedra.

Inmediatamente  después, a las 11:30 a. m., hubo un recital con obras de algunas de las  participantes  de ese panel. En esa oportunidad,  Sanz presentó dos obras: Rondó a cuatro manos  a cargo de Marta  García  Renart y Adrián  Velázquez, y Cantos , con la soprano María Luisa  Rangel acompañada por  García  Renart. Con esa obra se cerró el recital.

Ese mismo día a las 8:30 p. m. y en el Museo San Carlos, a unas cuadras del hotel, el Quinteto de Vientos  Northridge  tocó Cinco piezas breves para quinteto , de Rocío  Sanz.  Los músicos tocaron también obras de la estadounidense  Ruth  Crawford  Seeger  y la francesa  Claude  Arrieu, compositoras de gran renombre internacional.

PUBLICIDAD

En mayo, la agrupación repitió el programa en Los Ángeles en un concierto transmitido en vivo por radio.

Al día siguiente, sábado 24 de marzo, Rocío moderó el panel “Mujeres músicas latinoamericanas” en el Museo Nacional de Arte, ubicado en el centro histórico de la ciudad. Las  participantes  del panel fueron las argentinas Alicia  Terzian  y Julia  Stilman, las brasileñas  Marisa  Rezende  y Sula  Jaffe, y la venezolana Isabel  Aretz, quien además había dado el discurso inaugural del congreso.

En Costa Rica.  Ese año también fue muy importante para la compositora en su propio país. Trece años atrás, en 1971, el recién creado Ministerio de Cultura convocó a un concurso musical como parte de las celebraciones del sesquicentenario  de la Independencia. Para esa ocasión, Rocío Sanz  compuso su Cantata a la Independencia de Centroamérica, con textos de Carlos Luis Sáenz.

El estreno mundial de la cantata se produjo el 15 de setiembre de 1971 en México, en un concierto organizado por la Embajada de Costa Rica. En su país natal se estrenó en 1984 en un homenaje organizado por la Escuela de Artes Musicales (EAM) de la Universidad de Costa Rica (UCR).

El estreno nacional se realizó el 19 y 21 de octubre en el Teatro Nacional. En la primera parte del “Homenaje a Rocío  Sanz, compositora costarricense”, la soprano  Amelia  Barquero y el pianista  Gerardo  Meza presentaron dos ciclos de canciones: Cinco canciones infantiles  y   Canciones del verano .

En la segunda parte del concierto se estrenó la cantata, original para barítono, coro y banda sinfónica. El solista fue el cantante Jorge Luis Acevedo. Dos coros y dos bandas completaron el conjunto: el Coro de la EAM, dirigido por  Miriam  Accame; el Coro de Cámara, dirigido por  Zamira Barquero, y las bandas sinfónicas de la  EAM  y de la Sinfónica Juvenil, todos dirigidos por Juan Manuel Arana.

En la cúspide de su carrera. En 1984, Rocío  Sanz  tenía 50 años y todo indicaba que continuaría con una carrera productiva como compositora. Después de dedicarse por años a su programa radial El Rincón de los Niños , había llegado finalmente el momento para dedicarse más a la composición y dar a conocer sus obras en Costa Rica, México y otras partes del mundo. Sin embargo, Rocío cayó enferma.

PUBLICIDAD

En una carta que escribió en junio de 1985 a su entrañable amiga Elsa  Sáenz, hija de  Adela  Ferreto  y Carlos Luis  Sáenz, Rocío dice:

“Ya hace un año que amanecí con las manos dormidas, y no han despertado”. Ese fue el inicio de una larga enfermedad que la llevaría a su muerte el 13 de abril de 1993.

En 1985 se llevó a cabo un nuevo congreso del  ICWM. Esa vez fue en California, Estados Unidos entre el 8 y 10 de marzo. En el concierto de clausura, la soprano  Kathleen  Quintero  Burkholder y la Orquesta Moderna de Cuerdas de Los Ángeles hicieron el estreno mundial de su ciclo para soprano y cuerdas, Canciones de la muerte . El concierto fue transmitido en vivo por la Radio Pacífica de los Ángeles en el programa “Música de las Américas” .

Aunque Sanz no pudo asistir, esa misma noche recibió una grabación de su obra. Al terminar el concierto, la pianista  mexicana  Ana Eugenia  González  Gallo voló a México con el encargo de  Jeannie  Pool  de entregar  personalmente  la grabación a Rocío.

Veinte años después. Este año se cumplen veinte años del fallecimiento de la compositora, y su obra aún es poco conocida en Costa Rica. En 1993 y 1994 se hicieron algunos recitales póstumos y se escucharon nuevamente las obras estrenadas en 1984.

Las pianistas  Katia  Guevara  y  Sara  Feterman interpretaron la pieza para piano a cuatro manos; el quinteto para vientos lo tocó una agrupación de la EAM , conformada por Rafael y  Vinicio  Meza, Miguel  Ramírez, Isabel Jeremías y Rafael  Jiménez. También intervino el Quinteto Maderas de Costa Rica. Mario Solera dirigió la cantata, esa vez con el barítono Arturo Chacón, la banda y el coro de la EAM.

También en 1993, Marta  García  Renart  y Adrián  Velázquez  grabaron el Rondó  en un disco de música de compositores  mexicanos. En el 2005, el Dúo Vargas, conformado por Patricia  Valverde  y Jorge  Carmona, lo tocó en el Segundo Festival de Música Contemporánea. Recientemente, en el 2011, el Quinteto Miravalles  tocó el quinteto en un homenaje a Carmen  Lyra.

La mayor parte de la obra de la compositora se conserva en el Archivo Histórico Musical de la  UCR  , que está abierto al público general, investigadores e instrumentistas. El aniversario de la muerte de Rocío  Sanz sería una buena razón para visitar sus manuscritos, hacer sonora su música, y así sacar del silencio a esta mujer que  –contra las  convenciones  sociales– escogió ser compositora.

La autora es candidata al doctorado de musicología histórica en la Universidad de Texas en Austin. Su tesis doctoral trata sobre la compositora Rocío Sanz.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Rocío Sanz, compositora costarricense universal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota